La ONU subraya su centralidad en el proceso político para conflicto de Sáhara

Albares apoya una solución mutuamente aceptada en el marco de la ONU sin mencionar el plan marroquí
La ONU subraya su centralidad en el proceso político para conflicto de Sáhara. En la imagen el ministro de Exteriores de España, José Manuel Albares, y el enviado personal del Secretario General de la ONU, Staffan de Mistura
photo_camera La ONU subraya su centralidad en el proceso político para conflicto de Sáhara. En la imagen el ministro de Exteriores de España, José Manuel Albares, y el enviado personal del Secretario General de la ONU, Staffan de Mistura

Naciones Unidas volvió a subrayar este lunes su centralidad para avanzar en un "proceso político" que conduzca a una solución del conflicto del Sáhara Occidental, mientras que el enviado personal del Secretario General, Staffan de Mistura, ha comenzado una ronda de contactos con las partes que incluyeron por el momento a España y Argelia.

De Mistura se reunió este lunes con el ministro español José Manuel Albares en Bruselas y aludió al "contexto del reciente anuncio de España sobre su relación con Marruecos" -que no valoró-, pero dijo que "toma buena nota del apoyo de Albares a un proceso político auspiciado por la ONU con vistas a una solución mutuamente aceptable" por las partes, según dijo posteriormente en Nueva York el portavoz de la organización, Stéphane Dujarric.

Dujarric enfatizó que De Mistura, nombrado para su cargo el pasado octubre, "continúa contando con el apoyo de todas las partes involucradas en sus esfuerzos por reanudar constructivamente el proceso político", un detalle importante dado que sus predecesores acabaron siendo acusados de parcialidad promarroquí o propolisaria, según los casos.

Hasta ahora, la ONU ha sido cauta sobre el giro dado por el gobierno español y no ha entrado a calificarlo, limitándose a subrayar que toda solución debe pasar por el respeto a las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de la ONU, en particular la 2062 del pasado octubre.

Esta es la última resolución aprobada por el Consejo de Seguridad el pasado mes de octubre, en la que el Consejo apostaba por "una solución realista, viable, duradera, aceptable por las partes y basada en la avenencia" y que "prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de las disposiciones conformes a los principios y propósitos de la carta de Naciones Unidas".

Las resoluciones de la ONU hace años que ya no contienen la palabra "referéndum" o "consulta de autodeterminación" -que el Polisario exige y Marruecos niega-, pero tampoco han dado un espaldarazo a la postura marroquí de autonomía, que el pasado viernes fue formalmente apoyada por España.

EL DIABLO ESTÁ EN LOS ADVERBIOS

La resolución 2602 "toma nota de la propuesta marroquí de 2007" y "acoge con beneplácito los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos por hacer avanzar el proceso hacia una solución", sin pronunciar tampoco la palabra autonomía.

En los últimos años, pesos pesados como Francia (socio tradicional de Marruecos), Estados Unidos, Alemania y ahora España han endosado la opción autonomista, lo que ha sido muy celebrado en Marruecos.

Sin embargo, la profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de Exeter, Irene Fernández-Molina, especializada en las relaciones hispanomagrebíes, señaló a Efe que "ningún país había llegado tan lejos como hizo Pedro Sánchez al calificar la propuesta marroquí como la base más seria, realista y creíble" para resolver el conflicto.

Para Fernández-Molina, haber especificado que es "la más realista" significa claramente relegar otras posibles soluciones, y descartó que otros países europeos puedan sumarse a la postura española salvo tal vez el Reino Unido, en busca desesperada de socios comerciales tras el Brexit.

EL PAPEL DE LA ONU EN ADELANTE

Fuentes diplomáticas españolas señalaron a Efe que la Representación de España ante la ONU no tienen previsto presentar o auspiciar en Naciones Unidas ninguna nueva iniciativa sobre el conflicto, y afirmaron que "lo cauces de la ONU siguen siendo los mismos".

La nueva postura española está cosechando diferentes reacciones: la portavoz de Exteriores de la Unión Europea dijo que "saluda los desarrollos positivos entre los Estados miembros y Marruecos en la relación bilateral que benefician la asociación de la UE y Marruecos", pero matizó que sobre el Sáhara toda solución debe ser sostenible en el tiempo y mutuamente aceptada".

Más distancia puso el gobierno chino: aprovechando que el ministro argelino de Exteriores, Ramtane Lamamra, se encuentra en Pekín: Lamamra y su colega Wang Yi emitieron un comunicado conjunto para apoyar "los esfuerzos por una solucion justa y duradera, basada en el derecho internacional".

Para el representante del Frente Polisario ante la ONU, Sidi Omar, no es probable que Rusia ni China -las dos potencias más alejadas de las tesis marroquíes- vayan a variar su postura pese a lo que haga España, pues los parámetros marcados hasta ahora por la ONU "son la única solución propicia para mantener la paz y seguridad en la región".

Además, recordó que por mucho que algunos países cambien de postura "no cambiará nada en lo que se refiere a la condición jurídica del Sáhara Occidental como territorio no autónomo cuyo pueblo tiene derecho inalienable a la libre determinación y la independencia".

Comentarios