Cospedal cree que las conclusiones de la comisión Kitchen estaban hechas de antes

- La exsecretaria general del PP sobre Casado y Núñez: Tienen que seguir su camino y tomar decisiones.

- Cospedal hace balance de su etapa como presidenta de Castila-La Mancha: Fue una época muy dura.

María Dolores de Cospedal se acoge a su derecho a no declarar ante la comisión del Congreso que investiga la 'Kitchen'
photo_camera Cospedal cree que las conclusiones de la comisión Kitchen estaban hechas de antes

La expresidenta de Castilla-La Mancha y ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha opinado que las conclusiones de la comisión de investigación que se ha desarrollado en el Congreso sobre la presunta trama de espionaje al ex tesorero del PP Luis Bárcenas estaban elaboradas antes de que concluyera dicha comisión.

En una entrevista concedida a CMM, con motivo del 40 aniversario de la constitución de Castilla-La Mancha como autonomía, Cospedal ha sido preguntada por su presunta implicación en la denominada "trama Kitchen", ha aseverado que, a su juicio, se trata de una "estrategia política" y ha defendido su manera de actuar a la hora de reunirse con el excomisario José Manuel Villarejo.

"Si siendo secretaria general de un partido, una persona te dice que te va comentar cosas que dicen ser importantes de cómo funciona el país, tienes la obligación de escucharla. No creo que tenga nada de malo", ha argumentado Cospedal, que ha sostenido que a ella se le ha querido implicar en este asunto porque ha sido la secretaria general del PP y eso "políticamente da mucho juego".

En este sentido, ha mostrado sus sospechas de que las conclusiones de la comisión que se ha reunido en el Congreso para investigar el asunto, y en las que se ha considerado probado que Cospedal conocía la presunta trama de espionaje y que era ella quien informaba al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estaban hechas antes de que finalizaran las comparecencias y ha recordado que el juez archivó la causa contra ella en este asunto, si bien ha recordado asimismo que Podemos y PSOE han recurrido la decisión.

"Lo más importante es estar tranquila y dormir tranquila, y sé que no tengo nada que esconder, nada que ocultar", ha afirmado Cospedal que se ha preguntado si "a lo mejor otros que no están tan en el fuego mediático" pueden estar tranquilos.

En cuanto a la imputación en el caso de Andrés Gómez Gordo, que fue alto cargo de la Junta de Comunidades mientras Cospedal fue presidenta de Castilla-La Mancha, ha dicho que ella no conocía esas actividades y ha afirmado que lo que tenía que decir sobre el caso lo declaró ante el juez cuando se le preguntó sobre el asunto.

SOBRE CASADO Y NÚÑEZ

Por otra parte, la expresidenta del PP de Castilla-La Mancha y ex secretaria general del PP a nivel nacional ha comentado la labor que desempeñan su sucesor en el partido en la comunidad autónoma, Paco Núñez, y el actual presidente del partido, Pablo Casado, sobre los que ha dicho que "tienen que seguir su camino, tomar sus decisiones".

Cospedal ha sido preguntada por los actuales líderes en su partido tanto a nivel nacional como en Castilla-La Mancha, ya que ella presidió el partido en la región durante diez años, ante lo cual ha contestado: "Cuando uno deja la actividad política, la mejor manera de comportarse con el que llega después es ser muy respetuoso y dar la opinión cuando a una se la piden, y eso es lo que hago".

Cospedal, que se enfrentó a Casado por la Presidencia del PP nacional en la primera ronda de las primarias tras la marcha de Mariano Rajoy y que en la segunda ronda apoyó a Casado frente a la que fue vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, ha comentado que en la actualidad hay "liderazgos distintos" en su partido y que "ellos tienen que seguir su camino, tomar sus decisiones y tienen que ganarse el reconocimiento de la militancia y de los votantes".

"Creo que son dos hombres jóvenes, se les dio esa oportunidad por parte de los militantes del PP y la tienen que aprovechar porque es bueno para el PP y para España", ha reflexionado Cospedal, que en cuanto a las posibles diferencias entre Casado y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha apuntado que "no son tantas las diferencias", sino que el "el PP es un partido muy amplio y tiene muchos líderes distintos".

Con todo, ha defendido que no se debe dar una imagen de que "no hay un proyecto político" para el país por temas de organización del partido, porque ha asegurado que dicho proyecto existe para España " y se va a demostrar".

DISPUESTA A QUE EL PP GOBIERNE EN COALICIÓN CON VOX

Cospedal ha comentado la posibilidad de que su partido pueda acordar gobiernos en coalición con Vox y ha defendido que dicho partido es "un partido democrático como cualquier otro, que no tiene que pedir perdón por lo que piensa", por lo que se ha preguntado por qué se puede gobernar en coalición con Podemos y "se demonice a un partido político como Vox".

"Si se tiene que gobernar con Vox, se gobernará con Vox", ha sostenido Cospedal, que ha preferido que su partido gobierne con mayoría absoluta, y ha opinado que sería más sencillo que los militantes del PP vieran con buenos ojos un pacto de gobierno con Vox a que los militantes socialistas "hayan visto bien un acuerdo con Bildu, con ERC o con los comunistas".

En cuanto a su posible vuelta a la política, Cospedal ha recordado en varias ocasiones a lo largo de la entrevista que lleva tres años y medio alejada de la actividad pública, dedicada al ejercicio de la abogacía, y aunque ha admitido que tiene vocación política porque "eso se tiene siempre", se ha mostrado consciente de que "nunca más" se va a dedicar a ella, si bien ha preferido descartarlo totalmente porque "no se puede decir de este agua no beberé".

Asimismo, ante la propuesta del PP de Castilla-La Mancha de nombrarla presidenta de honor, que ha quedado paralizada, ha asegurado que le da "la importancia justa" a este tipo de cuestiones, ya que hizo "lo que tenía que hacer" cuando se le pidió y los reconocimientos se dan "porque te los quieren dar y si no te los dan, no pasa nada".

"FUE UNA ETAPA MUY DURA"

En otro orden, la que fue presidenta de Castilla-La Mancha desde 2011 a 2015 ha hecho balance de su etapa al frente de la Junta de Comunidades y ha resumido que fue una "época tremendamente dura" en la que los castellanomanchegos supieron hacer lo que se tenía "que hacer", que fue "apretarse el cinturón y salvaguardar lo importante".

La única presidenta del PP que ha tenido la región ha repasado sus cuatro años de gobierno, que estuvieron marcados por la crisis económica que comenzó en 2008, y ha resaltado que llegó en un momento "muy complicado" pues cuando tomó posesión como presidenta de Castilla-La Mancha, en junio de 2015, la comunidad autónoma tenía un déficit del 7 por ciento, a falta de medio año para cerrar el ejercicio.

"No tenía parangón, con una deuda brutal de 12.00 millones, que no sabíamos cómo pagar las facturas, con un fracaso escolar enorme y con problemas para mantener la sanidad pública", ha rememorado Cospedal, que ha añadido que en esa época "se oía hablar de recortes," aunque "se recorta cuando hay, pero cuando no hay se administra lo poco que hay" y ha puesto como ejemplo que "no había ni para pagar la nómina de los maestros de julio".

Cospedal ha elogiado la actitud de los castellanomanchegos en aquellos momentos, porque "gracias a la fuerza y el empuje" de la ciudadanía "se pudo hacer un plan para la salvaguarda de los servicios públicos" y ha subrayado que con su aplicación "no hubo que cerrar hospitales", además se abrieron trece centros de salud y trece quirófanos, la tasa de fracaso escolar bajó un 9 por ciento, se renegoció la deuda de la administración regional con los bancos y se pagó la deuda con los proveedores, a los que se adeudaba 5.000 millones.

"Tuve que soportar como presidenta la tristeza de, en vez de decir siempre que sí, decir muchas veces que no", ha lamentado la también expresidenta del PP en Castilla-La Mancha, que ha reivindicado que su gobierno "garantizó los servicios públicos", aumentó la reserva mínima de los embalses de cabecera del Tajo de 240 hectómetros a 400 y aprobó la ley de caza, por lo que ha señalado que fue una época "dura pero apasionante".

LA BAJADA DE IMPUESTOS, SU ASIGNATURA PENDIENTE

En cuanto a las asignaturas pendientes que le quedaron al dejar la Presidencia de Castilla-La Mancha, ha afirmado que fue "no seguir con la rebaja fiscal" para eliminar diferencias con otras comunidades autónomas limítrofes, así como no poder continuar con el plan para reducir el fracaso escolar o no establecer el bilingüismo en todos los centros educativos de la región.

Y lo más duro fue que a la semana de tomar posesión, le dijeron que tenía que "elegir entre pagar a las farmacias, que llevaban muchísimo tiempo sin cobrar o pagar las pensiones de viuedad" y ha argumentado que optó por lo segundo porque "lo estaban pasando peor" y, además, se elaboró una ley de farmacias.

"Tuve que tomar muchas decisiones que no eran agradables", ha admitido la expresidenta de Castilla-La Mancha, que también ha reconocido que se tuvo que pedir "un esfuerzo a los funcionarios" con la bajada salarial.

Con todo, Cospedal ha descartado que se aplicaran en Castilla-La Mancha recortes a modo de "laboratorio de pruebas" para el resto de España toda vez que ella era la secretaria general del PP, y ha incidido en que se tuvieron que tomar esas medidas porque la situación era "muy complicada".

"Con toda la humildad, creo que la región quedó en una situación mucho mejor de lo que yo me encontré, habrá quien me critique, pero los datos están ahí", ha reivindicado Cospedal, que ha subrayado que durante su legislatura se creó empleo, se redujeron las listas de espera en sanidad y se impulsó el I congreso internacional de la tauromaquia.

EN CONTRA DE LA DUPLICIDAD DE ORGANISMOS

Otras de las medidas que adoptó durante su mandato fue la supresión de organismos como el Defensor del Pueblo en Castilla-La Mancha o la Sindicatura de Cuentas y se ha mostrado contraria a que se recuperen dichas figuras, toda vez que ya existen a nivel nacional y su creación supone duplicar organismos.

También ha defendido la reforma del estatuto de autonomía y la ley electoral, que dejó en 33 el número de diputados en las Cortes regionales, y ha explicado que el objetivo de dicho cambio era que "el gobierno no dependiera de quién ganaba en una provincia", una modificación que, a su juicio, entendieron los ciudadanos, y ha recordado que su partido ganó las elecciones en mayo de 2015, aunque no con mayoría absoluta, lo que propició el gobierno del PSOE apoyado por Podemos.

Cospedal ha preferido no opinar sobre la supresión de la limitación de mandatos, que estaba fijada en 8 años y que eliminaron al inicio de esta legislatura PSOE y PP, y ha señalado: "esa ley la hizo Bono, se le aplicó a Barreda, se me aplicó a mí y ahora se ha eliminado la limitación de mandatos. Lo hizo el PSOE y lo quitó el PSOE".

Comentarios