miércoles 27/10/21

Municipios Ribereños piden un mínimo de 990 hm3 para poder cubrir sus necesidades

Por su parte, Ecologistas en Acción insta a Tejerina a no aprobar un nuevo trasvase al Segura

Imagen de archivo de una concentración de los Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía en contra del trasvase Tajo-Segura
Imagen de archivo de una concentración de los Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía en contra del trasvase Tajo-Segura

La Asociación de Municipios Ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía han pedido que exista "una lámina mínima de 990 hectómetros cúbicos" en estos embalses para "satisfacer las necesidades del Tajo y su comarca", solicita también que se "cumpla la ley y se respeten prioritariamente las necesidades de la cuenca cedente".

El presidente de esta asociación, Francisco Pérez Torrecilla, ha pedido al Gobierno nacional que "la solidaridad cambie de sentido". "Llevamos décadas siendo solidarios, ya es hora de que el Gobierno lo sea con nosotros y decida no trasvasar", ha añadido, según ha informado esta organización en nota de prensa.

Pérez Torrecilla ha incidido en que los municipios ribereños "llevan cuarenta años siendo solidarios con el Levante a costa de haber sacrificado su propia economía y desarrollo para generar riqueza en otra región", por lo que ha reclamado que ahora se haga lo propio con ellos y se les permita recuperar los embalses y, con ellos, su fuente de ingresos.

"Si quieren hablar, si de verdad quieren llegar a un pacto del agua como proclaman, que comiencen garantizándonos un mínimo de 990 hectómetros cúbicos en nuestros embalses, un paupérrimo cuarenta por ciento que por lo menos nos permita garantizar cierto desarrollo de los municipios ribereños y la supervivencia del Tajo", ha continuado el presidente.

Además, Pérez Torrecilla no ha renunciado a terminar con el Trasvase Tajo-Segura, asegurando que los municipios ribereños se mantienen en su postura de "ni una gota más", apuntando que el Levante "debe aprender a sobrevivir con el agua de las desaladoras y racionalizando sus cultivos, sin fagocitar nuestros recursos o los del Ebro".

Sin embargo, ha reiterado que los municipios ribereños necesitan primero "recuperar poco a poco lo perdido en estos años", insistiendo en que 990 hectómetros cúbicos "podría ser una cifra, aunque escasa, razonable para garantizar la supervivencia del Tajo y de la comarca".

"Pero no queremos repetir errores del pasado, no significa que todo lo que suba de ese cuarenta por ciento deba ser trasvasado por ley, no queremos blindar el trasvase como hizo Cospedal", ha apostillado, añadiendo que estos municipios quieren "volver a la mesa de negociación de la que incomprensiblemente no forman parte ni los ribereños ni las comunidades de Castilla-La Mancha, Madrid o Extremadura, pero sí los regantes del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS) o las comunidades de Murcia y Valencia".

ECOLOGISTAS INSTA A TEJERINA A NO APROBAR UN TRASVASE

Por su parte, Ecologistas en Acción ha instado a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio ambiente, Isabel García Tejerina, a reconsiderar su idea de aprobar un nuevo trasvase del Tajo al Segura porque comprometería la disponibilidad de recursos de cara a la temporada de primavera/verano.

En un comunicado, la organización ha recordado que las precipitaciones de los últimos dos meses han provocado que los niveles de los embalses de la cabecera del Tajo hayan aumentado "sensiblemente" su volumen de agua embalsada, que ha pasado de los 240 hectómetros cúbicos a mediados de febrero a los más de 470 actuales.

A pesar de ello, este volumen representa tan solo el 21 % de la capacidad de Entrepeñas y Buendía, un porcentaje que Ecologistas en Acción ha considerado "insuficiente".

La organización ha incidido en que, según las normas de explotación del Acueducto Tajo-Segura, blindadas legalmente por el Memorándum, es posible autorizar nuevos trasvases por encima de los 400 hectómetros cúbicos, si bien estas normas no obligan a que estos se produzcan necesariamente.

"Hay que tener en cuenta que la gestión realizada en la cabecera del Tajo solo sirve a los intereses de los receptores y no a satisfacer las demandas y usos de la cuenca cedente", ha lamentado.

Ecologistas en Acción ha explicado que durante la pasada semana las aportaciones de los ríos de la cabecera del Tajo oscilaban alrededor de los 60 metros cúbicos por segundo, mientras que los caudales en Aranjuez eran de tan solo 8.

Por ello, han considerado que desde el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente se está procediendo a un "secuestro legal" del río Tajo.

Para la organización ecologista, la autorización de un nuevo trasvase dejaría la cabecera del Tajo en una situación próxima a la emergencia, por lo que "se comprometería de nuevo la disponibilidad de recursos de cara a la temporada de primavera/verano".

"Aunque estos dos últimos meses hayan sido abundantes en precipitaciones, venimos del periodo más seco de los últimos 30 años y es, por tanto, sumamente irresponsable comprometer los recursos actuales cuando no está garantizado que los próximos meses vayan a traer nuevas lluvias", ha agregado.

En consecuencia, la organización ecologista ha instado a la ministra a que reconsidere su idea de aprobar un nuevo trasvase y ha defendido que las actuaciones para paliar la escasez de la cuenca del Segura pasen por adaptar las demandas a la existencia de los recursos propios y a las futuras reducciones generadas por el cambio climático.

En este sentido, han apostado por que el Ministerio promueva medidas como el control de la existencia de regadíos ilegales o la reducción de la superficie de regadío y deje al margen "medidas electoralistas, antiambientales y que fomentan enfrentamientos territoriales". 

Comentarios