lunes 09.12.2019

PP rechaza la iniciativa de Rivera (Cs) para una doble abstención a la investidura de Sánchez

Los populares aseguran estar "de acuerdo" con las condiciones expresadas por Cs, pero no se suman a la propuesta. Los naranjas emplazan a Sánchez a "reflexionar"
PP rechaza la iniciativa de Rivera (Cs) para una doble abstención a la investidura de Sánchez - EFE
PP rechaza la iniciativa de Rivera (Cs) para una doble abstención a la investidura de Sánchez - EFE

El líder de Cs, Albert Rivera, ha ofrecido al PP una abstención conjunta para que Pedro Sánchez sea reelegido a cambio de tres condiciones en materia institucional, territorial y económica, a las que el presiente de los populares, Pablo Casado, se ha sumado sin concretar si apoyará la propuesta de la formación naranja.

Las tres condiciones que Rivera pide a Sánchez que firme por escrito son comprometerse a no indultar a los líderes del ‘procés’ y "planificar la eventualidad" de aplicar el artículo 155 en Cataluña, que haya un gobierno constitucionalista en Navarra sin dependencia de los nacionalistas y Bildu y que no suba los impuestos a las familias y los autónomos.

El giro de 180 grados del dirigente de Cs, que desde las elecciones del 28 de abril se ha mantenido firme en su negativa a facilitar la investidura de Sánchez, tiene lugar en víspera de que Felipe VI concluya la ronda de consultas con los partidos y decida si propone candidato al líder del PSOE o se convocan elecciones.

Rivera ha expuesto su oferta a Casado en una reunión de dos horas mantenida en el Congreso, tras la que el presidente del PP ha eludido concretar si acepta la abstención condicionada.

Según el PP, existe "coincidencia" en las tres reclamaciones que "viene exigiendo desde hace meses" a Sánchez y que "la pelota continúa en el tejado" de éste.

Al emplazamiento de Rivera de "mover ficha", Sánchez ha respondido que "no hay un obstáculo real" para que el PP y Cs se abstengan porque el PSOE ya cumple esos requisitos.

Sobre Navarra, el presidente del Gobierno en funciones ha asegurado que los socialistas no han pactado con Bildu y que la Constitución y la foralidad están garantizadas.

En cuanto a Cataluña, el líder socialista ha dejado claro que en el caso de que las fuerzas independentistas volvieran a quebrar el estatuto, el Ejecutivo actuaría con "contundencia" aplicando el 155.

De la exigencia de no subir los impuestos ni añadir cargas a los autónomos, Sánchez ha asegurado que su intención es aliviar la carga fiscal y no aumentar la presión sobre las clases trabajadoras.

En un comunicado, el PSOE ha reforzado el mensaje de su líder al asegurar que las tres demandas "ya forman parte de la posición política que siempre ha defendido" en Navarra, Cataluña y en cualquier otro territorio y está igualmente comprometido en mitigar "la carga fiscal de las clases medias y trabajadoras y de los autónomos".

En la primera tanda de consultas del rey en el Palacio de la Zarzuela celebrada hoy, han participado los partidos minoritarios PRC, Compromís, UPN, CC, PNV y las confluencias de Unidas Podemos -IU, Equo y Galicia en Común-, que han trasladado al rey su pesimismo en de que pueda haber un acuerdo de investidura.

También han constatado la imposibilidad de que Felipe VI medie para que haya una coalición de PSOE y Unidas Podemos (UP), como ha pedido Iglesias.

"El rey no va a tomar una decisión que tenga un matiz político. No va a mediar políticamente entre partidos, no es su posición. Su carácter institucional le impide influir en la política. Se tiene que limitar a escuchar", ha afirmado el diputado cántabro del PRC, José María Mazón, el único que ha dado por seguro que apoyaría una investidura de Sánchez si la hubiese.

El diputado de Compromís, Joan Baldoví, y la de CC Ana Oramas han coincidido en señalar que el papel de Felipe VI es "escuchar" a los partidos, "no ofrecer soluciones".

Los representantes de UP-IU, Galicia en Común y Equo- han pasado por alto la oferta de Iglesias de que el rey interceda a favor de la coalición de izquierdas.

La diputada gallega Yolanda Díaz se ha limitado a explicar que "no es una mediación política", sino que la función del rey no sea "una labor meramente burocrática".

Díaz ha asegurado que la confluencia gallega se abstendrá en caso de una hipotética investidura de Sánchez si no negocia con UP.

En cambio, el líder de IU, Alberto Garzón, ha precisado que no tiene fijada su postura si hay investidura porque "no está claro que la vaya a haber".

Tampoco ha concretado una posición el diputado de Equo, Juan Antonio López de Uralde, quien ha explicado al rey que su formación sigue con "la mano tendida" al PSOE para alcanzar un pacto "en el último segundo".

"Pero hay que dialogar y las horas van pasando", ha dicho el dirigente ecologista, quien ha asegurado que "no ha hecho ninguna petición de mediación" a Felipe VI.

El más tajante en el rechazo a la investidura de Sánchez ha sido el presidente de UPN, Javier Esparza, quien ha censurado al líder del PSOE por "volver a optar por EH Bildu".

El único que no se ha pronunciado tras ver al rey ha sido el PNV.

Más información en vídeos 
Comentarios