García-Page: la ley de amnistía es una mala ley por mucho que algunos den saltos de alegría

- El presidente de Castilla-La Mancha ve la amnistía una "mala ley": "El delincuente no puede exigir que se considere la democracia un sistema opresor".

- Bolaños pide a García-Page "paciencia" para ver los "frutos" de la amnistía: "Pasará como con los indultos".

- Tolón asegura que la ley de amnistía "supone la reconciliación del país, dentro de la Constitución Española".

- El PP dice que la ley de amnistía provocará "desigualdades" entre mujeres de Castilla-La Mancha y Cataluña.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su intervención en el acto institucional con motivo del Día Internacional de las Mujeres celebrado en Quintanar del Rey (Cuenca)
photo_camera El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su intervención en el acto institucional con motivo del Día Internacional de las Mujeres celebrado en Quintanar del Rey (Cuenca)

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dicho que la ley de amnistía es una mala ley, que España no se puede quedar sin defensas, y que por mucho que algunos den saltos de alegría, los procesamientos van a seguir y eso se verá no tardando mucho.

En su intervención en el acto institucional con motivo del Día Internacional de las Mujeres que se ha celebrado en Quintanar del Rey (Cuenca), se ha referido a la aprobación este jueves de la ley de amnistía por la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados.

García-Page, tras manifestar que está "enormemente orgulloso del éxito que ha significado la Constitución española desde el 78", ha afirmado que este es un país "que tiene un metabolismo enormemente generoso, incluso lo es con quien le insulta, le increpa, le zarandea, incluso con los que quieren acabar con nuestro modelo de vida".

Para el presidente de la comunidad autónoma y secretario general de los socialistas castellano-manchegos, no se puede hacer pasar lo que ha ocurrido desde el 78 para acá como un fracaso, ya que el fracaso sería considerar que España tiene un ordenamiento represor.

"Lo que no puede es quedarse sin defensas, lo que no puede es quedarse sin argumentos", ha asegurado Page, quien ha añadido que lo pueden decir incluso en una ley, pero que esa le parece una "mala ley cuando se parte de una premisa tan falsa como que el delincuente exige finalmente que el propio país y la Constitución se reconozcan a sí mismos como un problema, como una opresión".

Y aunque hay gente que cree que las cosas que se hacen son para toda la vida, hasta se pueden terminar equivocando porque, según ha opinado, "por mucho que se diga y por mucho que algunos den saltos de alegría, los procesamientos van a seguir; pero eso se verá y se va a ver, además, espero que no tardando mucho".

Ha abogado por "defender lo que tenemos, que es un sistema democrático que no lo tienen muchos países en el mundo" porque "hay gente radical, antisistema, que además no están aquí" y que se proponen lo contrario, derribarlo.

García-Page ha señalado que el egoísmo es lo que se esconde detrás del independentismo, y ha añadido: "Si hay algo que no toleramos la sociedad española es que nos tomen por tontos, y a las cosas, evidentemente, hay que llamarlas por su nombre".

"Hay muchas cosas de las que nos podemos sentir orgullosos en España, orgullosos de logros conseguidos, pero de lo que soy incapaz de sentirme orgulloso es de un chantaje, de eso se me hace enormemente difícil", ha dicho.

El presidente de Castilla-La Mancha ha indicado que para él, lo que significa ganar unas elecciones es "poder gobernar para poder cumplir lo que prometes, porque si en realidad lo que haces es cumplir lo contrario, no sé si lo llamaría exactamente gobernar".

También ha dicho Page que hablar de líneas rojas en España ahora mismo casi le da pudor.

"Hay algunos que ya se les tendría que olvidar para siempre hablar de líneas rojas o al menos decirle a la gente que cuando hablan de líneas rojas es como las carreteras, que son líneas discontinuas que se pueden atravesar, porque si no, la gente tiene derecho a sentirse engañada", ha asegurado.

BOLAÑOS PIDE A PAGE "PACIENCIA" PARA VER LOS FRUTOS

Por su parte, el ministro de Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes, Félix Bolaños, ha pedido al presidente de Castilla-La Mancha que tenga "paciencia" para ver los "frutos" de la Ley de Amnistía, alegando que "pasará como con los indultos", de los que ahora "nadie duda" que sirvieron para normalizar la situación en Cataluña tras el 'procés'.

Preguntado en una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, por las críticas del presidente castellanomanchego a la medida de gracia pactada por el PSOE con los independentistas catalanes, Bolaños ha expresado que hace falta que pase tiempo para "valorar la ley de amnistía en su amplitud".

"Pues les pido que tengan algo de paciencia, que vean cómo esta Ley de Amnistía va a ir dando frutos, va a ir consumando una convivencia, una reconciliación, una concordia, que sólo de esta manera podemos hacerlo", ha explicado el ministro, insistiendo que de esta manera "se acabaron las vías rupturistas" y que ahora se está "en la etapa del acuerdo y la reconciliación".

En su opinión, "pasará como con los indultos", una decisión que cuando el PSOE adoptó hubo "muchas personas con dudas" y que, finalmente, "hoy nadie duda que los indultos fueron útiles y eficaces para normalizar la situación en Cataluña".

"Pasará más o menos con la ley de amnistía, que ahora hay personas que, de buena fe, tienen dudas, pero que se darán cuenta con la aplicación de la ley, que es una herramienta imprescindible para que superemos una etapa negra y empecemos una nueva etapa donde la concordia, donde la reconciliación, donde los acuerdos entre diferentes tienen que presidirlo", ha zanjado.

"SUPONE LA RECONCILIACIÓN DEL PAÍS"

De su lado, la delegada del Gobierno en Castilla-La Mancha, Milagros Tolón, ha destacado que la aprobación de la ley de amnistía supone la reconciliación para que este país, dentro siempre de la Constitución española, siga avanzando.

En declaraciones a los periodistas antes de asistir al acto institucional con motivo del Día de la Mujer celebrado en Quintanar del Rey (Cuenca), ha señalado que ahora es el momento de la reconciliación de los españoles y de la integración.

"Es importante que los catalanes se sientan españoles y que los españoles sintamos que Cataluña está dentro de la unidad de España, siempre dentro de la Constitución española", ha asegurado Tolón, quien ha agregado que "esta ley entró dentro del marco de la Constitución y saldrá dentro de la Constitución".

También ha dicho que el Partido Popular "no puede hablar de Cataluña" porque en 2017 dejó una situación muy complicada para una comunidad autónoma tan importante para España como es Cataluña.

"Tuvimos un referéndum ilegal gobernando el Partido Popular y tuvimos la mayor brecha territorial de la historia contemporánea de Cataluña. Por tanto, no tiene ningún tipo de legitimidad para hablar de la unidad de España", ha afirmado la delegada del Gobierno. 

PROVOCARÁ "DESIGUALDADES"

También se ha pronunciado al respecto el portavoz del PP de Castilla-La Mancha y diputado autonómico, Santiago Serrano, que ha preguntado al secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, si tiene intención de convocar a su Comisión Ejecutiva Regional para aprobar un texto de repulsa de la amnistía y anunciar que "sus 8 diputados nacionales" votarán 'no' a esta Ley.

Así lo ha indicado Serrano en rueda de prensa en la sede regional del PP, donde ha incidido en que Page "debe estar a la altura de las circunstancias y defender a los castellanomanchegos" frente a este "atropello democrático". "Es el momento de los hechos frente a las palabras".

El diputado autonómico ha instado a Page a "dejar de reírse" de los castellanomanchegos "diciendo una cosa en los medios de comunicación y luego haciendo otra cuando hay que votar".

Por ello, también le ha preguntado si va a pedir un Comité Federal del PSOE para avanzar a Sánchez que sus diputados votarán en contra de la Ley de Amnistía, ya que, en caso contrario, luego "no valdrán las lamentaciones y las quejas" porque "lo que está en juego es el futuro de España", según ha informado el PP en nota de prensa.

Serrano ha aseverado que los ciudadanos de Castilla-La Mancha merecen "que sus derechos y libertades estén por encima de Sánchez y del PSOE" y "merecen un presidente autonómico que lejos de seguir siendo un hipócrita, esté a la altura de las circunstancias".

El portavoz regional del PP ha recordado que el acuerdo entre PSOE, ERC y Junts elimina los delitos de malversación y terrorismo relacionados con el 'procés', por lo que ahora las personas que son presuntos delincuentes "no son iguales que un castellanomanchego, que si tiene que pagar si infringe la ley".

Por ello, ha dicho que el próximo jueves es la última oportunidad de Page, en el pleno del Congreso de los Diputados, para ordenar a sus 8 parlamentarios a votar en contra de la Ley y "parar este despropósito y atropello democrático".

Comentarios