Page asegura que hubiera abandonado su acta de diputado en la votación de investidura

El presidente castellanomanchego pone una nota de un 5 a su relación con el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y al presidente Sánchez le puntúa con un 8 en política social y en temas de política nacional y territorial no le da más de un 2
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su participación en el programa 'Salvados' de laSexta
photo_camera El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su participación en el programa 'Salvados' de laSexta

El presidente de Castlla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado, en el programa Salvados, que se emitirá el próximo domingo en La Sexta, que hubiera abandonado su acta de diputado al ser preguntado si hubiese votado en contra de la investidura de Pedro Sánchez.

En un breve avance que la cadena ha compartido en redes sociales del programa en el que el socialista se somete a las preguntas de varios ciudadanos, pone una nota de un 5 a su relación con el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y al presidente Sánchez le puntúa con un 8 en política social y en temas de política nacional y territorial no le da más de un 2.

Preguntado por el presentador Gonzo sí daría la batalla para ser secretario general del PSOE y próximo candidato a la presidencia del Gobierno, responde rotundo: "Bajo ningún concepto". Y se ríe cuando uno de los ciudadanos le espeta que puede cambiar de opinión.

Page fue muy crítico tras el pacto del PSOE con Junts para aprobar una ley de amnistía que facilitó la investidura de Sánchez. "Si hay que ejercer recurso, lo haré. Si hay que plantear batalla, lo haremos, pero no vamos a pasar porque se haga una relectura de la Constitución", admitió. 

GARCÍA-PAGE RESPONDE A CIUDADANOS

‘Salvados’ lleva este domingo en laSexta, a partir de las 21:30 horas, al presidente de Castilla-La Mancha hasta Toledo donde recorrerá las calles de la ciudad y hablará con los ciudadanos que se les acercan. García Page ha defendido públicamente que se ha pagado un pecio muy alto por la investidura y algunas personas que se le encuentran cuestionan su posición política, mientras que otros la aplauden.

Tras el paseo, García-Page se sienta con distintos ciudadanos que no están de acuerdo con su posición ante los pactos que necesitó Pedro Sánchez para ser investido.

Paco Medina es militante socialista y asegura haber venido al programa “a pegarle un tirón de orejas” a García-Page. Está a favor de la amnistía porque puede ayudar a normalizar la situación en Cataluña. Cree que había canales para hacer llegar el malestar de García-Page a Sánchez sin hacerlo público “y dar alas a la derecha”.

Ángel Alonso tiene 81 años y es más simpatizante del PP que del PSOE. Ignacio Blanco es estudiante de periodismo. Ángel escribió una carta a un diario en la que tildaba a García-Page de hipócrita. Ignacio le pregunta a García-Page por qué no lideró una opción alternativa a Sánchez y si hubiese votado en contra de la investidura, de haber sido diputado.

Cristina Almansa es catalana con raíces manchegas. Siempre había votado al PSC hasta que en los últimos años se ha vuelto independentista. Considera la amnistía necesaria para conseguir la paz social en Cataluña y cree que García-Page es nacionalista español.

Finalmente, García-Page se sienta con Minerva del Hoyo, concejal de Podemos en Miguelturra (Ciudad Real) y José Hernández, de Puertollano (Ciudad Real). José fue dirigente de las juventudes socialistas de su ciudad hasta que dejó el partido por no estar de acuerdo con García-Page. Ambos votaron a Sumar en las últimas elecciones y creen que, más que preocuparse por si “España se rompe” o por la amnistía, su presidente debería preocuparse por los castellanomanchegos que viven en precario.

García-Page escucha a todos y responde de manera directa y sin rodeos: “Para el PSOE la amnistía es un peaje político. Se hace porque lo exige Puigdemont”. También asegura que “hace dos meses que le pedí una reunión tranquila a Pedro Sánchez. Entiendo que debe estar muy ocupado”. Respecto a la situación actual añade que “vivimos una época de trincheras. Los que están en una descalifican automáticamente a los que están en la otra. Y a mí no me da la gana”. También habla de la derecha: “Lo que no va a conseguir nunca de mí es que pase la línea de la traición, se habla de transfuguismo como si fuese un caramelo”.

Comentarios