Lunes 24.09.2018

El plazo para presentar enmiendas a la Ley de caza concluye el 29 de enero

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, en una imagen de archivo en una intervención en las Cortes regionales
El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, en una imagen de archivo en una intervención en las Cortes regionales

Las Cortes regionales han abierto este miércoles el plazo para la presentación de enmiendas al proyecto de ley por el que se modifica la Ley de Caza de Castilla-La Mancha y otras normas en materia medioambiental y fiscal, que concluye el 29 de enero.

Según ha publicado el Boletín Oficial de las Cortes, consultado por Efe, el objetivo de la norma es modificar la ley de Caza regional, la ley de tasas y precios públicos y otras medidas tributarias, la ley de conservación de la naturaleza y la de pesca fluvial.

El Consejo de Gobierno aprobó el pasado 19 de diciembre remitir a las Cortes la nueva Ley de Caza, que da prioridad a la caza social frente a un modelo intensivo en la comunidad autónoma en la que tiene mayor peso la actividad cinegética, que factura 600 millones de euros.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, defendió que la modificación "mejora" la norma actual y detalló que la principal diferencia es que prioriza la caza social (cotos sociales y zonas colectivas de caza) frente a un modelo intensivo.

Asimismo, se establece una excepción de tasas de licencia de caza y pesca para los jubilados mayores 65 años residentes en la región y se reducen las tasas que tienen que pagar los cotos miembros de la Federación Regional de Caza.

Además, se eliminan prácticas "que nada tienen que ver con el modelo de caza sostenible", como el lanceo del jabalí, y como novedad prioriza el uso de caminos y senderos, o sea "el disfrute del monte", por ejemplo para recoger setas, frente a la caza.

También disminuye trabas burocráticas y establece que en los cotos intensivos de caza menor que se quieran desarrollar en zonas "sensibles" desde el punto de vista medioambiental, precisarán una evaluación ambiental que antes no era obligatoria.

El texto recupera la responsabilidad de los titulares cinegéticos en el uso ilegal de venenos en el medio natural, un aspecto que excluyó la ley vigente.

En Castilla-La Mancha hay 6.000 cotos, que ocupan el 95 por ciento del territorio, y 100.000 licencias de caza.

Más información en vídeos 
Comentarios