domingo 29/11/20

Sanidad descarta un confinamiento general y perimetrar Madrid por la COVID-19

- Madrid subraya su buena relación con las comunidades autónomas vecinas y recuerda a García-Page que el virus "empezó en China".

- Castilla-La Mancha aboga por que Madrid tome medidas "comunes" como ya ha tomado la región: "Es la salvación a la transmisión"

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la reunión con los consejeros del ramo de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la reunión con los consejeros del ramo de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ve en estos momentos innecesario un confinamiento generalizado de la población, como se produjo en marzo por la pandemia de COVID-19, como tampoco ve viable un "confinamiento perimetral" de Madrid por el aumento de los contagios.

"Ahora el confinamiento perimetral de Madrid no procede", ha dicho Illa en una entrevista en Ser Catalunya al ser preguntado por las declaraciones del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien dijo ayer que un 80 % de los casos de contagios de la comunidad les llegan "de la bomba radioactiva vírica que se plantó en Madrid".

El ministro ha explicado que las conurbaciones importantes, como Barcelona o Madrid, son espacios donde las medidas para contener el virus "tienen que estar muy bien pensadas", pero ha subrayado que, en general, "se está haciendo un buen trabajo en todos lados".

Así, aunque se está produciendo un incremento sostenido de casos de coronavirus en todas las comunidades, excepto en Aragón, que está en descenso, y Cataluña y el País Vasco, que avanzan hacia la estabilización, esta situación no se está traduciendo en una presión hospitalaria como la que había en marzo y abril, en pleno estado de alarma.

"Estamos en un escenario de control. Hay que detectar los casos y actuar con velocidad y contundencia para romper las cadenas de transmisión", ha señalado Illa, que cree que ahora no conviene aplicar medidas generalizadas y que nadie debería tomarse la implementación de medidas regionalizadas o locales como un "señalamiento".

En este sentido, ha afirmado que en estos momentos, atendiendo a criterios de salud pública, no ve necesario un confinamiento generalizado en España. 

"Estamos viendo un incremento de casos, pero no tiene punto de comparación con lo que vivimos en marzo, no hay una saturación del sistema. Hay que hacer actuaciones concretas, como estamos haciendo", ha incidido el titular de Sanidad, que ha remarcado que "no hay contradicción entre economía y salud pública".

En cuanto al inicio del curso escolar, Salvador Illa ha reafirmado que las clases van a poder empezar con normalidad en septiembre y que si se produce algún caso de contagio ya está previsto cómo reaccionar.

BUENA RELACIÓN CON LAS CCAA VECINAS

Por su parte, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha subrayado la "excelente relación" que mantiene con sus homólogos en Castilla-La Mancha y Castilla León y asegura que la región tomará medidas según evolucione su situación epidemiológica.

Así lo ha trasladado en una entrevista en 'Telecinco' después de que los tres mantuviesen este miércoles por la tarde una reunión con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, para coordinar la respuesta a la pandemia.

"Nosotros lo que dijimos es que la Comunidad de Madrid irá tomando medidas conforme vayamos valorando cuál es la situación epidemiológica, principalmente en el sentido de contener", ha apuntado. Principalmente, vigilarán los rebrotes en el entorno familiar, en las terrazas, en velatorios o en actos multitudinarios.

En la cita, Escudero ha desgranado que hablaron de la movilidad, haciendo especial hincapié al AVE y al aeropuerto de Barajas, así como de continuar con la "relación fluida" que tienen. "Es realmente (el transporte) lo que hace que no haya ningún tipo de fronteras y sobre todo en la línea de tratar que ese número de contagios empiece a disminuir", ha declarado.

Además, en su intervención a primera hora, Escudero ha insistido en que el Gobierno central tiene "una fijación con la Comunidad" que a nivel informativo no se ha visto "con otras comunidades".

Por otra parte, Escudero ha censurado las declaraciones del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en las que señaló a Madrid como foco de contagio, al considerar que son "un desacierto total" ya que el virus "empezó en China, no en Madrid".

Para el consejero de Madrid, "tratar de buscar culpables" en la pandemia es "un argumento de una pobreza absoluta". Escudero ha incidido en que "el virus se comporta como se comporta" y que es este "el gran culpable de lo que está pasando".

"Es como si nosotros en esta segunda ola culpabilizamos a los temporeros que fueron a Lérida y que, luego, a partir de ahí fueron aumentando los contagios en el resto de comunidades autonomías... Me parece que son argumentos que casi rozarían el ridículo", ha remachado.

Escudero ha sostenido que García-Page es "muy libre de decir lo que quiera" pero ha garantizado que desde el Gobierno regional conocen la situación que tienen. En este punto, ha recordado que una de las fortalezas económicas de Madrid es la movilidad, algo que también es una de sus principales debilidades a la hora de afrontar el coronavirus.

"ES LA SALVACIÓN A LA TRANSMISIÓN"

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha, por boca de su consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha abogado por que Madrid tome medidas "comunes o similares" a las ya tomadas en esta Comunidad Autónoma, porque son la única "salvación a la transmisión". "Tiene que haber medidas similares en territorios similares".

Tras las declaraciones del ministro del ramo que ha considerado innecesario un confinamiento perimetral de Madrid, Fernández Sanz, en declaraciones a la Ser, no ha reclamado como tal este confinamiento por parte del Gobierno castellano-manchego.

Sí ha apostado por medidas compartidas entre territorios cercanos que se centren más en el ámbito social, las reuniones familiares y la movilidad. "Las reuniones, cuantas menos personas reunidas mejor", ha asegurado.

Se ha referido a que estas medidas "seguramente" Madrid las tiene pensadas, algo que sí se llega a dar, favorecerá mucho a la situación epidemiológica de Castilla-La Mancha.

Respecto a la expresión "bomba vírica" que García-Page ha mencionado este miércoles, Fernández Sanz lo ha calificado como "una manera de expresar" que en la primera oleada de marzo la región fue de "las más castigadas", por la movilidad y la cercanía con la capital. La situación "fue una bomba", según ha expresado el titular sanitario, pero ha pedido "quitarle emoción y hablar de datos objetivos y de incidencia por número de habitantes".

En este punto, ha admitido que la capital "tiene la tasa más alta" de incidencia, hecho que "influye en las regiones vecinas", pero ha argumentado que "es mas difícil de gestionar" por que se trata de una comunidad con una densidad más alta de habitantes.

Tras admitir que Madrid "explica" un porcentaje muy alto de casos en Castilla-La Mancha, ha recordado las recetas expedidas de marzo a julio a ciudadanos madrileños --se han multiplicado por seis-- o el aumento de 200 tarjetas sanitarias a ciudadanos madrileños en el Corredor del Henares.

No obstante, ha señalado que son personas que conviven en Castilla-La Mancha, con familiares en esta región, con los que no quieren mantener una relación diferente. "Queremos seguir hermanados"·.

Finalmente, preguntado si la gestión de la capital sería diferente si al mando no estuviera Isabel Díaz Ayuso, Jesús Fernández Sanz se ha limitado a decir que "todo el mundo lo hace lo mejor que sabe y puede", pues "Madrid no es fácil".

Más información en vídeos 
Comentarios