miércoles 20/10/21

Castilla-La Mancha perfila un mapa de grandes espacios para iniciar la vacunación masiva

El día 10 de abril, con 109 fallecidos, el peor día en un año de pandemia para Fernández Sanz: "Nadie está listo para esto"
El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, en un momento de la entrevista
El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, en un momento de la entrevista

El consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha explicado que su departamento ya prepara un documento que estará cerrado en la primera quincena de marzo para recoger aquellos amplios espacios en grandes localidades cedidos por ayuntamientos u otras entidades para acometer la campaña de vacunación que se incentivará al tiempo que se aumenta el número de dosis disponibles con los futuros envíos.

En una entrevista con Europa Press, ha recordado que ya son muchos los ayuntamientos que se han puesto en contacto con el Gobierno regional para ofrecer infraestructuras, algo que también han realizado otros organismos como el Arzobispado de Toledo con la Catedral, la UCLM con sus espacios o incluso Puy du Fou con su parque temático en Toledo.

Ahora toca "elegir los mejores" espacios ofrecidos para perfilar un plan de ataque eficiente para conseguir una administración de vacunas lo más eficaz posible.

Según ha dicho, en pequeños municipios podría ser suficiente con los centros de salud de su área de influencia para completar la vacunación; mientras que en otros entornos incluso se pondrá en marcha la opción de que los ciudadanos reciban su dosis en sus propios vehículos.

MENOS DEL 5% RECHAZAN LA VACUNA

Fernández Sanz ha dicho que con los datos actuales no sería necesario establecer la obligatoriedad de la vacunación, como sí se plantea Galicia, ya que la tasa de rechazo en los grupos que se han inmunizado hasta ahora es menor al 5%. "No nos planteamos sanciones, tenemos una negatividad baja", ha señalado.

Aunque no descarta que cuando la vacunación se extienda más allá de los grupos preferentes esta tasa de rechazo aumente, ha afirmado que en algunos casos como los mayores o los profesionales sanitarios esta cifra apenas llega al 2%.

Sobre el avance de la campaña de vacunación, ha reivindicado que Castilla-La Mancha fue, en boca del presidente regional, Emiliano García-Page, la primera que propuso administrarla a los profesionales del sector educativo, pero siempre defendiendo que no sin antes de rematar la vacunación en los grupos más vulnerables.

Haciendo balance de los dos primeros meses de vacunación en la región desde que Araceli estrenó la campaña el pasado 27 de diciembre, ha reiterado que de los primeros grupos --residentes en centros sociosanitarios y profesionales de la sanidad-- en algunos segmentos ya se ha superado el 95% de administración de dosis.

En el corto plazo, los siguientes grupos que cogerán velocidad pasan por profesionales sociosanitarios de segunda línea y clínicas privadas, grandes dependientes y sus cuidadores y mayores de 80 años, estos últimos ya vacunados al 30%. Con el mes de marzo ya estrenado, arrancará el denominado Grupo 6 en unas semanas, dedicado a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado --mas bomberos, Protección Civil y personal de emergencias sanitarias--, docentes y personal educativo de Infantil, Especial y Primaria, para terminar con la plana de Educación Secundaria --la docencia universitaria se queda fuera--.

Este será el último grupo específico, ya que a partir de entonces serán los rangos de edad los que primen a la hora de priorizar los pacientes que han de recibir la vacuna, sin dejar de lado que pacientes crónicos, oncológicos o trasplantados podrán ser susceptibles de adelantarse sin atender a su edad.

Fernández Sanz ha tenido palabras optimistas para la efectividad de la vacuna, apuntando que toda vez que todos los residentes de centros de mayores están inmunizados, se está detectando un importante descenso en el ritmo de contagio hasta contar sólo con 28 internos afectados en la actualidad.

"CONTROVERSIA FUNDADA" EN CUANTO AL PASAPORTE COVID

Fernández Sanz ha hecho referencia al debate sobre la puesta en marcha de un Pasaporte COVID a nivel europeo para facilitar el turismo y trasvase de viajeros entre países.

Según ha opinado, existe por el momento una "controversia bien fundada" al respecto de que todavía no hay estudios consolidados que especifiquen si una persona que ha pasado la enfermedad o que tiene anticuerpos puede seguir transmitiendo la enfermedad.

De momento, presentar anticuerpos es garantía de que una persona está protegida, pero no descarta que pueda contagiar, por lo que este pasaporte sólo da la seguridad de que "quien viaja, tiene seguridad", pero no la certeza de no propagar el coronavirus.

"NADIE ESTÁ LISTO PARA ESTO"

Por otra parte, cuando se cumple un año de la pandemia, que por ahora ha dejado más de 5.600 muertos en Castilla-La Mancha, el consejero de Sanidad ha admitido que el 10 de abril de 2020, con un registro de 109 fallecidos por coronavirus en la región, ha sido "el peor día de su vida". En este año, ha asegurado, ha habido "pocos momentos buenos" y sólo sobresalen los "duros".

Entre esos pocos instantes buenos que el consejero recuerda durante este año de pandemia figura el día en el que, por primera vez, no hubo fallecidos en Castilla-La Mancha. Cuando se enteró, ha contado durante la entrevista, llamó rápidamente al presidente regional, Emiliano García-Page. "Era la mejor noticia en los últimos seis-siete meses".

Otra de las ocasiones resaltables durante este tiempo fue cuando se enteró que iba a haber vacuna y cuando el ministro, Salvador Illa, le comentó que el Gobierno estaba pensando que fuera Castilla-La Mancha la región elegida para administrar la primera vacuna del COVID-19 en España. La primera española en recibir la dosis fue Araceli Rosario Hidalgo, una usuaria de 96 años de la residencia 'Los Olmos' de Guadalajara.

Fue un momento "dulce", ha admitido el consejero, porque se iba a evidenciar para la historia que "Castilla-La Mancha existe".

"Bueno ha habido poco y malo mucho", ha admitido el responsable de la sanidad castellano-manchega, quien reconoce que sus conversaciones con García-Page, "cien veces diarias", han sido su "tabla de salvación". "No ha sido un año en el que me haya reído", ha apostillado un hombre que se describe "como optimista".

En este balance del año, el consejero asegura que "fue un jarro de agua fría" cuando en Moncloa les dijeron que era "muy buena idea" no cerrar los colegios y luego, por la tarde, el Gobierno comunicó que se iban a cerrar. Luego empieza a haber fallecidos --ha continuado el consejero-- y la pandemia "cabalga" de tal manera que el Gobierno castellano-manchego, como el resto de administraciones, se ve sumido en un mercado asiático en el que hay "engaños" con mercancías, problemas con la compra de respiradores y fotos interesadas.

Aunque "ninguno de esos momentos es tan malo", ha declarado el consejero, como cuando él hablaba con los gerentes de los hospitales o con su equipo del número de fallecidos. "El día de los 109 fallecidos creo que ha sido el peor día de mi vida", ha sentenciado el consejero, que ha admitido que él no estaba preparado para vivir algo así.

También ha habido "días tristes" cómo cuando hablaba con intensivistas o anestesistas y les decían que "no estaban yendo bien los tratamientos" a los pacientes y situaciones "malas" relacionadas con las personas mayores, una generación que "lo ha dado todo". "Los tenemos solos en residencias, metidos en la habitación, tres meses confinados, sin ver a nadie, esperando morirse porque es lo único que podían tener en la cabeza", ha lamentado el consejero.

EL ALTRUISMO Y LA ENTREGA DEL PERSONAL SANITARIO

De otro lado, el consejero ha destacado "el altruismo, la entrega y la dedicación" de los profesionales sanitarios. "Este país no estaba preparado para saber que había esa resistencia y este músculo. Lo han dado todo y lo han hecho muy bien", ha enfatizado.

Está convencido de que la sociedad va a saber reconocer el buen trabajo desarrollado por los profesionales sanitarios en esta pandemia, aunque cree que va quedar "una tara psicológica durante un tiempo en muchos de nosotros", ha recalcado el consejero. "Vamos a tardar en salir emocionalmente de esta situación", ha aseverado, convencido de que la recuperación económica va a ser antes que la recuperación emocional.

Finalmente, ha apuntado que la sociedad en su conjunto tiene que entender que es mucho mejor seguir trabajando para incrementar el músculo del sistema sanitario para las situaciones sobrevenidas. "Ese es el mejor reconocimiento". "Muchos médicos hubieran dado parte de su sueldo por haber tenido ciertas cosas solucionadas en el momento de la pandemia", ha concluido el consejero de Sanidad.

Comentarios