miércoles 3/3/21

Singapur, Nueva York, Tokio... la agenda internacional de Pedro Sánchez en 2021

Aún así y a la espera de la evolución de los acontecimientos, es decir, de que la lucha contra la covid-19 permita paulatinamente más citas presenciales de los líderes de los diversos países, hay una serie de fechas y lugares ya marcados en la agenda de Sánchez
Singapur, Nueva York, Tokio... la agenda internacional de Pedro Sánchez en 2021
Singapur, Nueva York, Tokio... la agenda internacional de Pedro Sánchez en 2021

La agenda internacional de cualquier jefe de Estado o de Gobierno se ha visto condicionada en el último año a causa de la pandemia de coronavirus, y así se antoja que seguirá siendo durante, al menos, gran parte de 2021.

Por ello, en Moncloa se considera imposible tener cerrados en sus albores los compromisos internacionales del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en los próximos doce meses.

Aún así y a la espera de la evolución de los acontecimientos, es decir, de que la lucha contra la covid-19 permita paulatinamente más citas presenciales de los líderes de los diversos países, hay una serie de fechas y lugares ya marcados en la agenda de Sánchez.

Singapur, Nueva York, Tokio, Bruselas, Glasgow o Rabat son algunas de las ciudades a las que, pandemia mediante, prevé desplazarse con motivo de diversos eventos.

En el horizonte más cercano de ese listado se encuentra la capital de Marruecos, ya que la cumbre bilateral que iba tener lugar el pasado 17 de diciembre se pospuso a febrero debido, oficialmente, al momento epidemiológico que se vivía.

Asegura el Gobierno que no hay temor a que la situación provocada por las declaraciones del primer ministro marroquí, Saadedin Otmani, sobre la soberanía de Ceuta y Melilla y la posterior petición de aclaraciones por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores español, haga peligrar la cumbre.

El principal escollo para que se confirme su celebración en febrero sigue siendo, según han asegurado a Efe fuentes del Ejecutivo, la evolución del coronavirus.

Al mes siguiente se abrirá la serie de viajes de Sánchez a Bruselas para participar en las cuatro reuniones ordinarias del Consejo Europeo a lo largo del año: 25 y 26 de marzo, 24 y 25 de junio, 14 y 15 de octubre, y 16 y 17 de diciembre.

Hay además otra cita ya fijada de los líderes europeos fuera de la capital belga, ya que el 8 de mayo Portugal prevé reunirlos en Oporto con motivo de su presidencia semestral de la UE.

Bruselas puede ser también la ciudad en la que Sánchez coincida por vez primera con Joe Biden como presidente de Estados Unidos debido a que la OTAN, que tiene allí su sede, pretende celebrar a primeros de año una cumbre de todos sus socios.

No hay fecha concreta para ese encuentro, pero el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, ya cursó la invitación a Biden siguiendo la práctica habitual de esta organización de convocar un encuentro de líderes cada vez que llega un nuevo inquilino a la Casa Blanca.

Biden también puede ser anfitrión de otra reunión a la que asistiría Sánchez. Hace dos semanas prometió que convocaría en Estados Unidos una cumbre extraordinaria sobre cambio climático dentro de los primeros cien días de su presidencia, mandato que comenzará el próximo 20 de enero.

El curso de la pandemia puede condicionar igualmente tanto el momento de celebración de esas cumbres como el hecho de que tengan carácter presencial.

Sí se espera que la situación haya mejorado de forma muy notable para noviembre próximo, cuando Sánchez espera acudir a la ciudad escocesa de Glasgow con motivo de la cumbre anual sobre cambio climático que se desarrollará entre el 1 y el 12 de ese mes.

El 21 y 22 de abril está convocada en Andorra la cumbre iberoamericana que debía haberse celebrado en 2020 pero que la covid-19 obligó a posponer.

Sin embargo, no hay certeza de que, a menos de cuatro meses vista, la pandemia permita respetar las nuevas fechas para el encuentro que reuniría al rey y a Sánchez con el resto de líderes iberoamericanos.

Para un mes después, del 13 al 16 de mayo, está convocado el Foro Económico Mundial de Davos, que contará con la particularidad de que, también a causa del coronavirus, en vez de en esta ciudad suiza se desarrollará en Singapur.

Pero entre el 25 y el 29 de enero, fechas habituales de los encuentros de Davos, el Foro sí organizará diálogos virtuales en los que también se espera la participación a distancia de personalidades de todo el mundo.

Del 23 de julio al 8 de agosto se desarrollará uno de los eventos que podría ser simbólico en la paulatina vuelta a la normalidad: los Juegos Olímpicos de Tokio que tuvieron que aplazarse en 2020.

Ese simbolismo favorecería la presencia en ellos de numerosos líderes mundiales entre los que podrían estar tanto Sánchez como Felipe VI.

Y Nueva York volvería a recibir a decenas de jefes de Estado y de Gobierno en septiembre con motivo de la apertura, el día 21, del debate de la 76 Asamblea General de la ONU. Sánchez prevé estar allí.

A estos eventos podrá ir sumando viajes puntuales y las habituales cumbres bilaterales con países vecinos como Portugal.

Todo a expensas de un virus que ha modificado cualquier tipo de hábitos. Los de las relaciones internacionales, no se han librado.

Comentarios