viernes 25/9/20

PP afea el desdén a España de PSOE, al que C's pide un sí a Rajoy con la nariz tapada

Imagen de la primera reunión de los equipos negociadores del PP y Ciudadanos mantenida el pasado viernes
Imagen de la primera reunión de los equipos negociadores del PP y Ciudadanos mantenida el pasado viernes

En la víspera de que Ciudadanos y PP profundicen en la negociaciones, que retoman tras el fin de semana y que se prevén arduas, ambos partidos reclaman al PSOE que rectifique su negativa a facilitar la investidura de Mariano Rajoy, aunque sea, como pide la formación naranja, con un sí con "la nariz tapada".

Mientras el PP prosigue su ofensiva contra el líder del PSOE, Pedro Sánchez, al apelar a su responsabilidad para evitar unas terceras elecciones y considerar que su no sería, en palabras del presidente del PP vasco y candidato a lehendakari, Alfonso Alonso, "una falta de respeto a España", Ciudadanos le pide que permita que Mariano Rajoy pase la investidura, aunque sea de puntillas.

Y de puntillas, para el portavoz parlamentario de Ciudadanos y miembro del Comité Ejecutivo, Carlos Carrizosa, significa hacer "un sacrificio" -aunque a Sánchez no le guste, dice- en un "gesto de responsabilidad democrática", simplemente para desbloquear la situación política y evitar así unas terceras elecciones.

El miedo en ambos partidos parece que cobra fuerza a medida que avanzan las negociaciones, ya que, pese a que estas fructifiquen, podrían caer en vano si la investidura de Rajoy resulta fallida.

Por ello, Ciudadanos insiste en lanzar el mensaje que ha expresado Carrizosa, quien ha aludido a que a Ciudadanos tampoco le gusta Rajoy, pero cree que la formación naranja tiene que hacer, al igual que el PSOE, "aquello que beneficia a los intereses generales y a la democracia española".

Y ya antes de iniciarse la segunda ronda de negociaciones, Ciudadanos intenta allanar aún más el terreno con el PP tras la advertencia de ayer de que Rajoy debe asumir "reformas profundas" para evitar que las negociaciones fracasen.

En su ofensiva al PSOE, Rajoy se ha mostrado más conciliador que Alonso en su llamamiento y se ha vuelto a dirigir a Sánchez hoy, nuevamente desde su tradicional paseo vacacional por los municipios de Pontevedra.

Desde allí, y a punto de llamarle esta semana para mantener una reunión, espera que cambie de postura para "no generar más problemas de los que la vida trae" y le insta a que no rechace unos presupuestos que "ni siquiera sabe cuáles van a ser", porque hacerlo, ha opinado, tiene "bastante poco sentido".

En lo que han coincidido frontalmente Ciudadanos y PP es en reiterar a Sánchez la inviabilidad de intentar conformar una mayoría alternativa, cuestión que Rajoy ve como un "disparate" y Carrizosa como una "salida" que "no es posible", ya que habría que contar con los que "quieren romper la convivencia entre los españoles", en alusión a los partidos independentistas.

Otras voces en el PP también se han dirigido al líder de los socialistas, que ayer reiteró su no a Rajoy, porque cree que supone un "sí al cambio", como el caso de la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, que se encuentra en el equipo negociador de los populares.

Desde Pontevedra, en donde ha participado en un acto con Poio con afiliados y simpatizantes, le ha pedido que "vuelva de vacaciones" y que se preste a acordar la conformación de un Ejecutivo y lo ha dicho en un llamamiento a la responsabilidad después de más de 200 días sin gobierno, cifra que supone ya una "anomalía".

Por parte del PSOE, solo se ha pronunciado el concejal en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, quien ha comentado, al ser preguntado sobre si su partido buscará una alternativa de izquierdas, que lo que los socialistas no fueron "capaces de hacer con 90 diputados" no lo van "a poder hacer con 85".

"Nosotros no tenemos una alternativa de izquierdas. No vamos a pactar ni con independentistas, ni con la derecha independentista... No hay una mayoría de izquierdas", ha asegurado Carmona, quien se ha referido a la posibilidad de que se tengan que convocar unas terceras elecciones para el 25 de diciembre.

En este contexto se iniciará mañana la segunda reunión de negociaciones, tras un fin de semana en el que Ciudadanos ha remitido un documento al PP para que lo estudie y con un balón lanzado por ambos partidos al tejado de los socialistas para que Sánchez replantee su postura.

Y también con la clara advertencia previa de Ciudadanos al PP de que Rajoy debe abandonar el inmovilismo y ser flexible porque no habrá "gobierno ni estabilidad sin reformas profundas".

El primer bloque a tratar mañana será el económico, que abarca temas como empleo, presupuestos y techo de gasto, así como un acuerdo sobre estabilidad.

Más información en vídeos 
Comentarios