Moreno dirige al PP al discurso de centro como fórmula de éxito frente a Vox

Desde un discurso diferente al de su compañera Ayuso, Moreno considera que la mayoría absoluta obtenida les permite abrir "una vía para reagrupar el centroderecha" por el "carril central", dejando de lado otras opciones "más incómodas" y con "las manos libres" frente a partidos como Vox
Juanma Moreno dirige al PP al discurso de centro como fórmula de éxito frente a Vox
photo_camera Juanma Moreno dirige al PP al discurso de centro como fórmula de éxito frente a Vox

La contundente victoria con mayoría absoluta de Juanma Moreno en las elecciones andaluzas celebradas el 19 de junio ha reafirmado al candidato popular en que su partido debe capitalizar la reagrupación del centroderecha a nivel nacional como dique de contención para "parar" a Vox desde las políticas moderadas.

La resaca electoral del 19J deja la imagen de un claro ganador que se ha convertido en el barón de referencia del PP, con una nítida defensa del discurso "de centro" que debe impregnar el partido, mientras el PSOE analiza con preocupación el peor dato de su historia en Andalucía y Vox intenta mantener la cabeza alta a pesar del fracaso de sus expectativas, que pasaban por entrar sí o sí en el Gobierno.

Moreno ha presumido de "parar a Vox desde el centro" y ha mantenido que ese camino es la única vía para "taponar" el ascenso del partido de Santiago Abascal a nivel nacional. Además, está convencido de que el resultado cosechado ayer, que supuso la desaparición de Ciudadanos, abre una nueva etapa de un bipartidismo fuerte a nivel nacional.

Desde un discurso diferente al de su compañera Isabel Díaz Ayuso, Moreno considera que la mayoría absoluta obtenida les permite abrir "una vía para reagrupar el centroderecha" por el "carril central", dejando de lado otras opciones "más incómodas" y con "las manos libres" frente a partidos como Vox.

Además, no deja de lado el trasfondo nacional de estos comicios autonómicos, que entiende que dejan tocado el proyecto de Pedro Sánchez ante los ciudadanos, pero también de forma interna ante sus barones, que el próximo año se enfrentarán a procesos electorales.

"Estas elecciones han sido en clave andaluza, pero todo el mundo sabe que había también un deseo de sacarle tarjeta roja a Sánchez", ha opinado Moreno, que no ha dudado en otorgar su parte de mérito en la campaña al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.

Mientras tanto, el PSOE analiza este lunes con preocupación el peor resultado obtenido por el partido en unas elecciones autonómicas en Andalucía, tradicional feudo socialista, consciente de la necesidad de "autocrítica" aunque evitando cualquier vinculación de esta derrota con el Gobierno de Pedro Sánchez, aunque algunos barones ya han empezado a pedir que el partido haga una reflexión sobre lo ocurrido.

A nivel autonómico, la ejecutiva regional y los ochos secretarios provinciales del PSOE-A han cerrado filas en torno a su candidato y secretario general, Juan Espadas, y han acordado "resetear" al partido y analizar con "autocrítica y en profundidad" los motivos del fracaso.

El candidato ha comparecido ante los medios para asegurar sin rodeos que su partido ha obtenido un "mal resultado" y que ha fracasado en su intento de movilizar el voto progresista que, en opinión, se ha quedado en casa y ha hecho que aumente la abstención.

La candidata de Vox, Macarena Olona, ha ofrecido su "mano tendida" a Moreno pero ha advertido de que su partido liderará la oposición en los puntos en que haya un "abrazo permanente" entre PP-PSOE.

Ha insistido en que seguirá en Andalucía trabajando en el Parlamento entregada 'en cuerpo y alma' y ha admitido que Vox esperaba ganar las elecciones aunque, ante una campaña "que no ha sido sencilla", ha dejado para el plano interno las valoraciones sobre lo que hayan podido hacer mal para no conseguir su objetivo.

El líder andaluz de Ciudadanos y candidato a la Junta, Juan Marín, ha confirmado que dimite de todos sus cargos y mantendrá su militancia. Ha rechazado la posibilidad de entrar en el gobierno andaluz como independiente y se va con una gran dura, "qué ha hecho mal para un castigo tan duro".

En un intento por salvar el partido, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha llamado a los militantes a "reimpulsar" el proyecto, que se inició en 2015 en Andalucía y ahora parece tocar fondo también en esta comunidad.

En los partidos a la izquierda del PSOE continúan las discrepancias que conllevaron diferentes coaliciones, ya que la candidata de Por Andalucía (IU-Podemos), Inmaculada Nieto, ha culpado a Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, de los malos resultados porque cree que su decisión de ir por separado ha tenido consecuencias.

Rodríguez ha anunciado una oposición "fuerte" contra Moreno y ha respondido a Nieto: "Tienen que entender que existimos, que no nos sigan ninguneando, estamos fuera porque nos echaron hace dos años".

Comentarios