jueves 26/11/20

La ausencia del rey Felipe VI en Barcelona: una decisión "humillante" o "bien tomada"

- Lesmes expondrá el malestar del CGPJ por el veto al rey en el acto de entrega de despachos.

- El Gobierno justifica que el rey no vaya a Barcelona por su "obligación" de proteger la monarquía

Lesmes expondrá el malestar del CGPJ por el veto al rey en el acto de entrega de despachos
Lesmes expondrá el malestar del CGPJ por el veto al rey en el acto de entrega de despachos

Nadie asume oficialmente ni explica la anómala ausencia del rey en la entrega de despachos a los nuevos jueces mañana en Barcelona, una decisión "humillante", en opinión del PP, que ha causado malestar en buena parte de la judicatura y que el Gobierno considera sin embargo "bien tomada" para proteger la monarquía.

A la espera de que el Tribunal Supremo dicte sentencia sobre la inhabilitación de Quim Torra como presidente de la Generalitat por un delito de desobediencia por su negativa a retirar los lazos amarillos y una pancarta a favor de los presos del "procés" en período electoral, la ausencia del Felipe VI marcará la tradicional ceremonia.

Zarzuela, que tras confirmar la asistencia del monarca al acto comunicó ayer miércoles al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que no acudiría, guarda silencio y todas las miradas, incluidas la de los jueces, se dirigen a Moncloa.

"Hay momentos en los que hay que sacrificar algo en pro de algo más seguro", ha señalado en la Cadena Ser el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, representante del Gobierno en un acto que presidirá el presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes.

En su discurso, Lesmes fijará la posición del CGPJ ante la ausencia del rey, como ha decidido hoy la comisión permanente del órgano de gobierno de los jueces, aunque seis vocales del sector conservador han firmado ya una declaración en la que lamentan la ausencia del rey y elogian la figura del monarca como símbolo de la unidad del Estado.

El ministro de Justicia también ha lamentado que Felipe VI no presida el acto, pero hoy tampoco ha aclarado los motivos y ha eludido implicar al Gobierno: "Quien tenía que tomar esa decisión la ha tomado y se habrá tomado sopesando muchas variables".

"En la mente de todos está una serie de circunstancias y variables que podrían cuestionar cosas, la mayor obligación que tiene el Gobierno es proteger las instituciones, y la monarquía lo es, y hay todo un paquete de razones que han aconsejado tomar esa decisión y está bien tomada", ha señalado de forma críptica.

Ante la ausencia de una explicación oficial, han sido varias las posibles razones que se han publicado. A este respecto, fuentes no oficiales del Ministerio del Interior aseguran que "la seguridad del rey está siempre garantizada".

Para el PP, que el rey no esté en el acto solo puede explicarse porque el Gobierno quiere "esconderle", porque su presencia en Cataluña "molesta", en palabras del consejero madrileño de Interior y Justicia y secretario de Justicia de los populares, Enrique López.

El principal partido de la oposición no duda de que detrás de esta ausencia está la mano del Ejecutivo de Pedro Sánchez; obtendrá un "pírrico beneficio" ante los partidos independentistas, pero para el resto de España supone "humillar al Jefe del Estado y al poder judicial", ha advertido López, quien rechaza que puedan alegarse motivos de seguridad.

También ha molestado lo ocurrido a Ciudadanos, cuyo portavoz parlamentario, Edmundo Bal, ha exigido al Gobierno que aclare "quién ha prohibido al rey estar en Cataluña, por qué motivos y con qué legitimidad".

En ese ambiente se celebrará la ceremonia de entrega de despachos a la última promoción de la Escuela Judicial, formada por 33 mujeres y 29 hombres, 62 nuevos jueces de los que 56 irán destinados a Cataluña.

Al acto asistirá el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; la fiscal general del Estado, Dolores Delgado; y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús María Barrientos, pero no ha sido invitado ningún representante del Gobierno catalán.

Será pues el tercer año consecutivo en el que la Generalitat queda al margen del acto: en 2018, con los líderes independentistas ya en prisión preventiva y la Generalitat intervenida por el 155, no asistió ningún miembro del Govern, y el año pasado la ceremonia se trasladó a Madrid con motivo del 40 aniversario de la Constitución.

Fuentes del Departamento de Justicia han señalado a Efe que están convencidos de que no han recibido la invitación por problemas en el envío, dado que la exclusión de la Generalitat del acto sería incomprensible por una cuestión de "reconocimiento institucional" y respeto a los ciudadanos de Cataluña.

Pero un portavoz del CGPJ ha precisado que, ya desde 2017, no se invita al acto a representantes políticos -con la excepción del ministro de Justicia- porque se apuesta por una ceremonia que refuerce la imagen de independencia judicial y ha recordado que el año pasado, cuando se celebró en Madrid, tampoco asistieron representantes de la consejería madrileña.

La ceremonia ha ido cambiando de formato en los últimos años, coincidiendo con los roces entre el Govern y el poder judicial a raíz de la múltiples causas derivadas del proceso independentista en Cataluña.

Fue en abril de 2018 la última vez que Felipe VI presidió la entrega de despachos en Barcelona, un acto que aprovechó para expresar su apoyo a los jueces como "garantía última de los derechos y libertades" de los ciudadanos.

Fue una ceremonia blindada con fuertes medidas, que no impidió que un grupo de entre 40 y 50 personas burlara los cordones de seguridad y protestara a las puertas del Auditori contra la presencia del monarca.

Antes de 2017, la entrega de despachos reunía anualmente en Barcelona al rey y al presidente de la Generalitat -coincidieron con el monarca tanto Artur Mas como Carles Puigdemont-, lo que, desde que se inició proceso independentista, solía derivar en un cruce de reproches en los discursos institucionales.

Más información en vídeos 
Comentarios