domingo 05.07.2020

Castilla-La Mancha, una de las dos CCAA con menos casos sospechosos que confirmados de COVID-19

Castilla-La Mancha ya ha superado los 53.000 test diagnósticos confirmándose como una de las Comunidades que más pruebas diagnósticas realiza para la detección del coronavirus
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mantenido desde el Palacio de Fuensalida de Toledo, una videoconferencia con los gerentes de los hospitales dependientes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM)
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mantenido desde el Palacio de Fuensalida de Toledo, una videoconferencia con los gerentes de los hospitales dependientes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM)

Castilla-La Mancha es una de las dos comunidades autónomas en las que hay menos casos sospechosos de contagios de coronavirus que confirmados, gracias a que es una en la que se han hecho más test, hasta 53.000, y al buen funcionamiento de Atención Primaria, que está clasificando muy bien los casos.

Así lo ha destacado en una rueda de prensa telemática el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, tras la viceoconferencia que ha mantenido este sábado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, con los gerentes y los responsables de las unidades de críticos de los hospitales dependientes del servicio regional de Salud (Sescam).

Fernández Sanz ha informado que, de las comunidades autónomas que han ofrecido datos de contagiados y de sospechosos, Castilla-La Mancha es una de las dos que tiene un menor número de casos que se considera que han podido estar contagiados de COVID-19 que los confirmados.

Según el titular de Sanidad, en Castilla-La Mancha hay confirmados 16.349 contagios por coronavirus y otros 14.900 casos sospechosos de haber contraído la enfermedad, de forma que sumando ambas cifras el número de personas infectadas sería de algo más de 30.000, mientras que hay comunidades autónomas en el que el porcentaje de contagios reales puede ser muy superior, ya que en algunas incluso el número de sospechosos cuadriplica al de confirmados.

El consejero ha considerado que esta circunstancia es posible gracias al elevado número de test que se han hecho en Castilla-La Mancha, 53.000, así como al buen funcionamiento que están teniendo los servicios de Atención Primaria, que según ha dicho "está funcionando muy bien y clasifica muy bien los casos", así con el seguimiento que se realiza a través de la atención telefónica.

Asimismo, ha recalcado que "en Castilla-La Mancha seguimos a rajatabla desde el primer día las indicaciones del Ministerio de Sanidad, ya que los datos que facilitan "cumplen estrictamente con los criterios marcados por las autoridades sanitarias".

También ha asegurado que "nos preocupa mucho lo que está ocurriendo en las residencias de mayores" y ha subrayado que "en Castilla-La Mancha se informa diariamente de las residencias que tienen algún caso positivo, de los residentes con casos positivos y de los fallecidos confirmados".

Fernández Sanz ha aseverado que "nosotros enviamos todos los datos que nos solicitan y además de los fallecidos en residencias con PCR realizada y que ya tenemos contabilizados en el balance diario que se realiza, también añadimos los fallecidos sin PCR pero cuyas manifestaciones clínicas coinciden con COVID-19”.

En este sentido, ha señalado que se ha comunicado que han muerto en residencias 675 personas en las que se ha confirmado el contagio de la enfermedad, a las que se añaden 898 fallecimientos que pueden haberse debido al coronavirus, sin estar confirmado, debido a las circunstancias clínicas de las muertes.

Por otra parte, y con respecto a los datos de este sábado de la pandemia, Fernández Sanz ha afirmado que "no son triunfalistas, pero sí esperanzadores, porque hay menor número de hospitalizados, de críticos y de fallecimientos diarios que los que había a principios de mes.

Y ha puesto como ejemplo que los primeros días de abril eran hospitalizadas cerca del 60 por ciento de las personas que acudían a las urgencias hospitalarias, mientras que ahora ingresan el 18 por ciento de los pacientes que acuden estos servicios de los hospitales.

El titular de Sanidad ha añadido que "no hemos finalizado, ni mucho menos, pero estamos en una posición mejor, tanto epidemiológicamente, va disminuyendo el número de fallecidos, el número de casos, el número de respiradores, el número de camas".

Pero también es consciente de que "queda mucho por hacer", por lo que ha abogado por "quedarnos en casa" y por que "las personas tengamos un poquito más de paciencia" para que la incidencia de la pandemia continúe disminuyendo.

Más información en vídeos 
Comentarios