viernes 7/8/20

Sánchez se abre a modificar la Constitución para limitar la inviolabilidad del rey

Limitar el aforamiento al rey exige una reforma constitucional con referéndum y elecciones generales
Sánchez se abre a modificar la Constitución para limitar la inviolabilidad del rey
Sánchez se abre a modificar la Constitución para limitar la inviolabilidad del rey

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado partidario este miércoles de afrontar un cambio en la Constitución para limitar la inviolabilidad del rey y ha recalcado que no debe haber espacio para la impunidad.

"Evidentemente, la Constitución española tiene que evolucionar conforme a las exigencias de ejemplaridad y conducta política de las sociedades", ha defendido en una entrevista a 'eldiario.es' e 'InfoLibre'.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado en varias ocasiones que en España "no hay espacio para la impunidad" y ha incidido en que la inviolabilidad del monarca es "uno de los preceptos sobre los que se debería de "reflexionar" y ver "qué soluciones" se le pueden dar.

"Este es un Gobierno que ha planteado antes y después de las elecciones, ahora con el gobierno de coalición y previamente en solitario, una reforma de la Constitución para revisar los aforamientos de los cargos públicos para que estén circunscritos a su actividad parlamentaria y no a otra. Por tanto, creo que si eso lo defiendo para cualquier cargo público, lógicamente también para el jefe del Estado", alega al respecto.

El presidente del Gobierno se ha referido igualmente a los presuntos negocios del rey Juan Carlos, al que investiga la justicia por haber cobrado supuestamente comisiones por interceder en el contrato del AVE a La Meca, para subrayar que se trata de informaciones "perturbadoras" para millones de españoles, él incluido.

No obstante, ha destacado que los medios de comunicación están informando, el poder judicial está actuando y la Casa Real "claramente se está distanciando de esas supuestas prácticas reprobables". "Estos tres elementos nos hacen reivindicar que nuestra democracia funciona y que no hay espacio para la impunidad", ha enfatizado.

Sánchez ha descartado que Felipe VI se juegue su futuro en función de la respuesta que Zarzuela tenga respecto a estas informaciones y ha subrayado que es la propia Casa Real "la que está marcando distancias con esta supuesta práctica reprobable". "Dejemos trabajar a la justicia", ha zanjado.

REFORMA CONSTITUCIONAL Y ELECCIONES GENERALES

Al respecto de la disposición de Sánchez, limitar o suprimir la inviolabilidad del rey, que está recogida en el artículo 56.3 de la Constitución de 1978, requeriría obviamente modificar la Carta Magna, pero no sería una reforma leve, sino que, además de recabar el apoyo de dos tercios del Congreso y del Senado, exigiría un referéndum y celebrar elecciones generales para que un nuevo Parlamento lo ratifique.

No es al primera vez que Sánchez manifiesta esta disposición, pues en otoño de 2018 ya aseguró que suprimiría la inviolabilidad del rey e incluso apuntó que el propio monarca Felipe VI también sería partidario y no supondría un impedimento para abordar este cambio. Eso sí, cuando desde UPyD o Ciudadanos se ha propuesto empezar por una reforma constitucional para suprimir los aforamientos y diputados y senadores, nunca ha habido suficiente acuerdo.

Dentro del Título II de la Constitución, en el artículo 56.3, se afirma que "la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad", un precepto esgrimido en el Congreso cada vez que se han presentado iniciativas como comparecencias o comisiones de investigación relativas al rey emérito, Juan Carlos I.

Modificar su redacción no es sencillo, ya que la Constitución menciona dos posibles vías para realizar una reforma de la Carta Magna, y en este caso se aplicaría "el 'procedimiento agravado de la norma'" regulado en el artículo 168 y reservado a aquellas reformas que "supongan una revisión total del texto constitucional, una modificación del Título Preliminar (la definición de España), o que influya en el capítulo segundo del Título I (Derechos Fundamentales de los ciudadanos) o en el Título II (la Corona)".

PP Y VOX JUNTOS TIENEN CAPACIDAD DE VETO

Conforme a lo establecido en la Constitución, la reforma de la Carta Magna para modificar la inviolabilidad del Rey exigiría, en primer lugar, aprobar el nuevo texto en el Congreso y en el Senado "con una mayoría de dos tercios de las cámaras", lo que en la Cámara Baja supone contar con el apoyo de 233 diputados. Eso exige que no voten en contra más de 117 diputados, y PP y Vox ya suman 140 escaños.

Si se aprobara el texto en ambas cámaras, después habría que disolver las Cortes Generales y convocar elecciones para que las nuevas Cortes ratifiquen el cambio con mayoría simple, más votos a favor que en contra, en ambas cámaras.

Y el tercer paso sería someter a referéndum popular obligatorio la reforma. En caso de que el resultado sea favorable, el Rey ratificará la modificación en el BOE en todas las lenguas de España.

Hasta ahora, la Constitución de 1978 se ha modificado en dos ocasiones, y en ambas por la vía del procedimiento ordinario que también requiere mayoría de dos tercios pero no exige ni referéndum ni disolver las Cortes. En 1992 se añadió al artículo 13.2 la expresión 'y pasivo' en referencia al derecho al sufragio de los extranjeros en elecciones municipales, un cambio para adaptar la Carta Magna al Tratado de la Unión Europea acordado en Maastrich, y en 2011 se cambió el artículo 135 para garantizar el principio de estabilidad presupuestaria en las Administraciones Públicas.

"MÁXIMA CONFIANZA" EN PABLO IGLESIAS

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha trasladado su "máxima confianza" al vicepresidente Pablo Iglesias en el 'caso Dina' y ha defendido que la coalición con Unidas Podemos "está soldada" y la legislatura durará cuatro años.

Sánchez ha evitado pronunciarse sobre la posible imputación del líder de Podemos y ha pedido dejar "trabajar primero a la justicia", algo que considera fundamental.

"El vicepresidente Iglesias tiene mi máxima confianza", ha subrayado el presidente, que ha indicado que también la tienen "todos y cada uno de los miembros del Gobierno".

En la misma línea, el jefe del Ejecutivo ha rechazado que se iguale a su socio de Gobierno con la extrema derecha para defender un gobierno de concentración nacional de PP, PSOE y Ciudadanos.

"No es una comparación cierta. Unidas Podemos es hija de [Julio] Anguita y nieta de [Santiago] Carrillo. La ultraderecha, hija de Blas Piñar y no vamos a decir nieta de quién. Las culturas, tradiciones e historia de las dos organizaciones son completa y diametralmente diferentes", ha indicado.

Finalmente, frente a las críticas de Iglesias a periodistas y medios de comunicación, Sánchez ha enfatizado que el Gobierno defiende la libertad de prensa y he eludido entrar en valoraciones al respecto.

"A lo largo de mi trayectoria política he sido objeto de buenos, no tan buenos y pésimos comentarios por parte de los medios de comunicación. No he entrado nunca a valorarlos. Tampoco lo voy a hacer respecto a un compañero de Gobierno", ha concluido.

Más información en vídeos 
Comentarios