El "nuevo" CIS y la desorientación de los votantes

El barómetro de marzo, que estrena metodología, arroja también curiosas opiniones de los votantes, ya sea cuando ponen nota a sus líderes o se les pregunta por quién debe presidir el Gobierno
El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, en una imagen de archivo durante una comparecencia en el Congreso
photo_camera El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, en una imagen de archivo durante una comparecencia en el Congreso

Más allá de las estimaciones de voto del CIS, puestas en duda por el escaso acierto de sus últimos estudios, el barómetro de marzo, que estrena metodología, arroja también curiosas opiniones de los votantes, ya sea cuando ponen nota a sus líderes o se les pregunta por quién debe presidir el Gobierno.

Esas sorprendentes respuestas se dan por ejemplo entre los votantes de Unidas Podemos. La falta de un liderazgo claro en ese espacio político tiene su reflejo en la desorientación de sus seguidores que tienen serias dudas sobre quién es la cabeza visible del partido y a quién prefieren en la Moncloa.

Para empezar, en la encuesta ni siquiera aparece la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, y la vicepresidenta Yolanda Díaz, que próximamente inicia lo que llama un "proceso de escucha" para armar su plataforma política, solo es la preferida para ser presidenta del Gobierno para un 52 por ciento de sus votantes.

Y es que casi uno de cada cuatro de quienes votaron a Unidas Podemos en las pasadas elecciones, un nada despreciable 22,7 por ciento, prefiere que Pedro Sánchez sea el presidente del Gobierno y no Díaz.

Pero no son solo los antiguos seguidores de Pablo Iglesias los que andan sin referentes. El PP, envuelto en una crisis sin precedentes, también ha dejado tocados a sus seguidores, que no saben a dónde mirar exactamente.

No hace ni un mes que Pablo Casado anunció su marcha tras la refriega con Isabel Díaz Ayuso y los votantes del PP ya tienen claro que Alberto Núñez Feijóo es su nuevo líder, aunque no tanto.

Un 41,3 por ciento de quienes votaron en el pasado al PP ya señalan a Feijóo como su preferido para ser presidente del Gobierno, aunque un 17,7 por ciento sitúan sus preferencias precisamente en Ayuso que, en teoría, ni siquiera estará en esa pugna por sustituir a Sánchez.

Un doble liderazgo que a día de hoy no se da en ningún otro partido de ámbito nacional y que puede terminar generando nuevas crisis a los de Génova.

Tampoco andan muy boyantes de liderazgo para presidir el Gobierno los de Vox. Si bien es cierto que a casi la mitad de sus votantes -un 49,8 por ciento- le gustaría que Santiago Abascal ocupara la Moncloa. Feijóo y sobre todo Ayuso cosechan también muchos apoyos. Un 17,5 de los seguidores de Vox prefieren a Ayuso de jefa del Ejecutivo de España y un 10,8 por ciento a Feijóo.

De todos modos, mucho peor lo tiene Ciudadanos, con sus antiguos votantes en desbandada. Solo uno de cada diez -un 11,9 por ciento- prefiere a Inés Arrimadas en la Moncloa, por debajo del 23,9 por ciento que suma Feijóo y el 14 por ciento de Ayuso.

VOTOS DE IDA Y VUELTA

Más allá de los liderazgos, la nueva metodología del CIS estrenada este mes ha disparado las expectativas electorales del PSOE -que aumenta su ventaja-, del PP -pese a su crisis interna- y de Vox, que se afianza como tercera fuerza política.

Por contra, hunde a Unidas Podemos, que no logra sacar provecho de su presencia en el Gobierno de coalición, y aún más a Ciudadanos, que tampoco consigue recuperar a parte del votante desencantado del PP.

Ese escenario de recomposición de todo el arco político tiene su reflejo en los trasvases de apoyos entre partidos.

La mayor fidelidad de voto se da en Vox, seguido del PSOE y el PP.

Un 79 por ciento de los que votaron a Santiago Abascal repetirá, aunque ya hay uno de cada diez que tiene decidido pasarse al PP.

Entre los populares también hay dudas. Siete de cada diez -71,8 %- dicen que volverán a depositar la papeleta del PP, pero un 9,3 por ciento confiesa que votará por Vox y ese mismo porcentaje asegura que no lo tiene decidido.

Inestabilidad que se repite en Unidas Podemos, con solo un 67,7 por ciento de fidelidad de voto, un 10,2 por ciento que se pasa al PSOE y un 7,5 que aún se lo anda pensando. Curiosamente, solo un 1,3 por ciento dice que votará a Más País de Íñigo Errejón.

Una vez más, la encuesta es terca ante la debacle anunciada de Ciudadanos. Hay más votantes de Cs que dicen que votarán ahora al PP -36,3 por ciento- que los que confiesan que volverán a depositar en la urna la papeleta naranja, que apenas llegan al 22 por ciento, casi el mismo porcentaje que los que afirman que todavía no lo saben.

El peor escenario posible para el partido de Inés Arrimadas, relegado en la encuesta al 3,2 por ciento de estimación de voto.

Comentarios