domingo 17.11.2019

Núñez no logra recuperar la hegemonía del PP de Cospedal en Castilla-La Mancha

El PP ha perdido más de 100.000 votos respecto a las elecciones de 2015 y seis escaños en la cámara regional, donde ha pasado de 16 a 10 diputados

Paco Núñez no logra recuperar la hegemonía del PP de Cospedal en Castilla-La Mancha
Paco Núñez no logra recuperar la hegemonía del PP de Cospedal en Castilla-La Mancha

Paco Núñez, proclamado hace siete meses sucesor de María Dolores de Cospedal al frente de los 'populares' en Castilla-La Mancha, no ha logrado recuperar la hegemonía que el PP tuvo con la exdirigente del partido en la región y esta formación ha perdido seis diputados respecto a los pasados comicios autonómicos.

Núñez (Almasa, 1982) se ha presentado por primera vez como candidato a la Presidencia de la Junta, con la intención de lograr este domingo la victoria en las urnas, pero con la difícil tarea de arrebatar el puesto a uno de los varones del PSOE, Emiliano García-Page, que en la última legislatura ha gobernado en la región con el apoyo de Podemos.

El candidato 'popular' arrancaba la campaña electoral con ganas de volver a ilusionar a los ciudadanos tras los malos resultados que el presidente nacional, Pablo Casado, obtuvo en las pasadas elecciones del 28 de abril y con el objetivo de conseguir la mayoría suficiente para gobernar, pero ha perdido más de 100.000 votos respecto a las elecciones de 2015 y seis escaños en la cámara regional, donde el PP ha pasado de 16 a 10 diputados.

Núñez definía el comienzo de campaña como "el inicio de un sueño", el sueño que suponía coger el timón del Ejecutivo de Castilla-La Mancha, a la que quería llevar "a la vanguardia", y que se ha visto truncado esta noche por la falta de apoyos al centro-derecha.

Pero tenía todo un reto por delante. Excepto en la provincia de Albacete, de donde procede, el candidato del PP era un hombre prácticamente desconocido para la mayoría de ciudadanos y se enfrentaba a la dura misión, no solo de presentarse ante los castellano-manchegos y de explicarles, en tan solo siete meses, el nuevo proyecto del partido, sino de darse a conocer y ganarse su confianza.

Lo cierto es que desde que desde que tomó el relevo de Cospedal -tras vencer en primarias a su rival, Carlos Velázquez- el nuevo líder regional del PP ha realizado una tarea incansable para promocionarse y dar a conocer su mensaje, recorriendo las cinco provincias en innumerables ocasiones, presumiendo de región y haciendo gala del municipalismo.

En todo momento, el candidato 'popular' ha querido dar protagonismo a las bases, a los alcaldes y concejales, y así lo ha hecho también a lo largo de los 15 días de campaña electoral -en los que ha recorrido 7.000 kilómetros, visitado 90 pueblos y participado en otros tantos actos-, convencido de que ellos son quienes mejor conocen los problemas de sus vecinos y, por tanto, quienes pueden ofrecer soluciones.

Lo sabe de buena tinta porque ha sido alcalde de Almansa, su localidad natal, desde 2011, año en el que consiguió también la Diputación de Albacete para el PP por segunda vez en la democracia, convirtiéndose, con 28 años, en el segundo presidente más joven de una institución provincial, tan solo por detrás de Mariano Rajoy.

Precisamente, cuando tomó posesión de su cargo tuvo palabras de agradecimiento para Cospedal, con quien siempre ha mantenido una estrecha relación y a la que apoyó públicamente cuando ésta presentó su precandidatura para la Presidencia del PP nacional.

Cerca de dos décadas han pasado desde que Núñez vinculara su trayectoria política al PP, formación en la que inició su actividad a través de la organización juvenil Nuevas Generaciones (NNGG).

Pero también ha sido presidente provincial del PP en Albacete, además de portavoz adjunto y diputado en el parlamento autonómico.

De hecho, todos sus cargos de responsabilidad llegaron con Cospedal en la Presidencia del PP en la región y ella fue la primera persona a la que le comunicó su deseo de presentar la candidatura para sucederla.

Sin embargo, durante esta campaña, ni la ha mencionado en sus intervenciones, ni tampoco ella se ha dejado ver en ningún mitin ni acto público en Castilla-La Mancha.

Pero a pesar de ser una de las personalidades más activas del partido y tras su amplio recorrido en el PP, este almanseño de 37 años no ha logrado alcanzar la popularidad de su predecesora, que también fue secretaria general del partido a nivel nacional, que consiguió mayoría absoluta en las Cortes regionales en 2011 y que volvió a ganar las elecciones en 2015, aunque el apoyo de Podemos al PSOE hiciera presidente a García-Page.

Más información en vídeos 
Comentarios