Sánchez e Iglesias usan el arranque del curso para echarse la culpa de una repetición electoral

El Rey recibirá este jueves a la presidenta del Congreso en el Palacio de la Zarzuela, paso previo a que el Rey convoque una nueva ronda de consultas con los líderes políticos

Sánchez e Iglesias usan el arranque del curso para echarse la culpa de una repetición electoral
photo_camera Sánchez e Iglesias usan el arranque del curso para echarse la culpa de una repetición electoral

El estreno del nuevo curso parlamentario se ha convertido este miércoles en el Congreso en un cruce de reproches mutuos entre el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, tras el fracaso de las negociaciones para formar gobierno.

Los dos líderes han intentado cargar sobre el otro la responsabilidad de impedir el acuerdo y abocar al país a la repetición de las elecciones generales el próximo 10 de noviembre, un escenario que el resto de la oposición ve cada más cerca al constatar que Sánchez e Iglesias no mueven un ápice sus líneas rojas: el PSOE no acepta ya un Gobierno de coalición, al que no renuncian los morados.

"Es preferible siempre un Gobierno de coalición antes que la repetición electoral", le ha espetado Iglesias a Sánchez en la primera comparecencia del líder socialista en este arranque del nuevo curso parlamentario.

El secretario general de los morados sospecha que el PSOE no quiso nunca iniciar una negociación serie para compartir el Ejecutivo. "Un gobierno de coalición no se negocia en tres días", ha subrayado Iglesias, convencido de que a Sánchez le "descolocó" que él renunciara a sentarse en el Consejo de Ministros y eso le llevó a simular que accedía a explorar la fórmula de la coalición.

Sánchez en cambio ha incidido en las negativas reiteradas que ha recibido de Podemos a las distintas fórmulas de colaboración que les propuso. No quisieron apoyar desde la oposición un Gobierno en solitario del PSOE, ni proponer ministros independientes, ni incorporar a miembros de Podemos en puestos de responsabilidad de la Administración del Estado ni finalmente les pareció suficiente la oferta de coalición de Sánchez, que incluía una vicepresidencia social para la 'número dos' de los morados, Irene Montero.

El líder del PSOE ha advertido de que con su rechazo, Podemos menospreció Ministerios como el de Sanidad, Igualdad, Cooperación y Migraciones, Ciencia o Agricultura, legitimando sin querer los argumentos conservadores que defienden un adelgazamiento del Estado.

Llegados a este punto, Sánchez ha instado a Podemos a que reflexione con respecto a su posición, porque de lo contrario será el culpable de "llevar al país de nuevo a elecciones" impidiendo de nuevo que España esté dirigida por un Gobierno del PSOE, como ocurrió ya en 2016.

Sánchez no ha explicado en profundidad qué le impide volver a negociar con Podemos un gobierno de coalición, más allá de indicar que esta fórmula se demostró inviable tras el desprecio inicial de los morados, que demostraron pretender "dos gobiernos en uno", en lugar de comprometerse con un gabinete coherente y cohesionado, elementos imprescindibles para dar estabilidad a la legislatura.

El intento de Sánchez por trasladar la culpa a Podemos ha contado con el respaldo de la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, que ha asegurado que su partido tiene garantizados los votos a favor y las abstenciones necesarias para sacar adelante una investidura, a falta sólo de que Podemos se sume.

Pero Iglesias ha contraatacado. "Estamos en septiembre, teniendo en cuenta que las elecciones fueron en abril, es llamativo que solo haya conseguido un apoyo, el del Partido Regionalista Cántabro", ha indicado haciendo referencia a la investidura fallida de julio y descargando en Sánchez la responsabilidad de no conseguir los apoyos que precisaba.

En un intento de demostrar que no renuncia a buscar el acuerdo, Iglesias ha llegado a pedir a Sánchez una negociación bilateral entre ellos, pero Sánchez le ha replicado que si tiene algo nuevo que proponer, más allá de la coalición, proponga una nueva reunión de los equipos negociadores.

Las intervenciones del resto de líderes de la oposición también han sido un indicativo de que las formaciones políticas asumen ya como un escenario difícilmente evitable la repetición electoral.

CASADO: LA CAMPAÑA OCULTA YA COMENZÓ

El líder del PP, Pablo Casado, lo ve "claro": Sánchez inició "hace meses" su "pretendida, deseada pero oculta campaña electoral". También el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dudado de que el líder socialista quiera evitar volver a las urnas el 10 de noviembre y ha dejado claro que de repetirse los comicios la responsabilidad máxima será suya por no ponerse de acuerdo "ni con sus socios" de Podemos.

El PNV ha evitado participar de este cruce de reproces en el Pleno del Congreso, pero su presidente, Andoni Ortuzar, ha hablado con claridad desde Barcelona, repartiendo culpas a partes iguales entre el PSOE y Unidas Podemos.

En declaraciones a la prensa mientras participaba en los actos de la Diada, Ortuzar ha criticado que "los cuarteles generales del PSOE y Podemos estén preparando elecciones" en lugar de "papeles para acordar". Minutos antes, en una radio, ha señalado que quizás Sánchez, viendo a Podemos "tan rígido en su posición de Gobierno de coalición" y temiendo una "legislatura muy corta" prefiera "ir a elecciones ahora porque pensará que es mejor para él".

El representante de Bildu, Jon Iñarritu, ha cargado la culpa a Sánchez, recriminándole que ponga en ejemplo la negociación europea para el reparto del poder institucional en Europa, donde el acuerdo fue posible tras horas y horas de negociación, y no se encierre también horas y horas con Iglesias en busca de un acuerdo.

Compromís, en cambio, a través de su portavoz, Joan Baldoví, ha preferido instar a los líderes del PSOE y a Unidas Podemos a que se pongan "al timón" de la negociación para tratar de desbloquear la situación política.

EL REY RECIBIRÁ ESTE JUEVES A BATET

Por otra parte, el Rey Felipe VI recibirá este jueves en el Palacio de la Zarzuela a la presida del Congreso, Meritxell Batet, según ha anunciado la Casa del Rey.

La reunión con la presidenta de la Cámara es el paso previo a que el Rey convoque una nueva ronda de consultas con los líderes políticos, en vísperas de que, el día 23, termine el plazo marcado por la Constitución para que, o bien se invista un presidente del Gobierno o bien se disuelvan las Cortes y se convoquen elecciones generales.

El artículo 99 de la Constitución establece que, si se produce una votación de investidura fallida, se abre un plazo de dos meses a partir de la primera votación, al término del cual, si ningún candidato ha obtenido la confianza del Congreso, el Rey "disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones" con el refrendo de la presidenta del Congreso.

El mismo artículo prevé que, dentro de ese plazo, se tramiten "sucesivas propuestas" de candidatos a la investidura. El pasado 26 de julio, un día después de que Sánchez no lograse, por segunda vez en 48 horas, la confianza del Congreso, la Casa del Rey emitió un comunicado en el que explicaba que el jefe de Estado no convocaría, de momento, una nueva ronda de consultas, para dar tiempo a los partidos a llevar a cabo "las actuaciones que consideren convenientes" con vistas a la elección de un candidato a la investidura.

Ese comunicado también aclaraba que, en todo caso, el Rey convocaría nuevas consultas con los partidos antes de que finalizase el plazo de dos meses con el fin de constatar si hay "un candidato a la Presidencia del Gobierno que cuente con los apoyos necesarios" en el Congreso o, en ausencia de propuesta de candidato, disolver las Cortes y convocar elecciones.

LOS PARTIDOS, LA SEMANA QUE VIENE

En el seno del Congreso y del PSOE se prevén como fechas más probables de esa ronda de consultas los días 16 y 17 de septiembre, o bien los días 17 y 18 para que, en caso de un acuerdo que permitiese la investidura de Pedro Sánchez, Batet pudiera convocar el Pleno como muy tarde para el día 20 de septiembre.

De ese modo, la primera votación --en la que Sánchez necesitaría mayoría absoluta-- sería el sábado 21 y la segunda, para ser investido por mayoría simple de la Cámara, el lunes 23, último día del plazo.

Conforme a lo anunciado en julio, el Rey ha actuado de la misma forma que tras la investidura fallida de Sánchez en marzo de 2016. Entonces, el Rey dejó tiempo a los partidos y convocó una nueva ronda de consultas a finales de abril, antes de la fecha tope del 2 de mayo.

En ella constató la falta de consenso para un candidato a la investidura. El 3 de mayo firmaba el decreto de disolución de las Cortes y las elecciones se celebraron el 26 de junio. En esta ocasión, si ningún candidato tiene apoyos para ser investido, las elecciones serán el 10 de noviembre.

Comentarios