domingo 25/10/20

Sánchez no contempla confinar España aunque reconoce que "no puede cerrar ninguna puerta"

- Asegura que irá este lunes a la Puerta del Sol a ayudar, no a juzgar ni a tutelar, y que espera que las medidas de Ayuso sean útiles.

- Sánchez se desmarca de Iglesias e insiste en negociar los PGE sin vetos cruzados y contando con Ciudadanos.

- Sugiere que Casado no quiere renovar el CGPJ porque cree que su composición actual le beneficia en casos de corrupción que juzga el Supremo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un momento de la entrevista con 'La Sexta' en Moncloa
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un momento de la entrevista con 'La Sexta' en Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha descartado este sábado volver a confinar al país, aunque ha matizado que no se puede cerrar ninguna puerta, porque el virus sigue siendo un "agente desconocido". Asimismo, sobre el encuentro que el próximo lunes tendrá en la sede de la Comunidad de Madrid con su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha indicado que irá a ayudar, subrayando que no va ni a juzgar, ni a evaluar.

Durante una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, el jefe del Ejecutivo ha insistido en que acude a esa reunión para ponerse al lado de la presidenta madrileña, porque su objetivo es doblegar la curva de contagios. "No voy a evaluar a nadie. No voy a tutelar", ha enfatizado.

Preguntado si las medidas de confinamiento que ha anunciado Madrid van a ser útiles, se ha limitado a contestar que espera que lo sean ya que cree que habrán sido propuestas por los especialistas en epidemiología de la comunidad en estos temas, y que se habrán tomado desde un punto de vista técnico.

"Yo espero que lo sean y de verdad que creo que el Gobierno de España está haciendo un esfuerzo desde el principio de ayudar a todas las Comunidades, y también especialmente a Madrid", ha afirmado.

LAS MEDIDAS TENDRÁN QUE VALORARLAS LOS EXPERTOS DE LA COMUNIDAD

Eso sí, ha señalado posteriormente que las valoraciones de "las medidas que se hayan podido localizar en unos distritos o en otros", las tendrán que hacer "los expertos de la Comunidad de Madrid". "Nosotros estamos ayudando con el mayor número de recursos posibles", ha reafirmado.

En este sentido, Sánchez ha recalcado en varias ocasiones que son las comunidades autónomas las que tienen las competencias sobre Sanidad y que a partir de ahí, el Gobierno pondrá a disposición de Madrid los recursos del Estado.

RECONOCE QUE HAY QUE "REFORZAR LA COOPERACIÓN CON LAS COMUNIDADES"

Eso sí, ha reconocido que "hay que reforzar la cooperación con las Comunidades Autónomas desde el Gobierno". "Estamos dando una muestra de coordinación, pero los datos son preocupantes, y tenemos que reforzarla", ha reclamado.

También ha recordado que las Comunidades autónomas tienen la posibilidad de acudir al Congreso a solicitar un "estado de alarma territorializado" si así lo consideran necesario, y ha garantizado que tendrán los apoyos parlamentarios que a él no le dieron otros grupos parlamentarios en las últimas prórrogas que impulsó el Gobierno del estado de alarma.

A este respecto, ha afirmado que si entraran en un "concursos de reproches", hay quien señala que podrían haber sido más eficaces en la lucha contra el virus si se hubiera alargado unas semanas más el estado de alarma, como quería el Gobierno, pero ha recordado que el PP se negó, y también muchos de sus gobiernos autonómicos.

"Ahora estamos en la situación que estamos. El reproche para lo único que vale es para separarnos, desviarnos la atención de donde está, que es en doblegar la curva, en ayudarnos mutuamente y ser responsables", ha añadido.

Preguntado sobre si cree que la situación de la pandemia en algunas Comunidades tiene que ver con la improvisación de medidas o con la falta de medios en la Sanidad Pública, Sánchez se ha negado a entrar en esas consideraciones porque "sería injusto", ya que "hay Comunidades en las que se ha hecho un trabajo extraordinario".

En cuanto al avance de la pandemia en su conjunto, Sánchez ha evitado explicar por qué España es uno de los países con peores datos de contagios en Europa en la segunda ola del coronavirus, explicando que se trata de una ola distinta, con un crecimiento más lento que en la primera, con una letalidad más baja, subrayando que ahora se detectan a 6 de cada 10 contagiados, mientras que en la primera fase esa proporción era solo de 1 de cada 10.

Además, ha asegurado que "el sistema está mucho más preparado", aunque ha reconocido que "los datos invitan a la preocupación" y que, por ello, hay que reforzar la cooperación entre las Comunidades Autónomas y el Ejecutivo central.

Preguntado sobre si está dispuesto a realizar en el futuro una auditoria sobre la gestión de la pandemia, ha afirmado que no tiene "ningún problema" en hacerla. "Nosotros estamos dispuestos siempre a mejorar", ha apostillado.

INSISTE EN NEGOCIAR LOS PGE SIN VETOS CRUZADOS

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha vuelto a pedir este sábado que en la aprobación de los próximos Presupuestos Generales del Estado no haya vetos cruzados, desmarcándose de esta manera de la posición de su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, quien ha vuelto a rechazar que se cuente Ciudadanos y ha reclamado que sean negociados únicamente con los partidos que apoyaron la investidura.

El jefe del Ejecutivo ha argumentado que la situación actual es tan inédita que se deberían buscar acuerdos "inéditos" e "históricos". A continuación ha reclamado excluir los vetos cruzados, aunque aclarando que los Presupuestos serán progresistas.

Se ha preguntado que por que aprobar solo las cuentas públicas con solo 176 escaños, destacando que se ha excluido Vox y parece que el PP, pero el resto, lo que implica a Ciudadanos, los puede apoyar. Además, a su juicio eso es lo que quieren los ciudadanos, que demandan unidad.

Preguntado si finalmente habrá Presupuestos, ha respondido que tiene que haberlos porque los vigentes se hicieron hace ya tres años. "No me cabe en la cabeza que no haya", ha afirmado.

LA REFORMA FISCAL, CUANDO PASE LA PANDEMIA

Sobre los contenidos, preguntado sobre si los Presupuestos incluirán subidas de impuestos, y cuáles, Sánchez ha señalado que la reforma fiscal que siempre ha querido impulsar el Gobierno tendrá que llevarse a cabo cuando pase la pandemia, porque "ahora mismo el objetivo de la política económica es la recuperación, la creación de empleo y el sostenimiento de empresas competitivas"

"Vamos a alinear nuestras política económica a la coyuntura económica. El compromiso de este Gobierno es ensanchar nuestra base fiscal, no ahora mismo, sino en el futuro, cuando hayamos pasado esta enrome crisis, tendremos que hablar de la reforma fiscal", ha explicado.

En todo caso, Sánchez ha hecho hincapié en la necesidad de contar con el mayor número de apoyos posibles para sacar adelante estas cuentas públicas "inéditas", y ha criticado que el PP se autoexcluya, en esta cuestión, y en otras, como la renovación de los órganos constitucionales, como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

A este respecto, ha avisado al presidente del PP, Pablo Casado, de que si no cumple con la Constitución en esa renovación del CGPJ, puede haber "muchos ciudadanos que piensen legítimamente" que no quiere hacerlo porque cree que la composición actual "le beneficia respecto a casos de corrupción que están siendo juzgados por el Tribunal Supremo.

CASO KITCHEN

Asimismo ha calificado de "mala noticia" la imputación en el caso Kitchen del exministro del Interior con el Gobierno de Mariano Rajoy, Jorge Fernández Díaz, porque se trata de hechos "extraordinariamente graves, de la utilización de una policía paralela para tapar un caso de corrupción".

"Yo lo que puedo garantizar a la opinión pública es que este Gobierno puso fin a ese tipo de conductas y que está colaborando con la justicia para que se esclarezcan hasta el final de esa práctica policial que fue desterrada", ha añadido.

CONFLICTO CATALÁN

En otro orden, el presidente del Gobierno ha responsabilizado al independentismo y al presidente de la Generalitat, Quim Torra, del nuevo capítulo de judicialización del conflicto catalán que se está produciendo, a cuenta de su condena por inhabilitación por un delito de desobediencia, que está siendo revisada en estos momentos por el Tribunal Supremo.

Según Sánchez, la inhabilitación de Torra "era absolutamente innecesaria si hubiera cumplido con la ley" y hubiera atendido a los requerimientos que se le estaban haciendo por parte de la Junta Electoral Central (JEC) para que retirara de la fachada del Palau de la Generalitat una pancarta por la libertad de los presos del 1-O durante periodo electoral.

"Me llama mucho la atención que sea el independentismo el que judicializa el conflicto. Las leyes están para cumplirlas. La igualdad ante la ley es uno de los principios fundamentales", ha defendido.

Además, ha lamentado que el "deterioro de la situación" llegue hasta el "extremo" de que se pueda inhabilitar al presidente catalán en plena pandemia, que el Parlament diga que no va a presentar candidato, y se genere "una situación de bloqueo que va a dejar muy limitada la capacidad de la Generalitat para hacer frente a la pandemia".

"Pero eso no es responsabilidad del juez sino de la persona que ha hecho ostentación de incumplir la ley y los requerimientos", ha insistido, al tiempo que ha confesado que le produce una "profunda tristeza lo que está pasando en Cataluña". "Cataluña se merece pasar página", ha afirmado.

Asimismo, ha reafirmado que el Gobierno está comprometido con la vía del diálogo y que, en ese sentido, está a la espera de que se pueda reunir de nuevo la mesa de diálogo que se creó que febrero y que sólo ha mantenido una reunión.

"En principio esa es la voluntad nuestra y lamentamos y mucho que este sea un nuevo capítulo de la judicialización de la crisis. La judicialización de la crisis en este ámbito, quien la ha traído es Torra", ha sentenciado.

Más información en vídeos 
Comentarios