lunes 19/4/21

El Gobierno pedirá al Congreso una quinta y última prórroga del estado de alarma de un mes

El presidente del Gobierno anuncia además una nueva línea ICO de 20.000 millones para pymes y autónomos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en Moncloa para informar sobre la prórroga del estado de alarma
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa en Moncloa - Archivo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este sábado que pedirá al Congreso la autorización para decretar una quinta prórroga del estado de alarma, en esta ocasión de un mes en vez de quince días como hasta ahora, con el objetivo de que se mantenga hasta el término de la desescalada y sea la última.

En una comparecencia desde la Moncloa, Sánchez ha confirmado un extremo que los grupos parlamentarios venían calibrando durante toda esta semana, ya que así lo ha sondeado el Gobierno y el grupo socialista en el Congreso.

La voluntad del Ejecutivo, dos meses después de que se decretara el estado de alarma y se limitaran el movimiento, la circulación o el derecho de reunión, es que sea la última, de ahí la petición para que abarque un mes y así coincida con el final de la desescalada.

El presidente ha incidido en la necesidad de alcanzar al respecto "un gran consenso" en el debate y la votación de la nueva prórroga que acogerá el Congreso el miércoles que viene, ya que, a su juicio, el estado de alarma ha funcionado y sigue siendo necesario.

Sánchez ha destacado los avances conseguidos durante el confinamiento y que, aunque son "insuficientes, son enormes" en relación al punto de partida ya que hace dos meses el virus se propagaba a un ritmo del 35 % diario, lo que implica que cada persona contagiada transmitía la enfermedad a más de tres personas.

"Es lo que los expertos llaman el índice de reproducción del virus, que hoy es inferior al 1, es del 0,24 %", ha dicho el presidente, quien ha resaltado "el sacrificio" de la sociedad española y su disciplina social y "su moral de victoria".

Sánchez ha insistido en la importancia del estudio de seroprevalencia, uno de los más "ambiciosos" de Europa, y cuyos resultados preliminares concluyen que el 5 % de los españoles ha tenido contacto con el coronavirus, y que la tasa de letalidad del mismo es del 1,15 %.

El jefe del Ejecutivo ha incidido en que la prudencia y la cautela es la única guía de actuación para vencer al virus y ha mostrado su satisfacción por no seguir lo que han hecho otros países en busca de la inmunidad de grupo o de rebaño.

Esta inmunidad consiste en que entre el 60 y 70 % de la sociedad se infecta, queda inmunizada y deja de circular el virus, algo que han seguido algunos países que luego tuvieron que echar "marcha atrás" por las consecuencias.

"Hoy sabemos que si hubiéramos seguido ese camino la infección podría haber alcanzado a más de 30 millones de compatriotas, y que podría haber costado la vida de 300.000 personas, uno de cada cien infectados o posiblemente, más porque hubiera colapsado el sistema sanitario y hubiera aumentado la letalidad", ha advertido.

Por eso, ha considerado que hay que limitar la circulación durante un tiempo prudencial para evitar perjudicar a quienes están en mejores condiciones y limitar los contactos personales para frenar los contagios que aun "son muy elevados".

Sánchez ha defendido la imposición de la cuarentena para los que llegan a España desde otros países "por prudencia", porque el turismo necesita seguridad. "Si nos precipitamos podríamos poner en riesgo el crédito internacional que nos ha costado décadas conseguir", ha afirmado.

Ha dicho, además, que un 82 % de los afiliados del sector tienen algún tipo de protección, bien a través de la compensación por cese de actividad o por los expedientes de regulación temporal de empleo. 

Ha incidido además en que "no hay contradicción" entre las prioridades económicas y sanitarias, porque "el único camino para la reactivación económica es superar la pandemia".

PUEDE DURAR MENOS EN ALGUNAS ZONAS

Además, el presidente del Gobierno ha explicado que el hipotético nuevo estado de alarma que autorice el Congreso podría durar menos de un mes en aquellos territorios que controlen el coronavirus conforme a criterios epidemiológicos.

Durante su comparecencia, Sánchez, además, ha indicado que durante la nueva ampliación del estado de alarma, si la autoriza el Congreso a partir del miércoles que viene, se producirá una desescalada institucional y las autoridades delegadas que había hasta ahora se concentrarán en una, la del ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Él marcará los ritmos y modalidades de la desescalada, ha remarcado el presidente del Gobierno.

Durante el tiempo del nuevo estado de alarma, que será de un mes siempre y cuando lo avale el Congreso, los territorios que controlen la epidemia podrán librarse de las limitaciones.

Sánchez ha apuntado a esta posibilidad porque responde a una de las principales características de las medidas de desescalada: la asimetría territorial.

"El Gobierno de España, si ve que antes de ese mes se puede levantar -el estado de alarma- en todo el territorio o en una parte, lo haremos", ha recalcado.

De la misma manera que no avanzan igual todas las comunidades, de hecho la de Madrid seguirá en fase 0, el presidente del Gobierno ha asegurado que "habrá territorios con un horizonte temporal que no sea de cuatro semanas".

Eso sucederá siempre y cuando prevalezcan los criterios epidemiológicos, ha advertido el presidente.

Sánchez, además, ha aprovechado la comparecencia para solicitar a los grupos parlamentarios que debatirán y votarán el miércoles que viene la nueva prórroga de un mes que "arrimen el hombro" y apoyen la ampliación.

El estado de alarma, ha añadido, es "la única herramienta del Gobierno para hacer frente a la epidemia" y "ha funcionado bien".

Tras insistir en que espera que sea la última prórroga, Sánchez ha dejado claro que su Ejecutivo y su partido, el PSOE, hablarán con los grupos para definir con qué instrumentos legislativos "gobernar la epidemia" después del estado de alarma y con la opción abierta de seguir con "restricciones a la movilidad".

La prioridad es, según sus palabras, "mantener a raya" al virus.

NUEVA LÍNEA ICO DE 20.000 MILLONES

En otro orden, el presidente del Gobierno ha anunciado una nueva línea del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por 20.000 millones de euros para apoyar a pymes y autónomos afectados por el parón de actividad como consecuencia del estado de alarma para frenar la covid-19.

Durante la rueda de prensa que ha ofrecido, el presidente ha pedido al sector financiero que sea "dinámico" para que las líneas lleguen a las pymes y a los autónomos.

Esta tercera línea ICO, por 20.000 millones, será aprobada, previsiblemente, por el Consejo de Ministros del próximo martes, y elevará el total de la financiación dispuesta por el instituto público a 84.500 millones de euros. 

De esa cifra, 80.000 millones son avales a empresas, 4.000 millones son garantías para las emisiones de pagarés de compañías no financieras que operen en el mercado de renta fija siempre que tengan su sede social en España y los 500 millones restantes van destinados a la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa). 

El presidente también ha defendido la imposición de la cuarentena para los que llegan a España desde otros países "por prudencia", porque el turismo necesita seguridad. "Si nos precipitamos podríamos poner en riesgo el crédito internacional que nos ha costado décadas conseguir", ha afirmado.

Sanchez ha abogado por una solución común del conjunto de la UE en el ámbito del turismo, para incentivar la vuelta de los turistas extranjeros "bajo la absoluta seguridad" sanitaria. 

Ha dicho, además, que un 82 % de los afiliados del sector tienen algún tipo de protección, bien a través de la compensación por cese de actividad o por los expedientes de regulación temporal de empleo. 

Ha incidido en que "no hay contradicción" entre las prioridades económicas y sanitarias, porque "el único camino para la reactivación económica es superar la pandemia".

ADVIERTE A LOS MANIFESTANTES

Por otra parte, el presidente del Gobierno reconoce que el propósito de las manifestaciones pueden ser "el que sea", puesto que vivimos en un país democrático, pero advierte de que hay que respetar las medidas de distanciamiento físico, que "no son políticas, ideológicas, ni de negocios".

Son, según ha dicho durante su comparecencia, la única manera de combatir y frenar la propagación del virus.

Ha sido la respuesta del jefe del Ejecutivo a una pregunta sobre las manifestaciones y caceroladas que se están produciendo en la calle contra el Gobierno, y en las que ha recordado que "es importante mantener las distancias de seguridad".

"Hemos andando un camino muy importante durante todas estas ocho semanas, hemos tenido que sacrificar muchos aspectos de nuestra vida social, también económica y laboral para poder contener al virus", ha comentado el presidente del Ejecutivo, quien ha dicho que por eso ahora lo más importante es no relajar las conductas sociales y esas -ha incidido- están vinculadas al distanciamiento físico.

MESA DE DIÁLOGO CATALÁN

Por último y de otro lado, el presidente del Gobierno ha pedido a ERC que se desligue la mesa de diálogo sobre el conflicto catalán de la negociación de la nueva prórroga del estado de alarma.

Sánchez se ha referido a las conversaciones que tanto su Gobierno como el PSOE están efectuando con los grupos parlamentarios para garantizar que la quinta prórroga salga adelante.

Para ello necesitarán una mayoría de síes en la votación que el Congreso celebre el miércoles que viene.

Con ERC está hablando una delegación socialista formada por los dirigentes Adriana Lastra, Salvador Illa y José Luis Ábalos, la misma que abordó con el partido catalán la investidura de Sánchez en diciembre y enero pasados.

Aunque Esquerra votó no a la cuarta prórroga, el Gobierno y el PSOE pretenden que cambie su posición en la votación del miércoles.

Una de las demandas de la formación independentista consiste en reanudar la mesa de diálogo que la pandemia interrumpió.

Sánchez, preguntado al respecto este sábado, ha remarcado que quiere "abordar todas las crisis heredadas de anteriores épocas", y la catalana, ha dicho, "lógicamente" es una de ellas.

"Pero lo desligaría del debate del estado de alarma, no tiene nada que ver; el debate del estado de alarma tiene que ver con contar con el único instrumento para restringir la movilidad y la libertad de reunión" como recursos principales para atajar la epidemia, ha explicado el presidente del Gobierno.

Asimismo, ha lamentado que PP y Vox hayan adelantado su voto en contra a la nueva prórroga aun sin conocer la propuesta.

Comentarios