sábado 14.12.2019

España volverá a votar el 10-N: Esto es todo lo que ha pasado en otro día para la historia

- Sánchez: “Lo he intentado por todos los medios, pero me lo han hecho imposible”.

- Casado, convencido de que Sánchez nunca quiso formar gobierno: "Espero que no le salga gratis".

- Rivera avisa que, si Sánchez "rectifica", hay tiempo para el acuerdo entre constitucionalistas "hasta el último minuto"

- Iglesias apremia a Sánchez a que se decida "entre la opción de derechas y la de izquierdas" para formar Gobierno.

- Rivera dice a Sánchez que su respuesta es "una colección de mentiras" y que Cs votará no si no rectifica.

- Sánchez escribe a Rivera para decirle que ya cumple sus condiciones para abstenerse.

- Casado traslada a Sánchez que se mantiene en el "no", según han avanzado fuentes del PSOE.

- Iglesias sólo apoyará a Sánchez si acepta la coalición y se replanteará la abstención si hay acuerdo PSOE-Cs.

- Sánchez llama esta mañana a Iglesias, Casado y Rivera para saber si facilitarían o no su investidura.

En imágenes de archivo los líderes de las principales fuerzas políticas españolas: Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs) y Pablo Iglesias (Podemos)
En imágenes de archivo los líderes de las principales fuerzas políticas españolas: Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs) y Pablo Iglesias (Podemos)

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha señalado este miércoles a Unidas Podemos como el principal responsable de la repetición de las elecciones el próximo 10 de noviembre y ha pedido la confianza de los posibles votantes arrepentidos de esta formación para que en esta ocasión voten al PSOE con el objetivo de que no se produzcan más bloqueos.

En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras la constatación por parte del Rey de que no hay acuerdo entre los partidos que permite nombrar un candidato a la investidura, Sánchez se ha esmerado en resaltar que no hay un solo partido de izquierdas en Europa que, al igual que Unidas Podemos, haya impedido hasta en "cuatro ocasiones" la formación de un Ejecutivo progresista.

Dirigiéndose a los votantes de Podemos, les ha pedido que, si han visto cómo los de Pablo Iglesias han "bloqueado" la formación del Gobierno progresista, pero moderado que él intentó poner en marcha espera que el 10 de noviembre "esa mayoría parlamentaria se la den al PSOE para que no haya más bloqueo".

En su comparecencia, Sánchez ha evitado hacer autocrítica alguna. Según su visión de las cosas, él ha "intentado por todos los medios" formar gobierno pero se "lo han hecho imposible". Y si Podemos es el responsable de haber "malogrado" un Gobierno progresista, PP y Ciudadanos han incurrido en una "gran contradicción" al denunciar que Sánchez pretendía aliarse con los independentistas para formar gobierno al tiempo que le empujaban a él a apoyarse en los separatistas al negarse a facilitar con su abstención la investidura.

Pero Sánchez ha evitado dirigir una crítica personalizada hacia el PP de Pablo Casado, más allá de quejarse de que no estuvieran dispuestos a aportar "cierta estabilidad" al país con una abstención en la investidura.

Sí ha sido más duro al arremeter contra Ciudadanos y ha invitado a los españoles a reflexionar sobre si los naranjas han asumido su "papel", que debería ser según Sánchez el de "pivotar a izquierda y derecha y garantizar la estabilidad". Ciudadanos, que se define como un partido de centro liberal, "nada tiene que con el centro ni con los libertades de Europa y prefiere poner un cordón sanitario a la socialdemocracia".

Presentándose en todo momento como víctima, Sánchez ha insistido en que él lo intentó "todo" para formar gobierno y ha enumerado la serie de propuestas que le hicieron a Podemos hasta llegar a la fórmula de coalición que rechazaron también y que incluía una vicepresidencia social para la 'número dos' de Podemos, Irene Montero, y tres Ministerios sociales para los morados. Sánchez ha recordado que no sólo rechazaron esta oferta sino que la descalificaron. "Y dijeron que no, y dijeron que no", ha remarcado.

Ante la inevitable repetición electoral, Sánchez ha hecho un llamamiento a todos aquellos que votaron para que España tuviera un Gobierno progresista cuya estabilidad no dependiera de las fuerzas independentistas a que este 10 de noviembre "lo digan aún más claro" para que el resto de partidos atiendan su voluntad de que haya "un gobierno moderado, progresista" y que no construya frentes, sino que gobierne para todo el país.

En su opinión, los retos a los que se enfrentará España de forma más urgente como la salida abrupta de Reino Unido de la UE, la reacción a la sentencia del 'procés' o el enfriamiento económico mundial requieren precisan de un Gobierno "estable, coherente" y "no compartimentado y paralizado por sus propias contradicciones, con fecha de caducidad ni sometido a hipotecas" como el que habría resultado de haber aceptado las imposiciones de Pablo Iglesias y que debía apoyarse, para sacar la investidura adelante, en la abstención de ERC o Bildu.

De ahí que haya reconocido que el "único límite" que puso en estos meses fuera "no aceptar un Gobierno minado por la división y la desconfianza y cuya estabilidad no descansara exclusivamente de las fuerzas independentistas". "Si me viera obligado a elegir entre la presidencia de un gobierno dividido en dos y condenado al fracaso y el deber de defender el interés general de mi país elegiría siempre proteger a España", ha zanjado, insinuando que repetir las elecciones es lo que más conviene al país dada la actual situación.

"ESPERO QUE NO LE SALGA GRATIS"

El presidente del PP, Pablo Casado, ha subrayado este martes tras su entrevista con el Rey que su conclusión de estos últimos meses es que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, nunca quiso formar gobierno y que la "tramoya" que ha escenificado con sus contactos y reuniones forman parte de un "plan prefijado". "Si nos aboca a elecciones, espero que no le salga gratis", ha recalcado.

Así se ha expresado Casado en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso tras ser recibido por Felipe VI dentro de la ronda de consultas que ha llevado a cabo para sondear a los partidos ante una eventual nueva investidura.

El líder del PP ha señalado que ha comunicado al monarca que la posición de su partido no ha variado y que Sánchez y el PSOE "merecen todo el respeto del Partido Popular". "Pero su candidato y su proyecto no merecen nuestra confianza", ha proclamado.

Casado ha dicho desconocer cuál será la decisión del Rey tras la ronda de consultas pero sí ha apuntado tener la sensación de que "ya no es momento para intentar lo que no se ha hecho en cinco meses". "Creo que para los regates a última hora que pueda plantear ahora Sánchez ya no habría tiempo", ha indicado.

El líder del PP ha señalado que la investidura "que supuestamente ha intentado Pedro Sánchez es la historia de un gran vacío y un gran fracaso" y ha insistido en que "no quería formar gobierno" porque lo que anhelaba desde "el principio eran elecciones". "Parece que ya lo ha conseguido y espero que si nos aboca a elecciones, no le salga gratis", ha añadido.

Casado ha confesado que tenía una "sensación agridulce" que compartía con "la mayoría de españoles" que, a su juicio, no pueden entender cómo se ha llegado hasta aquí. Eso sí, ha manifestado que la imagen que llega a los ciudadanos es que Sánchez "se ha convertido en sinónimo de bloqueo".

En este sentido, ha asegurado que el PP se mantiene en su posición, con la "satisfacción" de haber hecho lo que sus votantes esperaban con una posición "coherente", "prudente, responsable y abierta al diálogo". De hecho, ha destacado que estos cinco meses se ha reunido con todo aquel que se lo ha pedido.

Una vez más, Casado ha recordado los pactos de Estado que ha ofrecido a Sánchez (ha enumerado hasta 11) para dar estabilidad a la legislatura porque "de nada vale" un desbloqueo "táctico" en la investidura si luego va a ser "infernal" gobernar. "Mi plan era una gran coalición de facto", ha subrayado.

Sin embargo, ha recriminado al jefe del Ejecutivo en funciones que haya tratado con "soberbia" al PP y una "displicencia" que, en su opinión, no estaba "a la altura" de los momentos "tan graves" que vive España y su "exigua" representación electoral.

Tras subrayar que Sánchez tenía "varias puertas" a las que llamar para evitar las elecciones, ha insistido en que el PP nunca planteó abstenerse para facilitar la investidura de Sánchez porque son el partido de la oposición y, por lo tanto, "la alternativa".

"El PP lidera la oposición pero también es la alternativa. España no se puede quedar sin alternativa si el Gobierno vuelve a fallar", ha agregado, tras recordar precisamente que Sánchez "hizo bandera del 'no es no'" a Mariano Rajoy. Es más, ha subrayado que "nunca ha habido ningún resquicio para un cambio" de postura.

El presidente de los 'populares' ha insistido en que es una "irresponsabilidad" volver a las urnas con la que está cayendo en España. "Si hay elecciones solo hay un responsable y es Sánchez y esto debe quedar muy claro", ha abundado.

Ante la oferta del líder de Cs, Albert Rivera, de ofrecer una abstención conjunta a Sánchez para desbloquear la investidura sujeta a condiciones, Casado ha evitado criticar al partido naranja y ha expresado su "máximo respeto". "La relación personal con Rivera es muy buena", ha aseverado.

En este punto, ha señalado que Rivera ha planteado "cómo se ha sentido" y ha recriminado a Sánchez su repuesta a ese movimiento de Cs. "Decir que en Cataluña hay gobierno constitucionalista no es verdad", ha resaltado.

Casado ha revelado que "sacó el tema de España Suma" en la reunión que mantuvo con Rivera en el Congreso para hablar de la investidura pero ha rehusado precisar cuál fue la respuesta del líder del partido naranja, con el que mantiene una "buena" relación, según ha indicado.

SI SÁNCHEZ "RECTIFICA" HAY TIEMPO

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha advertido este martes de que si el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, "rectifica" y acepta sus condiciones para abstenerse ante una nueva investidura, aún hay tiempo para el acuerdo "hasta el último minuto".

"Si me llama esta noche o mañana" para "comprometerse con esas condiciones, estamos disponibles 24 horas para desbloquear este país", ha asegurado en la rueda de prensa posterior a su reunión con el Rey en el Palacio de la Zarzuela en el marco de la ronda de contactos para sondear si hay posibilidades de una nueva investidura.

Rivera ha insistido en que si Sánchez "hace un giro hacia el constitucionalismo y rompe su acuerdo con los nacionalistas y populistas", España "tendrá legislatura". "Pero si no se mueve y no rectifica, España, en vez de soluciones, tendrá un problema y el problema será Sánchez", ha apostillado.

Y es que, según ha destacado, es la primera vez que llega un candidato con dos sumas posibles para la investidura "y no las quiere aceptar". Pero ahora el líder del PSOE "ya no podrá engañar a nadie más, tendrá que decir al Rey" si prefiere un acuerdo "con sus socios" Unidas Podemos o "con la oposición", ha señalado.

Rivera espera que al fin se desvele si Sánchez "tiene definido desde el 28 de abril" (el día de las elecciones generales) que pretende "repetir las elecciones cada vez que no le guste el resultado".

En el caso de que rechace la propuesta de Ciudadanos, se demostrará que es un candidato que "fracasa" porque es "incapaz de llegar a acuerdos", ha concluido. "Quiere, con mayoría simple, tener mayoría absoluta" y pretende "que los demás partidos le entreguemos los votos sin ninguna condición a cambio y sin participación en el Gobierno", ha apuntado.

Tras advertir del coste que tendrían para el Estado unos nuevos comicios y previendo otros seis meses "sin legislatura, sin presupuestos y sin leyes", ha señalado que los votantes "tomarán nota de quiénes han bloqueado el país".

Sobre la respuesta que ha dado Sánchez a las exigencias planteadas por Cs, el líder de la formación naranja ha lamentado que intente "despachar con falsedades unas realidades que los hechos demuestran".

En este sentido, ha reiterado que en Navarra hay un acuerdo de gobierno del PSE con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra "con apoyo externo de Bildu" y ha vuelto a pedir al dirigente socialista que rompa ese pacto y acepte formar una "coalición constitucionalista" con Navarra Suma (UPN, PP y Cs).

También ha criticado que Sánchez "no se quiera comprometer a decir no a los indultos" en el caso de que los políticos independentistas juzgados por el 'procés' reciban una sentencia condenatoria. Y, por último, ha afirmado que el presidente en funciones "niega la realidad" respecto a las subidas de impuestos previstas.

Pese a ello y pese a que desde el PSOE se ha llamado "hipócritas y fachas" a Ciudadanos, Rivera considera que su obligación ahora es no tener en cuenta "los insultos y los desprecios" e intentar que se pueda formar gobierno. "Es una propuesta excepcional para una situación excepcional", ha argumentado sobre su oferta.

En cuanto a la postura del PP, al que Cs propuso una abstención conjunta para mantener al líder socialista en la Moncloa, Rivera ha dicho que coincide con Pablo Casado en que "es Sánchez quien tiene que rectificar" y que Cs también "votaría que no si Sánchez no se mueve". Pero si finalmente asume las condiciones, "todos los partidos, también Ciudadanos y el PP, nos tendríamos que plantear si queremos ir a elecciones o bloquear el país", ha agregado.

Rivera ha evitado opinar sobre si el Rey debería proponer a Sánchez como candidato en un nuevo debate de investidura y si la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, debería convocar un Pleno con ese fin. Eso sí, ha afirmado que "mientras haya tiempo material" para poder sacar adelante la investidura y siempre que Sánchez firme los compromisos, en Cs estarán "con el teléfono abierto".

"ENTRE LA OPCIÓN DE DEREHCAS Y LA DE IZQUIERDAS"

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado este martes que el líder socialista, Pedro Sánchez debe decidir entre las dos ofertas que tiene sobre la mesa para lograr ser investido presidente del Gobierno. "Tiene ofertas por la izquierda y por la derecha", ha recalcado, para urgirle acto seguido a que se decida.

En rueda de prensa en el Congreso tras reunirse con el Rey, Iglesias ha añadido que en caso de que finalmente se diera un acuerdo PSOE-Ciudadanos, el sentido del voto de su grupo en la eventual investidura de Sánchez dependería de cómo se materialice ese pacto. "Tendríamos que examinarlo", ha apuntado.

Ha indicado que le ha transmitido al Jefe del Estado que en caso de que se produzca ese acuerdo, ellos lo examinarán, valorarán y decidirán el voto, "o si deben hacer las consultas pertinentes a la militancia".

Además, ha señalado que en las últimas horas ha quedado claro que el PSOE prefiere a Ciudadanos antes que a Unidas Podemos, y que mientras que los socialistas mantenían que no veían necesaria una reunión de Iglesias con Sánchez, porque eran encuentros entre "machos alfa", ahora "cuando el macha alfa es Rivera tienen prisa" por organizar reuniones entre ambos líderes.

No obstante, ha aseverado que los términos del posible acuerdo entre naranjas y socialistas "no está claro" para ninguno de los dos, por lo que ha defendido que esperarán a conocer pormenores para informar del sentido de su voto.

Con todo, opina que el movimiento de Rivera, con las tres condiciones sobre Cataluña, impuestos y Gobierno de Navarra, es "electoralista", a pesar de que en Ferraz lo hayan recibido con "alborozo". "Nos llama la atención la tendencia natural del PSOE a ponerse de acuerdo con Ciudadanos antes que con nosotros", ha añadido.

Por otro lado, Iglesias ha informado de que durante su conversación con el Rey Felipe VI, le ha trasladado que desde su formación han sido flexibles en sus propuestas al PSOE, que han aceptado no dirigir carteras en ministerios de Estado e incluso pasaron por el veto al líder.

"Hemos trabajado con mucha flexibilidad para que hubiera un Gobierno de coalición. Y nuestra disponibilidad sigue vigente, si el PSOE quiere compartir responsabilidades como en diferentes comunidades autónomas, estamos plenamente disponibles para ellos", ha comentado.

En este sentido, ha indicado que también le ha transmitido al Monarca una reflexión común del grupo y es que puesto que el sistema político español tiene mecanismos propios del parlamentarismo, cuando una fuerza no tiene mayoría absoluta "debe llegar a acuerdos". Y le ha añadido que el gobierno de coalición no es solo una solución política, sino "una vía institucional propia de sistemas parlamentarios".

De este modo, ha negado que haya una opción distinta para ellos que no sea "un acuerdo integral para un Gobierno estable". Y ha apuntado que otras fórmulas, como dar el voto gratis a Sánchez en la sesión de investidura, no las contemplan porque empujarían al país a una situación de inestabilidad.

Preguntado por la opción de que el Rey esperara a la decisión de Sánchez para designar al candidato, ha apuntado que es "razonable" que espere, puesto que los socialistas "tienen dos ofertas sobre la mesa y tienen tiempo".

"Tiene una oferta por la izquierda de compartir responsabilidades con nosotros, y una oferta por la derecha que le ha hecho Ciudadanos. Pedro Sánchez tiene tiempo para decidir si acepta una de las dos ofertas para ser presidente del Gobierno", ha recalcado.

En este sentido, ha recordado que la decisión que adopte el Jefe del Estado dependerá basicamente de la decisión de Pedro Sánchez. "En España el hecho de que haya una ronda de consultas no es mecanismo solo protocolario, podría parecerlo cuando había mayorías absolutas, ahora nos obliga implícitamente a llegar con acuerdos para que el Rey desarrolle su función constitucional de encargar la investidura", ha señalado para luego matizar que a eso se refería cuando dijo que Felipe VI debía recordar a Sánchez que debe llegar con acuerdos a la ronda.

"El Rey ha citado el caso de Bélgica donde la monarquía cuenta con figura intermediadora especifica que no se da en el caso español", ha revelado Iglesias, a lo que ha añadido que en todo caso alguien debería recordarle al líder socialista que a la ronda se llega "con el trabajo hecho".

RIVERA VE "UNA TOMADURA DE PELO"

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado la respuesta que ha dado el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a su oferta para facilitar la investidura, que ha calificado como "una colección de mentiras", y le ha advertido de que si no rectifica, la formación naranja votará no.

Así se lo ha trasladado Rivera al líder del PSOE en la conversación telefónica que han mantenido este martes, después de que el presidente de Ciudadanos le solicitara una reunión para hablar de su propuesta de que Cs y el PP se abstengan en la investidura a cambio de una serie de condiciones sobre Cataluña, el Gobierno de Navarra y la política económica.

A través de un mensaje en Twitter, Rivera ha afirmado que la contestación de Sánchez a la "solución de Estado" que le ofrecen desde "la oposición" "niega la realidad y es una tomadura de pelo a los españoles". "Le pido que rectifique, vuelva al constitucionalismo y permita el desbloqueo de España", ha añadido.

En un comunicado, la formación naranja ha señalado que la respuesta que ha trasladado por escrito el líder socialista a la carta remitida por Rivera "no está a la altura de un candidato a la presidencia del Gobierno de España". "Es una colección de mentiras. Los españoles saben qué es lo que está haciendo el PSOE en Navarra, qué es lo que está haciendo PSOE en Cataluña y cuál es el programa económico de Sánchez", ha subrayado.

Sánchez había asegurado en su misiva, como hizo ya el lunes, que el PSOE ya cumple las exigencias que había presentado Rivera para permitir que continúe en la Moncloa. Argumenta en el texto que está plenamente comprometido con la defensa de la Constitución tanto en Navarra como en Cataluña y que tiene intención de aliviar la carga fiscal sobre la clase media y trabajadora, y por ello insta a Cs a abstenerse en la investidura.

Sin embargo, el partido naranja insiste en que "es mentira que el PSOE esté cumpliendo con las tres condiciones planteadas" y lamenta que Sánchez rechace una reunión donde hablar de estas cuestiones.

Rivera ha replicado al jefe del Ejecutivo en funciones que en Navarra "gobierna el PSN en coalición con los nacionalistas de Geroa Bai y el apoyo de Bildu", un pacto que le ha urgido a romper para, a continuación, negociar con Navarra Suma (UPN, PP y Cs) la formación de "un gobierno constitucionalista" en esta comunidad.

Respecto a Cataluña, ha reiterado que "los políticos separatistas están redoblando su desafío, con (Quim) Torra llamando a atacar al Estado y a la desobediencia en caso de que el Tribunal Supremo condene a los golpistas" en el juicio del 'procés'.

Puesto que Sánchez sigue negándose a descartar un posible indulto a los líderes independentistas que resulten condenados, Ciudadanos le reclama que "se comprometa por escrito" a no hacerlo, así como que el Gobierno entable conversaciones con Cs y el PP "para abordar la planificación de la aplicación del artículo 155 en Cataluña".

Por último, Rivera ha afirmado que el programa económico de Sánchez "recoge una subida del gasto de 30.000 millones de euros y subidas de impuestos a las familias y a los autónomos" que, a su juicio, serían perjudiciales para millones de españoles y para la economía nacional. Por tanto, "exigimos que renuncie a dichas subidas de impuestos y del gasto", ha recalcado.

Rivera ha vuelto a pedir a Sánchez que, "si quiere acabar con esta situación de bloqueo, recapacite y rectifique, vire hacia el constitucionalismo y esté a la altura de los españoles", porque en caso de que no se comprometa con esta "solución de Estado", el voto de Ciudadanos "seguirá siendo no a su investidura", concluye el comunicado.

SÁNCHEZ COMUNICA A RIVERA QUE YA CUMPLE

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha escrito al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para asegurarle que el PSOE ya cumple sus condiciones para que se abstenga en la investidura. Sánchez argumenta que está plenamente comprometido con la defensa de la Constitución tanto en Navarra como en Cataluña y que tiene intención de aliviar la carga fiscal sobre la clase media y trabajadora.

Los dos dirigentes han mantenido una conversación telefónica cuyo contenido no ha trascendido, si bien el PSOE sí ha difundido la carta que Sánchez ha escrito a Rivera agradeciéndole su "tardía comunicación" e invitándole a evitar con su abstención la repetición de las elecciones.

"Si ése es realmente su propósito y está dictado por el celo en la defensa de la Constitución puede tener la seguridad de que no existe impedimento alguno para que facilite la investidura", argumenta Sánchez.

A cambio de esa abstención, Rivera pone tres condiciones a Sánchez: que abra conversaciones con Navarra Suma para cambiar de socios de gobierno en Navarra; que se comprometa a no indultar a los presos del 'procés' y a abrir una mesa para preparar una eventual aplicación del 155 en Cataluña si el independentismo no acata la sentencia del 'procés que no suba impuestos a familias ni las cuotas a los autónomos.

Con respecto a Navarra, Sánchez se limita a indicarle a Rivera que no debe tener motivo de inquietud porque el Gobierno de coalición que lidera la socialista María Chivite con Podemos y los nacionalistas de Geroa Bai está "plenamente comprometido con la defensa de la Constitución y del régimen foral".

Sánchez recuerda que Bildu no forma parte de este gobierno --sí del que había en la época anterior-- y que no existe pacto alguno de los socialistas con este partido, como demuestra el hecho de que el PSOE facilitara con su abstención que la alcaldía de Pamplona pasara de Bildu a Navarra Suma, "sin contrapartida alguna".

En cuanto a Cataluña, Sánchez evita pronunciarse sobre los indultos porque, arguye, está obligado a "respetar el principio de independencia judicial y a no interferir en los procedimientos en curso con pronunciamientos que anticipen en un sentido o en otro sus decisiones o sentencias".

Sánchez defiende su estrategia de "diálogo dentro de la legalidad" que ha puesto en práctica en Cataluña y que, según él, "ha propiciado un significativo retroceso del apoyo al independentismo que hace abrigar esperanzas de que acabe por restablecerse el clima de convivencia en Cataluña en el marco de la Constitución y las leyes".

Eso sí, deja claro que "en el caso, que nadie desea, de que se produjera por parte de las fuerzas independentistas una nueva vulneración de los preceptos constitucionales o un atentado grave al interés general de España (...) un Gobierno socialista no vacilaría en hacer uso de sus competencias para garantizar la soberanía nacional, la integridad territorial del país y la convivencia".

Y para ello, añade, se podría hacer uso del artículo 155 de la Constitución "con arreglo al propio texto y la doctrina del Tribunal Constitucional".

Por último, Sánchez indica a Rivera que el propósito del PSOE es "aliviar la carga fiscal de los trabajadores y de las clases medias, entre ellos del colectivo del trabajo autónomo".

CASADO TRASLADA QUE SE MANTIENE EN EL NO

El líder del PP, Pablo Casado, ha trasladado al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que su partido sigue rechazando la investidura del líder socialista, según han confirmado fuentes del PSOE.

Fuentes del PP, por su parte, no han informado del contenido de la conversación entre ambos líderes políticos y han explicado que darán cuenta de su posición tras la audiencia con el Rey en la ronda de consultas.

Sánchez ha llamado a mediodía a Pablo Casado y según el PSOE le ha trasladado su voluntad de constituir un Gobierno progresista cuya estabilidad no dependa de las fuerzas independentistas, para lo que sería necesaria la abstención técnica del PP.

El presidente le ha trasladado también que con el calendario catalán, ante la próxima sentencia del caso del procés, y europeo, con el "brexit", "es importante tener un Gobierno estable con plenas capacidades", que "se ven mermadas si el Ejecutivo está en funciones".

Siempre según el PSOE, el líder del PP ha trasladado su rechazo a la investidura del candidato socialista y, "por lo tanto, rechaza apoyar un Gobierno estable en España y evitar con ello una repetición electoral".

El Partido Popular ha decidido que no informará sobre la llamada de Pedro Sánchez a Pablo Casado hasta después de que el líder de los populares se vea con el Rey en la ronda de consultas de Felipe VI.

Fuentes del PP se han limitado a informar que se ha producido dicha llamada y solo explican que ha sido una conversación "cordial".

PODEMOS SOLO APOYARÁ A SÁNCHEZ SI HAY COALICIÓN

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha transmitido al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que su grupo confederal se abstendrá en caso de una eventual investidura, salvo que el PSOE acepte un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, en cuyo caso votarían sí, han informado fuentes de los dos partidos.

Durante la conversación telefónica que ambos dirigentes han mantenido a las 11.00 horas, Sánchez le ha preguntado por la "decisión final" de su grupo parlamentario en caso de que hubiera un pleno de investidura. Iglesias ha comunicado al presidente que si termina habiendo acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, tendrán que valorar el contenido del mismo para entonces "decidir su voto final".

Por su parte, Sánchez le ha transmitido a Iglesias que le informará "regularmente" de los asuntos de Estado. A diferencia de lo ocurrido en anteriores contactos, tras la conversación telefónica ambas formaciones han acordado un texto conjunto para informar a la prensa sobre los pormenores de la conversación.

Esta conversación es la segunda que ambos dirigentes mantienen después de que el jueves pasado Pablo Iglesias telefoneara a Sánchez para ofrecerla una última vía para un acuerdo de coalición, que pasaba por que los socialistas aceptaran la entrada de los morados en el Gobierno, al menos hasta la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

En ese escenario, y en caso de que Sánchez no estuviera satisfecho con el papel de los de Iglesias en el Consejo de Ministros, los morados se retirarían garantizando estabilidad parlamentaria. Esta propuesta ya fue rechazada por Sánchez.

Además, la portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, Ione Belarra, ha señalado que con la oferta del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, al PSOE para permitir una investidura de Pedro Sánchez, queda demostrado que los naranjas eran "el socio preferido" para los socialistas, y que las negociaciones previas con Unidas Podemos "fueron un paripé" mientras esperaban a los de Rivera.

En declaraciones a los medios tras participar en la Junta de portavoces, Belarra ha explicado que tras meses de negociaciones encalladas con el PSOE, los últimos acontecimientos evidencian que el PSOE esperaba a Ciudadanos para formalizar un acuerdo de Gobierno.

Señala además que el movimiento hecho por Rivera, ofreciendo su apoyo a cambio de una serie de requisitos, es importante porque abre la puerta a que pueda haber unos Presupuestos "de derechas". A esto suma que también permitiría, en caso de no fructificar ahora, que tras una repetición electoral en noviembre, los naranjas se convirtieran en el socio esperado por Sánchez.

Por este motivo, ha señalado que Podemos en caso de que se llegue a un escenario de investidura en el que debieran votar sobre un acuerdo PSOE-Ciudadanos, ellos deberán estudiar en profundidad el acuerdo y "replantear" el sentido de su voto, que hoy por hoy estaba en la abstención. Advierte que un apoyo de la derecha al PSOE, abre la puerta a unos Presupuestos "de derechas".

Por último, ha añadido que ante un tema tan serio como el de la negociación de un Gobierno, le sorprende y preocupa que "in extremis" el PSOE se abra a estudiar la propuesta de Rivera. "No es serio, revela que el PSOE esperaba a Ciudadanos, y que lo que ha hecho estos meses es un paripé para que pareciera que estaban negociando algo", ha apostillado.

LLAMADA DE SÁNCHEZ A LOS LÍDERES POLÍTICOS

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, está llamando antes de verse con el rey Felipe Vi está tarde a los líderes de los grandes partidos nacionales para conocer si estarían dispuestos a facilitar o no su investidura, han anunciado fuentes socialistas.

Las llamadas han comenzado por el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a las 11.00 horas; continuando con el presidente del PP, Pablo Casado, a las 12.00 horas y finalizarán con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a las 12.30, han precisado las mismas fuentes.

El PSOE ha subrayado que el compromiso de Sánchez es "abrir una legislatura sin necesidad de ir a elecciones y disponer de un gobierno estable, que es lo que necesita España".

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha asumido este martes que no será posible organizar un nuevo debate de investidura debido a las posiciones que, hoy por hoy, siguen manteniendo Unidas Podemos, PP y Ciudadanos.

"Lo que sabemos a día de hoy es que Podemos va a anunciar (al Rey) su abstención y PP y Ciudadanos su voto en contra. Por lo tanto, no habría ninguna investidura posible", ha señalado a los medios de comunicación tras asistir a la habitual reunión de la Junta de Portavoces en el Congreso de los Diputados.

En relación con la propuesta hecha el lunes por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien propuso al PP una abstención conjunta a cambio de que Sánchez se comprometa a cambiar de socios en Navarra, a no indultar a los presos del 'procés', a aplicar el 155 en caso de que los independentistas no acaten la sentencia y a no subir impuestos a familias y autónomos, Lastra ha comentado que no le parece que están planteando "nada serio".

Bajo su punto de vista, la iniciativa de Rivera pretende ser "un golpe de efecto" encaminado a situar de nuevo a Ciudadanos en "el foco" tras "cinco meses desaparecidos".

Lastra ha recordado que desde el PSOE pidieron desde el principio, y lo siguen haciendo, a PP y Ciudadanos una abstención técnica para permitir tan sólo que el Gobierno se pueda formar y eche a andar la investidura sin que ésta dependa de la colaboración de las fuerzas independentistas.

La portavoz también ha descargado la responsabilidad de la repetición electoral en Unidas Podemos, al remarcar que la formación de un Gobierno progresista en España sólo está pendiente de su voto afirmativo.

Lastra ha puesto en valor la coincidencia entre el PSOE y Unidas Podemos respecto al tipo de políticas que es necesario implementar en España. "¿Si están de acuerdo en las políticas, por qué van a impedir un gobierno progresista?", se ha preguntado.

¿VOTOS GRATIS DE PODEMOS?

Tanto Sánchez como su cúpula han rechazado en público y en privado someterse a una investidura en la que Podemos diera sus votos gratis sin comprometerse a garantizar después una estabilidad mínima de la legislatura. También desde Podemos, su secretario de Acción Política, Pablo Echenique, ha dicho en público que no actuarían así al considerar que generaría una mayor inestabilidad al país.

Este martes en cambio, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, no ha rechazado esta posibilidad cuando le han preguntado en RNE si el PSOE aceptaría los votos de Podemos 'gratis' en una investidura, sin llegar a un acuerdo de legislatura previo. "Nosotros si nos apoyan, claro que sí, ¿cómo vamos a rechazar un apoyo?", ha señalado.

"Si manifiestan que nos van a apoyar, obviamente aceptaremos ese apoyo. Gratuito no es un término que favorezca la consideración, pero lo que importa es un apoyo afirmativo", ha admitido Ábalos.

Si los socialistas se han resistido a aceptar una investidura con los votos gratis de Podemos, a PP y a Ciudadanos les han demandado una y otra vez una "abstención técnica" que permita a Sánchez superar la investidura sin que las dos formaciones conservadoras se comprometan después a garantizar la estabilidad de ese gobierno y, por tanto, de la legislatura.

Después de la propuesta que lanzó ayer Rivera, proponiendo al PP una abstención conjunta a cambio de que Sánchez se comprometa a abrir conversaciones para cambiar sus socios de gobierno en Navarra por los constitucionalistas de Navarra Suma; a no indultar a los presos del 'procés' y a no subir impuestos a familias y autónomos, Sánchez ha defendido que su Gobierno ya cumple las condiciones que Rivera reclama.

En Navarra, arguyen los socialistas, ya hay un gobierno que defiende la Constitución; en Cataluña, el PSOE ha demostrado que está determinado a actuar si los independentistas vuelven a quebrar la Constitución y el Estatuto y, en materia económica, los socialistas no tienen intención alguna de subir la carga fiscal a las clases medias y trabajadoras.

Más información en vídeos 
Comentarios