miércoles 18/5/22

Sánchez muscula al PSOE desde el Gobierno para frenar a Casado

En el PSOE interpretan que la salida de figuras clave como Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo adelanta una transformación intensa de la cúpula del partido, que incluirá la marcha de Ábalos como secretario de Organización
Pedro Sánchez muscula al PSOE desde el Gobierno para frenar a Casado
Pedro Sánchez muscula al PSOE desde el Gobierno para frenar a Casado

La honda remodelación que Pedro Sánchez ha acometido en el ala socialista de su Gobierno, sustituyendo a su núcleo duro por perfiles renovados y de partido, busca unir al PSOE ante la segunda etapa de la legislatura, que se anticipa dura y que arranca con el líder de la oposición, Pablo Casado, a la cabeza en los sondeos.

En el PSOE interpretan que la salida de figuras clave como Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo adelanta una transformación intensa de la cúpula del partido, que incluirá la marcha de Ábalos como secretario de Organización.

Los cambios acometidos por Sánchez dejan varias lecturas entre los suyos: la profundidad de la renovación demuestra que "no se casa con nadie", apuesta por perfiles "de refresco" para reactivar el partido y mejorar sus expectativas electorales o hace guiños a Ferraz al prescindir de Redondo y apostar por "hombres de partido".

En el PSOE consideran que los movimientos en el Ejecutivo dan pista de las intenciones del presidente en clave de partido de cara al 40 congreso que se celebrará del 15 al 17 de octubre en Valencia.

Fuentes socialistas ven el mensaje de una renovación de calado y se espera que esta semana Ábalos despeje la incógnita sobre su adiós; podría ser inmediato o optar en cambio por esperar a ser relevado en el congreso.

Un miembro de la dirección del PSOE aventura además que en Valencia van a pasar a un segundo plano destacados dirigentes "sanchistas" y afirma a Efe que "Pedro ha demostrado que no se casa con nadie".

Otras fuentes apuntan a que el objetivo de Sánchez es acabar con disputas internas: "Unir al partido como una piña ante una segunda parte de la legislatura en la que la oposición va a seguir siendo muy dura".

En esa meta enmarcan nombramientos como los de Óscar López al frente del Gabinete de la Presidencia y los de las ministras Isabel Rodríguez y Pilar Alegría, con especial relevancia ante el proceso de congresos de cada federación que habrá hasta fin de año una vez que se celebre el cónclave de Valencia.

En esos perfiles "de refresco" también despiertan atención los relevos recientes en delegaciones del Gobierno como las de Madrid (Mercedes González), Galicia (José Miñones) y Andalucía (Pedro Fernández).

Y son los nombres de Óscar López, y de Félix Bolaños, ascendido a ministro de Presidencia, los que se citan al hablar de "hombres de partido" con los que Sánchez hace gestos para mejorar sus relaciones con Ferraz, que nunca han sido las deseadas.

De fondo, sobresale la necesidad de reactivar al PSOE, que tras las elecciones de la Comunidad de Madrid, donde fue adelantado por Más Madrid, y después de aprobar los indultos ha retrocedido en las encuestas, que, a excepción de la del CIS, sientan a Pablo Casado en La Moncloa.

Y así se lo ha recordado el líder de la oposición a Sánchez desde Ermua, donde ha clausurado la Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco, con la que Nuevas Generaciones homenajea al edil asesinado por ETA hace 24 años.

"Cuando cambias a 7 ministros, a tu núcleo duro, a quienes te hicieron presidente, eso lo hace quien sabe que va muy mal", ha afirmado Casado, que ha calificado la remodelación gubernamental de "carnicería en el PSOE".

Casado, que ve "muy verde" al nuevo Consejo de Ministros, ha reprochado además que, al no tocar a los ministros de Unidas Podemos, Sánchez mantenga "a toda la radicalidad" y ha argumentado que quienes mandan en el Gobierno "siguen fuera". "Hemos cambiado las marionetas pero mantenemos al que las mueve, que es Rufián, es Torra, que es Aragonés y que es Bildu", ha denunciado.

También Cs piensa que a Sánchez "no le va a salir bien" la remodelación del Gobierno porque "no nos va a engañar" y "a nadie se nos van a olvidar los indultos", según ha afirmado el vicecretario general de Cs, Edmundo Bal.

"Lo importante no es el quién, sino el qué", ha señalado por su parte el presidente de la Generalitar, Pere Aragonès, en alusión a "resolución del conflicto político con Cataluña, de inversiones, de relaciones habituales entre los dos gobiernos y de lucha contra la covid".

La Generalitat espera que la comisión bilateral de julio "pueda avanzar" y que el Gobierno lleve una propuesta para la resolución del conflicto político a la mesa de diálogo que se reunirá en septiembre.

El líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, ha garantizado este domingo que, pese a que Miquel Iceta pase de ministro de Política Territorial a titular de Cultura, "personas del PSC estarán presentes y tendrán mucho que decir en el proceso de diálogo".

Entretanto, este domingo ha dejado la imagen de tres de las nuevas ministras dejando el bastón de mando de sus alcaldías, antes de prometer o jurar mañana sus cargos ante el rey.

En su adiós en el consistorio de Gavà (Barcelona), la nueva ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), Raquel Sánchez se ha comprometido a "dejarse la piel" en su nuevo cargo y la misma expresión ha usado la futura reponsable de Ciencia e Innogación, Diana Morant, en Gandía.

E Isabel Rodríguez, nueva ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, ha asegurado en Puerto LLanos que no perderá "la perspectiva de la calle".

Los ministros del actual equipo se han mantenido este domingo en un segundo plano, a excepción de la de Hacienda, María Jesús Montero, que ha acudido a Algeciras (Cádiz) para mostrar sus condolencias por el agente de aduanas fallecido en servicio, y por respeto a la familia, su equipo ha pedido evitar preguntas sobre la crisis del Gobierno.

Sánchez muscula al PSOE desde el Gobierno para frenar a Casado
Comentarios