Argelia replica a España que nunca fue informada del cambio sobre el Sáhara

El Gobierno de España asegura una relación "sólida" con Argelia, un socio "estratégico"
Argelia critica la "segunda traición histórica" de España al pueblo saharaui
photo_camera Argelia critica la "segunda traición histórica" de España al pueblo saharaui

Fuentes diplomáticas argelinas han hecho saber que el Gobierno español nunca informó de antemano a Argel sobre su cambio de postura en relación al Sáhara Occidental, tal y como afirmó este pasado sábado fuentes gubernamentales.

El Gobierno de España aseguró que informó "previamente" a Argelia sobre la posición en relación al Sáhara Occidental, frente a la "sorpresa" expresada por el Ejecutivo argelino, que acabó llamando a consultas a su embajador en Madrid, Said Musi.

Así lo señalaron a Europa Press fuentes gubernamentales, antes de destacar que para España, "Argelia es un socio estratégico, prioritario y fiable" con el que pretende "mantener una relación privilegiada".

Las fuentes diplomáticas argelinas consultadas por el portal de noticias nacional Tout sur L'Algerie (TSA) niegan categóricamente esta afirmación. "Se trata evidentemente de una mentira envuelta en una ambigüedad intencionada para intentar calmar las legítimas preocupaciones planteadas por la clase política española", aseguran.

Las mismas fuentes vuelven a lamentar el giro adoptado por España como un "deshonroso cambio de actitud", que interpretan como "sinónimo de sometimiento rotundo a Marruecos".

"En ningún momento y a ningún nivel", reiteran, "se informó a las autoridades argelinas de este vil regateo concluido con la potencia de ocupación marroquí a espaldas del pueblo saharaui".

Además, y como ya hicieran previamente, declaran este cambio de postura como una "segunda traición histórica a los saharauis" que "causa graves perjuicios a la reputación y credibilidad de España como miembro de la comunidad internacional".

"Las conquistas esperadas por Madrid en cuanto al respeto a la integridad territorial de España y su soberanía sobre Ceuta y Melilla" avisan las fuentes de TSA, "nunca estarán garantizadas frente a un Majzén (oligarca) calculador, cínico, polifacético y vengativo que no vacilará a la hora de recurrir de nuevo al uso del chantaje de la inmigración ilegal como instrumento de presión", concluyen, en referencia al Gobierno marroquí.

RELACIÓN "SÓLIDA" CON ARGELIA

Por su parte, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha resaltado a relación "sólida" entre España y Argelia, un socio "estratégico, fiable y amigo" con el que se mantiene un interlocución fluida que pone en valor la alianza en torno al gaseoducto.

Así lo asegura Rodríguez en una entrevista en La Razón al ser preguntada por las consecuencias que puede tener en esa relación el cambio de posición de España respecto al Sahara Occidental.

Un acuerdo sobre la antigua colonia española que implica "respeto mutuo y ausencia de acciones unilaterales", según la portavoz, quien resta importancia a las discrepancias con su socio de Gobierno, Podemos, en esta materia.

"Somos un gobierno de dos partidos políticos muy diferentes. Como partidos tenemos nuestras posiciones, pero como Gobierno actuamos con una sola voz y la política exterior la lidera el presidente del Gobierno", recalca Rodríguez.

"En aras de la transparencia", el Ejecutivo dará explicaciones a todos los grupos políticos y el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, comparecerá en el Congreso.

Para Rodríguez, este giro del Gobierno respecto al Sahara Occidental abre una nueva etapa en las relaciones con Marruecos y garantiza "la necesaria estabilidad".

"Hemos alcanzado compromisos mutuos y su cumplimiento. Entre ellos, la ausencia de acciones unilaterales y mantener una comunicación fluida y franca para seguir reforzando la gestión de los flujos migratorios. La clave será la cooperación. Este nuevo escenario va a darnos certidumbre, tanto a nivel político como por sus efectos positivos en los intercambios comerciales entre España y Marruecos", añade.

Según la portavoz, se ha reafirmado "el marco fundamental de Naciones Unidas para resolver la cuestión del Sahara", porque España "puede expresar, como ha hecho, que considera la autonomía como la base más seria y más realista", pero son las partes las que tienen que llegar a una solución "mutuamente aceptable" en línea con las resoluciones de la ONU.

Comentarios