El Pleno del CSN se salta las normas de seguridad y transparencia con el ATC

La consejera Narbona, en un durísimo voto particular, acusa a sus compañeros del Pleno del Consejo de autorizar el ATC sin ceñirse al “exquisito y escrupuloso respeto a las máximas condiciones de seguridad” ni cumplir los principios de “neutralidad"

La exministra y miembro a propuesta del PSOE del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Cristina Narbona - Archivo
photo_camera La exministra y miembro a propuesta del PSOE del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Cristina Narbona - Archivo

Según publica el diario vozpopuli.com en una información del periodista Baltasar Montaño, Cristina Narbona, miembro del Consejo de Seguridad Nuclear a propuesta del PSOE, ha emitido un duro voto particular contra la decisión adoptada este lunes por el Pleno de dar la autorización previa de construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Villar de Cañas (Cuenca).

Las trece páginas del voto al que ha tenido acceso vozpopuli.com están cargadas de argumentos contra la decisión y contra el proceder de los otros cuatro consejeros del CSN que dieron el sí a la autorización solicitada por Enresa, la empresa estatal encargada de desarrollar el también llamado basurero nuclear.

Narbona acusa a Fernando Marti, presidente del CSN, y a los consejerosRosario Velasco, Fernando Castelló y Antoni Gurguí i Ferrer, de no “ajustarse” con esta decisión “al principio básico que regula la competencia del Consejo y que su justifica su existencia: El mejor cumplimiento de la seguridad nuclear y radiológica”, según la información de vozpopuli.com.

La ex ministra de Medio Ambiente considera que el Pleno no ha respetado con su decisión el “exquisito y escrupuloso respeto a las máximas condiciones de seguridad, especialmente tras las lecciones aprendidas del accidente de Fukushima”.

Asimismo, “esta consejera cree que la decisión objeto de este voto particular no transmite la neutralidad, laindependencia, la transparencia y la credibilidad exigibles al organismo regulador”, señala Narbona en su voto que recoge dicho diario.

Tampoco comparte las prisas con las que ha actuado el Pleno: “esta consejera no entiende ni aprueba la rapidez con la que se está tramitando este expediente, ya que no hay ningún plazo ni técnico ni legal en el horizonte que obligue al CSN a tomar decisiones con celeridad”.

De hecho, se da la “paradoja” de que el propio CSN  ha aprobado nuevos sondeos para comprobar la situación de los terrenos y Enresa no los pondrá en marcha hasta septiembre. La empresa necesitará ocho meses para emitir nuevos informes necesarios para calibrar los niveles de seguridad del emplazamiento, pero el CSN se apresura a dar el plácet a la autorización previa.

Máxime cuando hay informes técnicos de evaluación y notas informativas elaboradas por varias áreas de la Dirección Técnica de Seguridad Nuclear del CSN que “alertan con claridad sobre la mala calidad de los terrenos de la parcela escogida en el municipio de Villar de Cañas. A la luz de los informes, se trata de terrenos inadecuados tanto desde el punto de vista de la seguridad como desde el punto de vista del previsibleincremento del coste que implicaría la construccióndel ATC en este emplazamiento”, añade el voto de Narbona.

Así las cosas, la consejera presenta una “propuesta de actuación alternativa” que pide la realización conjunta de las evaluaciones de las solicitudes de emplazamiento y de construcción, en contra de la decisión unilateral del CSN de disociar estas dos solicitudes para aprobar la más perentoria para Enresa.

Comentarios