García-Page ve en el impuesto a grandes fortunas una armonización "encubierta"

Aboga por que lo recaudado se quede en Castilla-La Mancha y dice que lo que obtiene la región por el incremento de los costes de los combustibles compensará la bajada del IRPF anunciada este martes
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante la entrevista en el programa 'Más de uno' de Onda Cero emitido este miércoles desde la Cooperativa 'Virgen de las Viñas' de Tomelloso (Ciudad Real)
photo_camera El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante la entrevista en el programa 'Más de uno' de Onda Cero emitido este miércoles desde la Cooperativa 'Virgen de las Viñas' de Tomelloso (Ciudad Real)

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado este miércoles que el impuesto a las grandes fortunas del Gobierno central es una armonización fiscal "encubierta", al tiempo que ha defendido que "barriendo para casa" preferiría que lo recaudado en virtud de esa nuevo tributo se quede en Castilla-La Mancha.

García-Page, que en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, ha reflexionado sobre el debate fiscal abierto en el país, ha dicho que "ante el circo y escenario bastante selvático que a nivel impositivo se está dando entre las regiones", lo que ha hecho el Estado es "si quitas el impuesto de patrimonio a unos, no se preocupe, que lo cobro yo".

Preguntado si esta manera de proceder del Gobierno central se puede considerar una injerencia a las competencias autonómicas, el titular del Ejecutivo castallanomanchego ha considerado que "lo han planteado de una manera envolvente".

"Por eso creo que es una armonización encubierta. Me parece bien. La unidad de España también se tiene que predicar en los impuestos. Seguro que el Estado lo que dice es, como ustedes están reduciendo el patrimonio a unos, ya se lo cobró yo. Pero donde se cobra en las autonomías se lo descuento. La verdad sea dicha, y barriendo para casa, prefiero que se quede en Castilla-La Mancha", ha reivindicado.

En el programa de Carlos Alsina, García-Page ha vuelto a criticar el debate fiscal abierto, surgido al calor de una coyuntura concreta como es la inflación, confesando que le "solivianta" que se plantee como una revisión fiscal. "No es el momento de pensar cuál es el mejor modelo fiscal posible. Es el momento de tomar acciones puntuales para intentar, con buena fe, compensar el sufrimiento de todos, de la administración también".

Tras insistir en que no va a hacer una "bajada a granel de impuestos", ha tildado de "error total" que en esta cuestión cada Comunidad Autónoma "haga la guerra por su cuenta". "No es serio, y menos cuando vamos a Europa a pedir muchos millones para intentar ir convergencia y en cohesión".

Dicho esto, ha explicado que lo que ha propuesto en Castilla-La Mancha, donde este martes anunció una rebaja fiscal mediante una bajada del IRPF para rentas inferiores a 30.000 euros, es una reducción del techo de gasto, "siendo consciente de que dentro de dos años Europa dirá que se acaba la alegría fiscal".

"Si he planteado desgravaciones, que no es una desgravación fiscal ni bajada de impuestos, es para paliar un poco, nada más, el problema de la inflación para la gente de renta media y baja, porque se están produciendo mayores ingresos".

Preguntado sobre el hecho de que Gobierno de Castilla-La Mancha, que reduce techo de gasto para las cuentas del 2023, se aleje del Gobierno central, que lo ha subido en conformidad con el incremento de las necesidades sociales del país, el presidente regional ha dicho que este Gobierno, y todos los que ha conocido, "cuando se trata de aplicar el cinturón del ajuste que obliga Europa, a las comunidades nos pone tres o cuatro agujeritos, y a él se aplica uno". "No jugamos con las mismas cartas", añadiendo que las cuentas del Estado no son las de las autonomías.

"Me ha parecido entender que ha hecho desgravaciones fiscales. Soy partidario de que la aportación a lo público sea progresiva, que en momentos extraordinarios tendrá que arrimar más el hombro quien más hombro tiene, pero esto, nosotros no podemos planteárnoslo".

García-Page, que ha sido preguntado hasta en tres ocasiones por cómo va a compensar esa bajada del IRPF, parafraseando a Aristóteles, que habló del justo medio de las cosas, ha reiterado que su Ejecutivo se puede permitir hacer "una ayuda fiscal" a la gente que peor lo está pasando sin mermar los servicios públicos. "Si no, no lo haría".

"Están incrementándose los recursos porque el precio de los combustibles, etcétera, obviamente hace que se recaude más", ha indicado.

DESECHA UN 'SUPERDOMINGO' ELECTORAL

Por otra parte, el presidente de Castilla-La Mancha ha desechado la posibilidad de que en mayo del 2023 se vaya a dar un 'superdomingo' electoral, haciendo coincidir las elecciones municipales autonómicas y nacionales, mostrándose convencido de que no se va a producir. "No conviene ni al PP cuando lo pensaban en momentos ni al PSOE".

De este modo se ha pronunciado el titular del Ejecutivo castellanomanchego que, preguntado sobre sus preferencias ha dicho "estar acostumbrado a ir contracorriente", porque "nunca" se lo han puesto "fácil".

"Se pueden llevar una sorpresa, no crea. La gente distingue muchísimo. El 40 por ciento de la población en España cree que su voto es útil en la medida de que lo cambia en cada elección. Cuando hay varias urnas al mismo tiempo, la misma persona pone una cosas en cada una de ellas", ha aseverado.

Igualmente, considera el líder del Ejecutivo autonómico que "la gente entiende que su voto es más útil si discrimina en función de muchos aspectos". "Cada vez influye más las confianza que puedan o no dar los lideres políticos. Los partidos representan un factor constante, pero en esta época la gente desconfía más de organizaciones que de lo que puedan intuir de las personas, y le dan o le quitan la confianza a personas", ha afirmado.

Preguntado sobre si va a contar con Pedro Sánchez en la campaña de las elecciones autonómicas, teniendo en cuenta ese valor que los votantes dan a los candidatos, ha asegurado que "por su puesto".

Dicho esto, ha asegurado que no le cuesta identificarse con el PSOE, porque "en el PSOE somos mucha gente". "Yo estoy entre los que perdimos el 1 de octubre, pero lo tengo superado. Pedro Sánchez ha ganado claramente las elecciones en mi partido, no solo hay que respetarlo, hay que protegerlo como dirigente de mi partido. Eso no va hacer cambiar mi forma de pensar, pero se lo digo con Sánchez, como a Rubalcaba o a Zapatero".

NIEGA SER UN VERSO SUELTO

En conversación con Carlos Alsina, García-Page también se ha mostrado "muy sorprendido" de "cómo inflan siempre" sus declaraciones y prestan una atención que no cree merecer. "Si fuera un verso suelto, no se pondrían tan nerviosos ni estarán tan preocupados. No sé por qué me dan tanta audiencia", ha insistido, apostillando en que en el PSOE "pinta muy poquito", porque no está en la dirección.

"Ahora, opinar sí opino, pero no es un problema de aplausos, es que aquí la gente no vive con estrés de la M-30 para dentro. En la política nacional se necesitaría mucho Orfidal, por lo menos Lexatín. Es que están nerviosos por todo", ha criticado García-Page, que ha terminado añadiendo que su autonomía respecto al PSOE pasa porque, como presidente , tiene la responsabilidad de ser presidente de todo el mundo, del que le vota y el que no.

"En mi condición de presidente, soy autónomo menos de los 2.100.000 habitantes que tengo, que son a los que me debo. Pues igual, supongo que el presidente del Gobierno, cuando tiene que discutir en Europa, digo yo que lo que defenderá no será lo que dicen los socialdemócratas de ningún otro sitio. Defenderá a España por encima de otros cosa, aunque luego le pongan zancadillas otros", ha concluido.

Programa ‘Más de Uno’ de Onda Cero

Comentarios