martes 24/5/22

El PP busca cubrir en Castilla y León una etapa más en su vuelta a la Moncloa

Desde que convocó por sorpresa las elecciones y rompió con su socio de Gobierno, Ciudadanos, Fernández Mañueco ha colocado al líder del PSOE, Pedro Sánchez, y no al candidato socialista, Luis Tudanca, como el verdadero adversario a batir, lo que pone negro sobre blanco la dimensión nacional de estos comicios
'Génova' busca que Vox no "pinte nada" en el nuevo Gobierno de Mañueco en CyL. En la imagen de archivo Alfonso Fernández Mañueco junto a Pablo Casado
El PP busca cubrir en Castilla y León una etapa más en su vuelta a la Moncloa

Las elecciones anticipadas del próximo 13 de febrero en Castilla y León suponen para el PP y para su líder, Pablo Casado, una nueva etapa a cubrir en su carrera a la Moncloa, donde la meta más próxima es que una victoria de Alfonso Fernández Mañueco apuntale un cambio de ciclo en España.

Desde que convocó por sorpresa las elecciones y rompió con su socio de Gobierno, Ciudadanos, Fernández Mañueco ha colocado al líder del PSOE, Pedro Sánchez, y no al candidato socialista, Luis Tudanca, como el verdadero adversario a batir, lo que pone negro sobre blanco la dimensión nacional de estos comicios.

Como ya hiciese Isabel Díaz Ayuso en las elecciones de la Comunidad de Madrid, el presidente de la Junta ha denunciado, desde los primeros momentos de la precampaña, "ataques" del Gobierno a su región.

El PP quiere así ahondar en el desgaste que percibe en el jefe del Ejecutivo y que cada nueva cita con las urnas erosione sus posibilidades de retener el poder.

Castilla y León, donde Pablo Casado juega en casa, es la antesala de la batalla electoral más esperada en 2022: Andalucía, donde, a falta de fecha, el PP buscará anotarse otro triunfo y gobernar por segunda vez en el que fuese el principal granero de votos del PSOE.

En estas elecciones el PP hará un fuerte despliegue. Además de una importante presencia de Casado, acudirán a Castilla y León presidentes autonómicos como Díaz Ayuso, Alberto Núñez Feijóo (Galicia) Juanma Moreno (Andalucía) o los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy.

Reuniones con los sectores económicos, actos de Casado en fin de semana y cubriendo a Mañueco los días de debate o la multiplicación de encuentros para recorrer la región más extensa de España componen, según indican fuentes de la dirección del PP, una campaña que pretende mostrar a un Casado pegado a la tierra, la suya, frente a un Sánchez que no baja del coche oficial.

El PP parte como favorito. Los sondeos, los publicados y los internos, les colocan cerca de la mayoría absoluta, pero sin alcanzarla, a excepción de la encuesta del CIS, el único que ha colocado en cabeza a los socialistas. En Génova señalan además que Vox ha parado su crecimiento, hasta quedarse con entre 9 y 10 procuradores.

El objetivo de Fernández Mañueco es emular la victoria de Díaz Ayuso en Madrid y que el PP se imponga en solitario a la izquierda, para minimizar el peso de Vox y gobernar en solitario, tras borrar además a Ciudadanos del mapa electoral. Es el mismo escenario que Casado quiere para sí mismo en las generales.

Sin embargo, necesitan el beneplácito de Vox, al menos en forma de abstención.

En los últimos días en los discursos del PP cada vez figuran más mensajes velados contra la formación de Santiago Abascal, a la que critican por novata o por no ser fiable, mientras se apela a la unión del centroderecha en la papeleta del PP, aunque los populares niegan un cambio de estrategia o que miren de reojo a Vox.

En todo caso, el peso de este partido, o si pide ser parte del Gobierno es clave en estas elecciones y en el futuro del proyecto del PP, que quiere dejar atrás los Gobiernos en coalición, que se han roto en tres de las cuatro autonomías donde gobernaban con Cs.

Otra derivada es la situación interna del partido. La campaña de Castilla y León ha servido como bálsamo tras meses de ruido, pero el enfrentamiento entre Génova e Isabel Díaz Ayuso por el control del PP madrileño ha quedado aparcado, no resuelto, y amenaza con resurgir en los meses venideros.

En la escalera de Casado a la Moncloa quedan todavía varios peldaños que subir.

El PP busca cubrir en Castilla y León una etapa más en su vuelta a la Moncloa
Comentarios