lunes 29/11/21

Semana laboral de 30 horas y SMI superior a 1.500 euros, metas de Podemos para 2030

- Extender los permisos de maternidad a 12 meses, impuesto a la banca, eliminar vuelos cortos con alternativa de tren son otras propuestas.

- Podemos redobla su republicanismo ante la "gangrena" de la monarquía y busca acabar con el "bipartidismo" en la Justicia.

- Apela a una Constitución del siglo XXI y a ensanchar el espacio del cambio sumando más fuerzas, con vistas a los comicios autonómicos.

Ione Belara y Pablo Iglesias este domingo en un acto de Podemos en Madrid
Ione Belara y Pablo Iglesias el pasado domingo en la clausura de la 'Universidad de otoño' de Podemos

Podemos propone para el horizonte 2030 reducir la jornada laboral a 30 horas semanales con carácter general, alcanzar un salario mínimo interprofesional (SMI) superior a los 1.500 euros, fijar un impuesto a la banca y extender los permisos de maternidad a 12 meses.

También plantea eliminar todos los vuelos a destinos que cuenten con una alternativa ferroviaria inferior a las 3 horas de trayecto, crear una reserva de materias primas esenciales, un paquete de medidas específico para la España vaciada y conseguir que el DNI pueda reflejar un tercer género que acabe con la concepción binaria de hombre y mujer.

Estas son alguna de las propuesta que recoge el documento 'Brújula para ganar una época', al que ha tenido acceso Europa Press, y que la formación morada ha elaborado durante esta semana para recopilar las principales conclusiones de su 'Universidad de otoño', el foro de rearme ideológico que celebró recientemente.

De esta forma, Podemos ahonda en aspectos programáticos ya planteados en esas jornadas, como la meta de constituir empresas públicas en sectores estratégicos (banca, energía, telecomunicaciones o industria farmacéutica) con un mínimo del 15% de penetración en los diferentes mercados.

A ello suma la prohibición de la entrada de fondos de inversión en los servicios públicos, un proceso de supresión de las privatizaciones acometidas en los mismos (reduciendo como mínimo a la mitad las actuales externalizaciones) e imposibilidad de hacer nuevas, incremento de personal (y salario) del sector público y lograr la completa gratuidad e universalidad de la educación de 0 a 3 años.

Sin embargo, la formación define también otros horizontes programáticos y fija el foco en el aumento del SMI más allá de la franja del 60% del sueldo medio del país fijada para esta legislatura.

"Tenemos que ir más allá", destaca este manifiesto para fijar la "senda de crecimiento por encima de la inflación", algo que mejorará "indirectamente" todos los salarios, y alcanzar cotas en el SMI análogas a Francia o Alemania, que son superiores a los 1.500 euros mensuales. Con esta medida, proclama que se terminará con el fenómeno del trabajador "pobre".

La duración de la jornada laboral es otra de las medidas, que debe bajar de las 40 horas semanales actuales a una de 30 horas con carácter general, básico a su juicio para reducir el paro juvenil y aumentar el espacio de la conciliación.

REFORMA FISCAL, IMPUESTO A LA BANCA Y ACABAR CON LA ELUSIÓN FISCAL

En materia económica también persigue una fiscalidad "justa" y para ello demanda un aumento impositivo a las grandes fortunas, con un tipo mínimo que no pueda ser eliminado por determinadas comunidades autónomas, y que las grandes empresas paguen un tipo impositivo efectivo no inferior al de las pymes.

Pero también busca un impuesto a la banca para recuperar antes de 2030 "la totalidad del rescate bancario", la apuesta por crear una lista española propia de paraísos fiscales y medidas que prohíban la evasión y elusión fiscal de empresas y particulares (obligando a tributar en territorios donde tengan alguna relación real con la actividad económica), entre las que figuran impedir "el uso de sociedades pantalla para hacer negocios particulares".

Respecto al transporte, Podemos establece la eliminación de cualquier proceso de privatización y aboga por un cambio "radical" del modelo con una serie de metas. Además de eliminar los vuelos cortos con alternativa ferroviaria, la formación morada busca duplicar el número de viajes en bicicleta y usuarios del transporte público, así como alcanzar los 8 millones de coches eléctricos y el desarrollo de un "nuevo mallado intermodal" que "conecte como se merece a la 'España vaciada' con el resto del país".

SOLUCIONES A LA 'ESPAÑA VACIADA'

Precisamente a las zonas que sufren despoblación el partido dirige un completo paquete de medidas, algunas de efecto transversal como potenciar los cuidados domiciliarios (en lugar del modelo residencial) a los mayores, la instalación de plantas renovables (respetado la voluntad de las poblaciones) abiertas a la participación de los agentes locales y con mecanismos de compensación, como un menor precio de la energía.

También cita la extensión de la banda ancha a todos los municipios del país, una amplia red de servicios públicos (educación, sanidad y dependencia) e incentivos a empresas que instalen su base en estos territorios.

Además, postula una estrategia de reindustrialización, reducir la dependencia energética del exterior al 50% con más renovables y llegar, en el plazo de 10 años, a que todos los organismos públicos alcancen una tasa del 100% de consumo alimentario de proximidad.

En materia social llama a eliminar la denominada 'tasa rosa (la fiscalidad superior que presentan ciertos productos de higiene femenina), la prestación universal por crianza o extender los permisos por maternidad y paternidad a 12 meses.

REGULARIZACIÓN DE PERSONAS SIN PAPELES

También llama a "blindar una nueva generación de derechos feministas" y que las personas e las personas LGTBi consoliden sus libertades de cara a que "puedan desterrar los armarios de manera definitiva". En esta línea, proclama que el "ostracismo" a las personas no binarias debe eliminarse y que la opción de reflejar un tercer género en el DNI "no debería ser un problema" en el horizonte 2030.

Mientras, propone triplicar la inversión pública en la industria cultural, la declaración del Mar Menor como parque regional y regularizar de "forma extraordinaria a la gran bolsa de personas sin papeles que se ha acumulado en los últimos años como consecuencia de unas políticas de extranjería crueles e ineficaces".

LLEGAR AL 50% DE MUJERES EN LA POLICÍA, GUARDIA CIVIL Y EJÉRCITO

Para las Fuerzas Armadas, la formación morada impulsará un incremento salarial en la tropa y marinería superior al doble del SMI y IPC, al entender que es una "vergüenza" que los soldados "se jueguen la vida" con sueldos mileuristas, con garantías de empleo también a los militares mayores de 45 años.

Respecto al conjunto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Podemos se compromete a eliminar el Código Penal Militar en la benemérita y, como elemento clave en su "modernización y democratización, apuesta por elevar el porcentaje de mujeres en la Policía, la Guardia Civil y el Ejército al 50% de los efectivos.

REDOBLA SU REPUBLICANISMO

Además, Podemos fija como objetivo para la próxima década su "irrenunciable" proyecto de república plurinacional que debe plasmarse mediante una Constitución del "siglo XXI" y proclama que la monarquía "es una gangrena que ningún sistema democrático puede soportar".

También establece como meta para este periodo acabar con el bipartidismo "más allá" del Parlamento y el Ejecutivo, aludiendo sobre todo al plano de la Justicia.

Podemos destaca que esa república plurinacional es "irremediable" y que no se puede admitir en pleno siglo XXI que el jefe del Estado "no se elija por sufragio sino por fecundación". Y es que asegura que el "centralismo monárquico" es "uno de los principales focos de los conflictos territoriales", siendo su solución esa nueva república.

Al hilo, el partido señala que la "reivindicación inflamada" que despliega la "derecha y la ultraderecha" sobre la figura del monarca Felipe VI supone una "amenaza evidente" para el futuro de la institución.

ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN DE JUAN CARLOS I

Pero sobre todo alude a los "escándalos de corrupción" protagonizados por el rey emérito Juan Carlos I y que revela también la "pérdida de complejos" por parte de ciertos sectores del Estado, dado que la Justicia "puede ser capaz de exonerar completamente el más grave caso de corrupción institucional" que ha vivido la democracia: "el fraude fiscal masivo de Juan Carlos I".

En esta línea, Podemos acusa al emérito de actuar durante cuatro décadas "como supercomisionista ante dictaduras extranjeras" y de "amasar" una fortuna millonaria para "pagarse un tren de vida de lujos obscenos".

También en otro plano critica que ciertos sectores de la judicatura y los medios de comunicación "han dejado caer las caretas" y ya no hacen "ningún esfuerzo por parecer árbitros", al ponerse "sin complejos" a "hacer política".

EL BIPARTIDISMO SE ATRINCHERA EN EL CGPJ

En ese horizonte hasta 2030, Podemos llama a romper con el "bipartidismo" que permanece "atrincherado" y "fuerte" en lugares de poder menos vinculados con la voluntad popular. El ejemplo "más evidente" es, para la formación morada, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con "mandato" y "legitimidad democrática caducados".

"Pero no es el único ejemplo. Hay muchos otros lugares
de poder deficitariamente democráticos o directamente antidemocráticos que aún siguen bajo el control bipartidista y aislados de la nueva realidad social", lanza en este documento.

Al hilo menciona algunas de las instituciones que se van a renovar tras el acuerdo entre el Gobierno y el PP, como es el Tribunal Constitucional que, con varios magistrados con mandato caducado, se dedica a "tumbar decisiones del Ejecutivo y del Legislativo a instancias de la ultraderecha". También cita como caso análogo el Tribunal de Cuentas, "muy interesado en la política catalana".

Por último, afirma que determinadas zonas "del Estado profundo" se "hacen visibles periódicamente en ciertos sectores de la judicatura, el Ejército o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; o los grandes poderes mediáticos". "Es imposible construir un país mejor en lo social sin democratizar la mayor cantidad posible de lugares de poder", ahonda.

RETO DE SER MÁS FUERTE EN LAS CCAA

También avisa de que desde el plano de la derecha "van a difamar y a sembrar dudas sobre cualquier persona que se ponga al frente del proyecto" y se les "intentará dividir" para que caigan en la "peor trampa de todas: "estar todo el rato hablando de nosotros mismos en vez de hablar de los problemas de la gente y de los retos y oportunidades de país".

De esta forma, el documento subraya que conforman un proyecto político "con voluntad de continuidad en el tiempo" y que la tarea es fortalecerlo "en cada rincón del país". De esta forma, el objetivo es mejorar los resultados en las futuras elecciones autonómicas y municipales, consiguiendo "aumentar el número de diputados y de concejales".

Como se trasladó en el manifiesto de cierre de la 'Universidad de Otoño' de Podemos, la formación aspira a ser la fuerza mayoritaria en el arco progresista y admite que gobernar con el PSOE entraña "limitaciones" a los cambios profundos que, a su juicio, requiere el país.

Y de esta forma reivindica que la "permanencia en el tiempo" del proyecto "no tiene únicamente que ver con la permanencia de su propia organización, sino que va mucho más allá". "Debemos trabajar para ampliar nuestro propio espacio político a nuevos sectores sociales, referentes de la sociedad civil y otras fuerzas que quieran trabajar de la mano en un horizonte de país ilusionante", desgrana el texto para añadir que no habrá cambios profundo sin la movilización social potente.

Las conclusiones del foro, en que se avaló la estrategia de frente amplio con otros actores liderado por la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, apuntan que conseguir el objetivo de ser hegemónico en la izquierda requiere "paciencia, persistencia y mirada larga".

CUIDAR AL BLOQUE PROGRESISTA

También resalta que son conscientes de que deben cuidar la "mayoría progresista y plurinacional" para que se vayan acumulando avances democráticos, un bloque en el que están fuerzas políticas catalanas y vascas, y también el PSOE.

"Es evidente que hay importantes diferencias con nuestros aliados estratégicos -varias de las fuerzas vascas y catalanas son independentistas y nosotros no lo somos; el PSOE es monárquico y nosotros no lo somos-, pero trabajar juntos es un imperativo histórico y el cuidado de esas alianzas una tarea política central", zanja Podemos.

Comentarios