lunes 25/1/21

La Comisión Europea estudia el plan del Gobierno de Sánchez contra las 'fake news'

Por su parte, el Gobierno de España insiste en que este plan de desinformación es para detectar injerencias
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo en rueda de prensa en Bruselas
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo en rueda de prensa en Bruselas

La Comisión Europea está estudiando el plan del Gobierno de España para combatir las conocidas como 'fake news', publicado ayer en el BOE, tras conocer las críticas de los principales partidos españoles de la oposición.

Un portavoz de la Comisión ha señalado este viernes en rueda de prensa que el Ejecutivo comunitario está "al tanto" de la medida del Gobierno español y analiza la situación puesto que se ha aprobado en el margen del estado de alarma. "La Comisión está vigilando la aplicación de las medidas de emergencia durante la pandemia", ha indicado.

Fuentes comunitarias han confirmado a Europa Press que Bruselas está "estudiando" la orden que permitirá al Gobierno monitorizar la información para perseguir la "difusión deliberada, a gran escala y sistemática de desinformación, que busque influir en la sociedad con fines interesados y espurios".

La orden, publicada este jueves en el Boletín Oficial del Estado y firmada por el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática que dirige Carmen Calvo, justifica esta decisión en "uno de los pilares que sustentan a las sociedades democráticas" como es el acceso a la información veraz.

El mecanismo puesto en marcha por el Ejecutivo de Pedro Sánchez tiene como objetivo actuar contra la desinformación y "la difusión deliberada a gran escala y sistemática de mensajes falsos" que "persiguen influir en la sociedad con fines interesados y espurios".

PARA DETECTAR INJERENCIA

El Gobierno insiste en que su plan contra la desinformación no trata de controlar a los medios de comunicación ni sobre cuestiones políticas, sino detectar injerencias externas que dañen los intereses y la soberanía nacional, tras las críticas del PP y Cs, que han anunciado este viernes que lo denunciarán en Europa.

El Gobierno ha puesto en marcha este mecanismo contra la desinformación, aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional, que ha provocado duras críticas de partidos de la oposición que ven un intento de controlar a los medios de comunicación.

Sin embargo, fuentes del departamento de Seguridad Nacional han subrayado que se trata de un "perfeccionamiento" del proceso que España creó hace casi dos años como respuesta a la petición de la Unión Europea de desarrollar planes nacionales coordinados contra la desinformación.

El nuevo plan contempla la colaboración con los medios de comunicación porque juegan un papel "fundamental" en la lucha contra este fenómeno y las campañas que puedan afectar a la seguridad ciudadana o a la estabilidad de las instituciones.

Las citadas fuentes han recalcado que el objeto de análisis de este plan no son las noticias falsas, "que se desmontan solas", sino las campañas de desinformación mucho más sofisticadas, y han subrayado el carácter técnico del procedimiento que ha elaborado el Consejo de Seguridad Nacional y rechazado que haya ha habido alguna directriz política en su preparación.

En los últimos dos años, los expertos en Seguridad Nacional han detectado alguna campaña de desinformación muy fuerte procedente del extranjero, aunque no relacionadas con los tres procesos electorales del pasado año.

El plan permitiría, en caso de que se considere necesario, realizar campañas de comunicación pública para frenar la desinformación detectada dirigidas por la Secretaría de Estado de Comunicación, ya que es el punto de contacto único con el RAS, el sistema de vigilancia y alertas rápidas de la UE.

En la actualidad, la Unión Europea tiene sospechas de una campaña de desinformación contra la vacuna de la covid-19, que de tener que combatirla habría que hacerse con un mecanismo conjunto entre los gobiernos y los medios de comunicación, según las fuentes de Seguridad Nacional.

Las mismas fuentes han insistido en que este nuevo mecanismo no afecta a derechos fundamentales en tanto que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha afirmado en un acto en Canarias que este plan garantiza esos derechos y que el Gobierno tiene la "obligación" de proteger a la sociedad y sus valores democráticos frente a los bulos.

Unos argumentos que no convencen a PPy Cs, cuyos líderes han anunciado que denunciarán esta iniciativa en Europa.

Pablo Casado, tras reunirse con representantes de la patronal catalana Foment del Treball en Barcelona, ha advertido de que recurrirá ante las instituciones europeas este procedimiento porque la considera "orwelliano" y un "ataque a la democracia".

Sin concretar las iniciativas que adoptará, Inés Arrimadas ha anticipado también que su partido denunciará en Europa el plan, pues a su juicio, este "ministerio de la verdad" es una "cacicada" más de un gobierno que "no para de decir mentiras".

Por su parte, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha denunciado en las redes sociales que con esta disposición "el tirano Sánchez instaura la censura".

El mentiroso compulsivo pretende erigirse en juez de lo que es verdad y mentira. No podrán quitarnos la libertad para señalarles con el dedo por sus mentiras y responsabilidades criminales en las elecciones, la epidemia y la ruina", ha aseverado Abascal.

Por su parte, la comisaria europea Ylva Johansson, que ha participado con Grande-Marlaska en un acto en Canarias, ha declarado que es muy importante combatir los bulos y lo ha vinculado no solo con la situación de pandemia, sino también con la necesidad de trabajar contra la utilización de la desinformación por movimientos terroristas para promover la radicalización de personas.

En la Comisión Unión Europea hay un grupo específico para combatir la desinformación y en los Estados miembros hay una red de 6.000 personas distribuidas en nueve grupos trabajando en estas cuestiones, ha explicado.

Comentarios