miércoles 28/10/20

Sáenz de Santamaría acepta debatir con Casado, que busca el apoyo de los compromisarios

- La exvicepresidenta aboga por una campaña en positivo y afirma que nunca va a "criticar a un compañero" ya que sus rivales son socialistas, independentistas y populistas.

- Casado dice desde Andalucía que "no hemos llegado aquí para hacer lo mismo con los mismos" y que la dirección nacional tendrá que integrar "después del Congreso".

Sáenz de Santamaría acepta debatir con Casado, que busca el apoyo de los compromisarios - EFE
Sáenz de Santamaría acepta debatir con Casado, que busca el apoyo de los compromisarios - EFE

La candidata a la presidencia del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, ha aceptado este domingo la propuesta del otro candidato, Pablo Casado, de celebrar un debate antes del Congreso que elegirá al nuevo presidente del Partido Popular, aunque ha apostado por abrir "un diálogo sincero para el acuerdo" y ha recordado que sus adversarios son "los socialistas con Pedro Sánchez a la cabeza, los independentistas y los populistas de Pablo Iglesias".

En declaraciones a las medios en un acto en Coslada (Madrid), Sáenz de Santamaría ha señalado que "sin ningún problema" acepta un debate con Casado, pero ha añadido que prefería que éste se planteara como "un dialogo abierto para el acuerdo", ya que los debates son para "confrontaciones ideológicas con tus adversarios", y confía en que esta próxima semana se puedan sentar a hablar.

"Entre la división y el acuerdo, yo soy del acuerdo", ha incidido la exvicepresidenta del Gobierno, quien ha insistido en que es partidaria de un debate para construir, para unir, para acordar y para encontrar "todos los puntos de unión, que son muchísimos, más que las diferencias".

Pese a ello, ha apuntado que para ella "no es ningún problema" participar en un debate, ya que tiene "mucha experiencia" en ellos y está "muy acostumbrada" a debatir en el Parlamento. Además, ha recordado que ya ha debatido con quienes van a ser los adversarios del PP en las próximas elecciones generales: Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Preguntada por las críticas de Casado a la gestión de su Gobierno de la crisis en Cataluña, Sáenz de Santamaría ha afirmado que ella se ha planteado toda la campaña "en positivo" y que está segunda fase tiene que ser "de integración y de unidad de partido". Además, ha apostillado que ella nunca va a "criticar a ningún compañero".

"Mis adversarios son los socialistas con Pedro Sánchez a la cabeza, los independentistas y los populistas de Pablo Iglesias", ha incidido la candidata a la presidencia, quien ha destacado que hay que tener "muy presente" lo que el partido ha hecho por España cuando ha gobernado y lo que hace en los municipios y las comunidades autónomas en las que está gobernando ahora.

"PREFIERO ACUERDO QUE CUENTAS"

Por otro lado, ha señalado que a ella "le salen muy bien las cuentas" de cara al próximo Congreso del PP, pero ha insistido en que no cree que sea un tema de cuentas, sino de acuerdo. "Prefiero acuerdo que cuentas", ha agregado.

Asimismo, ha indicado que ha hablado con mucha gente desde que concluyeran las primarias y ha asegurado que en su proyecto tiene cabida "toda que sea leal al proyecto del PP", no a ella, y tenga "ganas de trabajar para ganar las siguientes eleccione autonómicas y municipales y después ganar a Pedro Sánchez".

"A mí no me importa ni me parece lo relevante a quien hayan apoyado en otras candidaturas. El pasado no me parece lo relevante, lo relevante me parece el futuro", ha afirmado Sáenz de Santamaría, quien ha añadido que ella nunca ha entendido ni practicado el "sectarismo de la izquierda".

"Todo el mundo que quiera trabajar tiene su hueco y mi respeto. Hay gente excelente en todas las candidaturas, compañeros de partido con los que hemos trabajado mucho en el Gobierno y en el partido, porque este es un equipo muy grande y yo cuento con todos lo que quieran contar conmigo", ha remarcado.

CASADO BUSCA EL APOYO DE LOS COMPROMISARIOS

Por su parte, el candidato a la presidencia del PP, Pablo Casado, ha vuelto a defender este domingo que su proyecto es "integrador", incidiendo en que en él "cabe todo el mundo", y ha asegurado que inicia esta segunda fase hasta llegar al congreso nacional del 20 y 21 de julio buscando el apoyo de los compromisarios. "No hemos llegado aquí para hacer lo mismo con los mismos", ha sostenido.

Así se ha pronunciado, en declaraciones a los periodistas, en el municipio malagueño de Fuengirola, en el que ha proseguido su campaña y donde ha asegurado que ha hablado con "todos" los candidatos que no lograron pasar a la segunda vuelta. "Los cinco estamos bastante en la línea de un proyecto de partido que defienda principios y valores sin complejos y quiera llegar al Gobierno de España para cambiar las cosas", ha remarcado.

"No hemos llegado aquí para hacer lo mismo con los mismos, sino para contar con todo el mundo, pero también con más gente", ha sostenido, al tiempo que ha considerado que "esto no es un baile de sillas" donde a los compromisarios se les diga "recuerda quién te ha puesto". "Que sepan que en este proyecto contaremos con ellos y también con más gente", ha defendido.

El candidato a la presidencia del PP ha estado acompañado por militantes de la provincia de Málaga y alcaldes de otras localidades andaluzas como Vejer de la Frontera (Cádiz) o Coín (Málaga), la exalcaldesa de Fuengirola Esperanza Oña, el senador malagueño Joaquín Ramírez, entre otros. Ante ellos, y con gritos de 'Pablo presidente', el 'popular' ha insistido en que su proyecto es "ambicioso", y el partido que quiere "ganador e integrador".

"No podemos ser el socialismo de derechas, sino el PP, el que transforma la sociedad, creamos empleo, y con el empleo pagamos el estado de bienestar, y con el estado del bienestar, cohesionamos la sociedad", ha manifestado.

INTEGRAR DESPUÉS DEL CONGRESO

Cuestionado por la neutralidad del PP andaluz en estas primarias, ha indicado que es "evidente" que no ha existido, pero ha insistido en que ahora se abre "otra etapa" en la que quiere contactar "con todos los compromisarios y ganar su confianza". "Los compromisarios tienen derecho a decidir en el congreso, el PP tiene que respetar las normas que nos dimos, y la dirección nacional tendrá que integrar después del congreso y tener la mayor representación posible del partido, incluidas las candidaturas que no han pasado el corte", ha enfatizado.

Para su proyecto político, ha apuntado, "Andalucía es fundamental" y ha recordado que en esta comunidad autónoma tiene el apoyo de "muchos". "Esto no es un proyecto mío", ha aclarado, añadiendo que se quiere a gente "con talento para ganar elecciones, a gente con experiencia de haber gobernado, y a aquellos jóvenes y no tan jóvenes que piden paso".

"Quiero contar con muchos andaluces en mi dirección nacional, y quiero que mi dirección nacional se vuelque en esta tierra para mantener gobiernos como éste de Fuengirola o de Málaga, o para recuperar los que tuvimos antes de 2015, y por supuesto para alcanzar aquellas ciudades y la Junta, donde nunca hemos gobernado", ha afirmado Casado, quien ha indicado que las elecciones internas han arrojado un resultado que "no es tan uniforme".

El 'popular' ha añadido que "no es bueno" que se esté hablando de "quién es el perfil ideal para enfrentarse a Pedro Sánchez", porque cada uno tendrá sus "fortalezas y sus debilidades". El PP, ha agregado, tiene que ser un partido para ganar al PSOE y no estar configurado "sólo con un candidato, como Ciudadanos", sino con sus concejales, diputados, parlamentarios, diputados provinciales, alcaldes, etcétera: "Todos hacemos que este partido gane elecciones".

El candidato 'popular' ha considerado que tiene "muchas posibilidades" de hacerse con el liderazgo del partido a nivel nacional: "Intentaremos convencer a todo el mundo que este proyecto es integrador", reiterando que el modelo escogido tenía dos urnas, una con el voto a los candidatos y otra para los compromisarios, haciendo un símil con el fútbol o la fórmula uno.

"En esta candidatura todos tienen su sitio, es un PP en el que quepa todo el mundo. No voy a partir de ninguna cuestión preexistente ni de ningún problema, se puede contar con todo el mundo, no se debe excluir a nadie, sino contar con quienes ganan elecciones. Tenemos nuestras diferencias, pero quiero ir directamente a lo que necesitamos", ha concluido.

Más información en vídeos 
Comentarios