sábado 17/4/21

Sanidad valora con prudencia un descenso “lento, pero continuado” de casos covid

El servicio público de salud “trabaja para muchas otras cosas”, poniendo como ejemplo la ingente actividad que se viene realizando en áreas con las de radiodiagnóstico, con resonancias magnéticas y TC funcionamiento a pleno rendimiento, o habiendo contabilizado durante el año pasado más de 95.300 tratamientos en los hospitales de día oncohematológicos
El director general de Salud Pública, Juan Camacho (d), y el director general de Asistencia Sanitaria del SESCAM, José Antonio Ballesteros (i), comparecen de forma telemática en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla-La Mancha
El director general de Salud Pública, Juan Camacho (d), y el director general de Asistencia Sanitaria del SESCAM, José Antonio Ballesteros (i), comparecen de forma telemática en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla-La Mancha

El director general de Salud Pública, Juan José Camacho, ha señalado que ha comenzado a producirse un descenso “lento, aunque continuado” de casos de covid-19 en Castilla-La Mancha, una tendencia a la baja que parece que se consolida esta semana pero que ha valorado “con prudencia” porque los datos son "sumamente provisionales”.

De este modo se ha pronunciado Camacho durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad de las Cortes, en la que ha intervenido este jueves por videoconferencia junto al director general de Asistencia Sanitaria del Sescam, José Antonio Ballesteros, para informar sobre la situación epidemiológica, las previsiones sobre la tercera ola de la covid-19 en Castilla-La Mancha y las medidas adoptadas para su contención.

El director general de Salud Pública ha asegurado que esta tercera ola ha golpeado nuevamente “con mucha dureza” a la región, donde se ha producido una “evolución muy rápida” en el incremento de casos.

Ha pasado de “un valle” entre la última semana de noviembre y la primera de diciembre, con una incidencia acumulada de 150 casos por cien mil habitantes en siete días, a una aceleración “desproporcionada” en la última semana de 2020 y la primera de 2021 hasta alcanzar, en la segunda semana de enero, una incidencia de 765 casos por cien mil habitantes.

La estimación para la cuarta semana epidemiológica -cuyos datos se conocerán este viernes- es de entre 400 y 430 casos por cien mil habitantes, una tendencia al descenso que parece que se consolida en la semana en curso.

Camacho ha dicho que las causas de esta tercera ola están relacionadas con el aumento de la movilidad, la concentración de personas y el incremento de las celebraciones públicas y privadas en el puente de diciembre y en Navidad, lo que ha obligado a aumentar las restricciones con medidas de nivel 3 reforzado, que hacen hincapié “en aquellas actividades que parecen comportar un mayor riesgo de transmisión”.

Ha defendido que en la lucha contra el coronavirus se han tratado de adecuar las medidas para que supongan “el menor impacto posible sobre el conjunto de la sociedad y su actividad” y ha reconocido la “dureza” de las mismas, pero también su necesidad para contener la infección y, en este sentido, ha afirmado que “están funcionando”.

Ha opinado que la actitud de la Consejería de Sanidad está siendo “coherente” y sigue “los mismos principios” desde el inicio de la crisis sanitaria: prevención, conocimiento precoz del estado epidémico, rastreo y seguimiento y aplicación de medidas de control basadas en el conocimiento científico actualizado.

Además, respecto a las nuevas cepas del virus, ha indicado que Castilla-la Mancha participa en un estudio nacional sobre detección y secuenciación y que “en breve” el Gobierno regional tiene la intención de adquirir secuenciadores.

De su lado, Ballesteros ha repasado las cifras en atención hospitalaria y ha reparado en que, según datos oficiales a fecha de 3 de febrero, mejoran en hospitalización convencional y se mantienen en críticos.

Así, de los 3.357 pacientes ingresados en cama convencional, 1.438 lo están por covid-19 y 1.919 por otras patologías y 279 se encuentran en unidades de críticos, 237 de ellos con coronavirus y 42 sin patología covid.

En este punto, ha recalcado que el sistema está “muy tensionado, pero no saturado”.

Ha hecho hincapié en que desde el inicio de la pandemia se ha trabajado en los planes de contingencia con el fin de afrontar la crisis “lo suficientemente armados” y ha detallado que el sistema se ha dotado de 5.257 camas de hospitalización, 462 puestos de críticos con respirador -cuando en los cuatro años y medio previos a la pandemia nunca se necesitaron más de 167- y más de 50 Unidades de Cuidados Respiratorios Intermedios (UCRI).

Ha añadido que 2020 cerró con 4.038 camas operativas, 290 más de las utilizadas cualquier día de 2014 y que en once meses se ha dotado al Sescam de más de 400 respiradores, con una inversión de cinco millones euros.

También se ha puesto a disposición de todas las áreas el aparataje necesario para el diagnóstico de las pruebas PCR y se han invertido más de cuatro millones de euros en tecnología radiológica, que han permitido la adquisición de seis TAC, siete salas de radiología digital y 21 equipos de radiología portátil.

Asimismo, ha concretado que “el ritmo de crucero” de los 131 quirófanos de la región antes de la pandemia era de 500 intervenciones programadas diarias de media y que en esta tercera ola se han visto reducidas hasta llegar, en las últimas dos semanas, a una media de 270 diarias.

Por parte de los grupos parlamentarios, la diputada de Ciudadanos Úrsula López ha afirmado que Castilla-La Mancha está superando “y mucho” la ocupación habitual en UCI, donde el personal está preparado para atender a 120 personas y está asistiendo a 279, de manera que, aunque haya camas disponibles, ha reiterado que está “muy por encima” de lo que los profesionales pueden atender con seguridad.

A su vez, el parlamentario del PP Juan Antonio Moreno Moya ha explicado que su grupo solicitó la comparecencia del consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, no la de los directores generales, por lo que ha transmitido su queja a la Presidencia de las Cortes, al tiempo que ha abogado por realizar test masivos y ha criticado que no se utilice el nuevo Hospital Universitario de Toledo para hacer frente a la pandemia.

Por el contrario, el diputado del PSOE José Antonio Contreras ha destacado que el Gobierno regional "no escatima en recursos" y que Castilla-La Mancha es una de las regiones que más esfuerzo económico está realizando para luchar contra la covid-19 y que más rastreos realiza.

Comentarios