martes 14.07.2020

Plantean incentivos, uso del agua y un plan de ordenación contra la despoblación en CLM

Así lo han expuesto en las Cortes regionales los cuatro ponentes que han participado en la comisión no permanente de estudio para alcanzar un pacto contra la despoblación que ha acogido este martes el Parlamento autonómico
La presidenta de la Comisión no Permanente de Estudio para alcanzar un Pacto contra la Despoblación, María Jesús Merino, durante dicha comisión - EFE/Ismael Herrero
La presidenta de la Comisión no Permanente de Estudio para alcanzar un Pacto contra la Despoblación, María Jesús Merino, durante dicha comisión - EFE/Ismael Herrero

Representantes del mundo empresarial, de los municipios ribereños, del ámbito de la arquitectura y expertos en demografía han planteado una serie de recetas contra la despoblación en Castilla-La Mancha que pasan por establecer incentivos al trabajo y la vivienda, la utilización de los recursos naturales y un plan de ordenación territorial.

Así lo han expuesto en las Cortes regionales los cuatro ponentes que han participado en la comisión no permanente de estudio para alcanzar un pacto contra la despoblación que ha acogido este martes el Parlamento autonómico.

El vicepresidente de la Federación Empresarial de Ciudad Real (Fecir), Manuel Carmona, ha sido el primero en intervenir y ha abogado por crear un "ambiente favorable" para atraer empresas a las zonas rurales y, sobre todo, "cuidar" de las que ya están instaladas, así como ha apostado por procurar un ámbito urbanístico "flexible" y que los jóvenes tengan facilidades para acceder a una vivienda.

Durante su exposición, Carmona ha resaltado que la situación actual derivada de la crisis del coronavirus ha puesto en valor el entorno rural alejado de las grandes concentraciones entendido como un ámbito seguro, al que se puede atraer y retener el talento, posibilitar el teletrabajo que "ha venido para quedarse", ha dicho, y poner en marcha una serie de incentivos a la contratación con bonificaciones a la Seguridad Social e infraestructuras digitales para salvar la brecha.

Carmona ha incidido en la necesidad de "crear un entorno laboral apetecible" para que las empresas puedan trasladarse e implantarse para crecer en los entornos rurales y, para ello, ha propuesto la agilización en la tramitación de licencias y una remodelación "integral" de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística (Lotau) para adaptarla a la realidad actual y a la actividad de los pueblos.

También ha considerado importante impulsar las ayudas a la compra de vivienda para la población joven, cuyo presupuesto ha considerado que puede resultar insuficiente, las ayudas a la rehabilitación y, todo ello, complementado con incentivos fiscales, bonificaciones para la construcción de vivienda y ayudas para la constitución de préstamos y otros actos jurídicos documentados.

En esta misma línea, la decana del Colegio de Arquitectos de Castilla-La Mancha, María Elena Guijarro, que ha sido la tercera en intervenir en la comisión, ha coincidido en la necesidad de recuperar edificios y facilitar la construcción en el entorno rural con la agilización de licencias, ya que ha puesto como ejemplo que en 2018 la Diputación de Guadalajara tardaba un año en emitir un informe al respecto.

Guijarro ha defendido la arquitectura, y sobre todo el urbanismo, como "técnica clave" para el reto de la lucha contra la despoblación y ha pedido que se elabore un plan de ordenación territorial por parte de un equipo multidisciplinar para hacer un diagnóstico de cada zona y definir qué hacer, cuáles los objetivos y las soluciones.

En este sentido, ha lamentado que Castilla-La Mancha "no tiene redactado ningún plan territorial a día de hoy" pese a que en 2007 hubo una estrategia que no llegó a desarrollarse, y ha dicho que este plan, que debería estar redactado "en dos años", sería la base para la elaboración posterior de planes locales en cada municipio y para adaptar cada figura de planeamiento a su entorno concreto.

Además, la decana del Colegio de Arquitectos ha señalado que la construcción en el entorno rural supone una actividad "muy importante" que ayuda a fijar población en las zonas donde ya no solo hay agricultura y ganadería, así como la recuperación del patrimonio que "se está dejando perder" como pequeñas iglesias, conventos o palacios y, a este respecto, ha lanzado alguna propuesta como un centro de interpretación del románico en la provincia de Guadalajara a fin de recuperar todas las iglesias románicas.

Por otro lado, otro de los ponentes en la comisión no permanente de estudio ha sido Miguel Ángel Sánchez, técnico de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, quien ha puesto sobre la mesa un informe que refleja que en prácticamente todos estos municipios se ha producido un descenso de la población entre 1998 y 2018.

Ha remarcado que la pérdida de población ha sido más acusada después de la puesta en marcha del trasvase Tajo-Segura y ha considerado que la gestión del agua y contar con superficie de regadío en estas zonas es fundamental, pero ha lamentado que "no ha habido voluntad política del Gobierno de España" para acabar con este entorno de secano y que, de hecho, la superficie para regadío en Cuenca representa solo el 1 por ciento y en Guadalajara el 1,7 %.

Para Sánchez, la solución para "parar la hemorragia demográfica" en el entorno de los municipios ribereños está ligada al uso del agua, a “hablar con cada alcalde” y a que "de una vez por todas" el Ejecutivo central deje a estos municipios utilizar sus recursos naturales para mantener la población.

De igual forma, ha pedido de nuevo "unidad" en la región para "reclamar lo que nos pertenece" en materia de agua, ya que ha dicho que "se podrían hacer muchas cosas" con los 70 hectómetros cúbicos que se han trasvasado en el último mes y que están en el embalse del Segura, y ha celebrado que el Gobierno haya anunciado que va a modificar las reglas de explotación del trasvase.

Las intervenciones en la comisión de las Cortes regionales han concluido con la participación de la demógrafa y redactora del mapa de despoblación en España y Europa María Pilar Burillo, que ha expuesto las conclusiones del estudio realizado y cómo ha avanzado la despoblación en los últimos años.

En el caso de Castilla-La Mancha, ha puesto el acento en Cuenca y Guadalajara, ambas provincias muy despobladas casi por completo salvo el Corredor del Henares, y ha advertido de que "cuanto más se tarde en actuar, más difícil va a ser", aunque ha puntualizado que es al Gobierno de España al que le compete ir a Europa a exponer el problema demográfico para poder obtener ayudas.

Burillo ha indicado que el objetivo principal es frenar la despoblación para poder repoblar las zonas que han perdido más habitantes y, para ello, ha apostado por impulsar internet "de calidad", unas vías de comunicación mínimas y unos servicios que estructuren el territorio.

Más información en vídeos 
Comentarios