domingo 20.10.2019

El PP se está preparando y concentrará en el desgaste su guerra con Ciudadanos

Mariano Rajoy (PP) y Albert Rivera (C´s) en una imagen de archivo - EFE
Mariano Rajoy (PP) y Albert Rivera (C´s) en una imagen de archivo - EFE

El Partido Popular se está preparando para afrontar su contienda particular con Ciudadanos, y confía en ganarla centrándose en el desgaste al contrario, algo en lo que, aunque solo sea por experiencia y 'callo', se ve superior.

El PP reconoce que está viviendo uno de sus momentos más complicados de los últimos años, una "tormenta perfecta", como la definen fuentes de la dirección nacional, tras los malos resultados en Cataluña y por los casos de corrupción que siguen ocupando portadas.

Asume además que el partido de Albert Rivera ya no es, ni quiere ser, su socio preferente, y no sólo piensa seguir alejándose a medida que se acerque 2019 -año electoral- sino que dedicará buena parte de su estrategia al ataque directo a Rajoy.

Pero los populares están convencidos de que si son capaces de superar este bache llegarán a las convocatorias con las urnas con una posición mucho mejor que la que le auguran en este momento las encuestas.

¿Cómo pretenden conseguirlo?

Pues en lo que a la corrupción se refiere, las fuentes consultadas tienen claro que la estrategia a seguir es la de siempre, la preferida por Rajoy: no hacer nada, resistir el temporal y esperar a que escampe.

En cuanto a Ciudadanos, el PP piensa poner toda la carne en el asador y buscará desgastar a partido naranja desde todos los frentes posibles. Y son muchos.

Por una parte, habrá un reproche continuo al hecho de que Cs no esté dispuesto ahora a apoyar los presupuestos de este año -aunque el Gobierno, por otro lado, admita que puede seguir trabajando con las cuentas prorrogadas-, y también se criticará al partido naranja por no estar dispuesto a llegar a otros acuerdos legislativos.

Y el PP se afanará también por mostrar los cambios de posición de Ciudadanos y por obligarle a retratarse una y otra vez con distintas iniciativas.

Pero además, los 'populares' retoman una estrategia que utilizó, y mucho, en las campañas de diciembre de 2015 y junio de 2016. La de presentarse como el partido de Gobierno, con hoja de servicio y experiencia probada, frente a un Ciudadanos oportunista que sólo se guía por las encuestas y el mensaje fácil para lograr el voto.

Ya lo dejó claro ayer Mariano Rajoy en su visita a Elche. Con su estilo implícito -sin nombrar directamente a Cs- contrapuso el PP a los "aficionados" y arremetió contra quienes solo actúan en beneficio de sus propias "ensoñaciones".

Rajoy, que restó importancia a las tensiones hace diez días y que no quiso hablar de Ciudadanos en la reunión con los barones del partido del pasado lunes, se mostró muy distinto en su discurso de ayer, visiblemente molesto con el camino que ha elegido Rivera.

Y es que la semana que acaba ha llegado a ser cansina en este tira y afloja entre los dos partidos, mientras se llevaban el reproche de las demás formaciones políticas, que les siguen acusando de estar bloqueando el Parlamento.

Pero el PP está dispuesto a hacer de este inconveniente una clara ventaja, porque lejos de calmarse, las hostilidades, con toda probabilidad, se van a intensificar.

Ni un minuto quieren perder, y ya están mandado a Mariano Rajoy a hacer campaña. Van a ser muy pocos los fines de semana del año en los que el presidente no esté de mitin, convención o visita organizada por el partido.

Además de las convenciones sectoriales y la nacional ya anunciadas, el PP prepara un "tour" rural del presidente, en este caso para desmontar la reforma electoral que quieren promover Ciudadanos y Podemos, con el mensaje de que quieren acabar con la representación de la España interior

La maquinaria ya está en marcha, y el PP aprovechará su fuerza territorial para preparar todo tipo de actos y paseos del presidente.

Pero, ¿sólo de Rajoy? Posiblemente no. Porque según fuentes de la dirección nacional es probable que el partido anuncie sus principales candidatos municipales antes de lo previsto, y se adelante así al resto.

El líder del PP dijo hace poco que esperaba que los candidatos a alcaldes en las principales ciudades se darían a conocer antes del verano. Y en Génova incluso creen que puede ser antes de lo previsto.

Un buen momento sería la convención nacional de Sevilla -que se celebra del 6 al 8 de abril-, aunque no hay nada decidido aún, señalan los 'populares'.

Sí se espera, en cualquier caso, conocer los candidatos andaluces antes. Y la convención sectorial prevista en Málaga para mediados de marzo podría ser el escenario elegido.

En definitiva, el PP parece estar reaccionando al "shock" inicial que le produjo el éxito de Ciudadanos, y está diseñando una carrera de fondo para la que no cree que los de Rivera estén entrenados.

Más información en vídeos 
Comentarios