Jueves 21.06.2018

El ministro de Cultura fue condenado en 2017 por fraude fiscal a pagar 243.000 euros

Máxim Huerta dice que tiene sus "obligaciones al corriente" y descarta dimitir al no tener "ninguna deuda moral"

El ministro de Cultura defraudó a Hacienda 218.322 euros con una sociedad que creo en 2006 - EFE
El ministro de Cultura defraudó a Hacienda 218.322 euros con una sociedad que creo en 2006 - EFE

El ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, fue sancionado a abonar 366.000 euros a Hacienda por 218.000 euros que dejó de pagar en 2006, 2007 y 2008 cuando trabajaba como presentador de televisión, una sentencia firme que hoy ha trascendido públicamente y que ha provocado peticiones de dimisión.

El diario El Confidencial ha publicado este miércoles la decisión de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que desestima los recursos que Huerta interpuso el año pasado contra la decisión tras notificarle la Agencia Tributaria el total que debía pagar: 365.939 euros, que incluye la multa y los intereses.

Huerta, según el TSJM, declaraba a través de una sociedad, lo que permitía tributar menos que si lo hubiera hecho como renta personal con el IRPF.

El ministro, titular de la cartera desde el pasado 7 de junio, ha asegurado esta mañana en Onda Cero que sus obligaciones tributarias estaban "al corriente": "Pagué lo correspondiente y asunto cerrado".

Añadió que no se planteaba presentar su dimisión ya que el fraude tributario que se le achaca es anterior a su condición de ministro.

"Este asunto -ha precisado- no es como ministro de Cultura, es un asunto de Màxim Huerta de unos años y de pronto cambió un criterio y asumí la responsabilidad como ciudadano, como le pasó a cientos de periodistas, de creadores y de artistas en su momento".

"No hubo mala fe y no oculté nada. Cotizaba como sociedad y Hacienda revocó esa manera de tributar y lo primero que hice fue pagar, acepté mi responsabilidad como ciudadano", ha añadido.

El fallo del TSJM estima que la conducta "no puede ser calificada sino de voluntaria y culpable", en el sentido de que "se entiende que le era exigible otra conducta distinta, no pudiéndose apreciar buena fe en su actuación en orden al cumplimiento de sus obligaciones fiscales".

En declaraciones posteriores a la Cadena Ser, Huerta ha explicado que no lo compartió con Pedro Sánchez "porque es una cuestión privada" en la que él asumió sus "responsabilidades".

Según el TSJM, el entonces presentador en "El programa de Ana Rosa" (Telecinco) ingresó en esos tres años casi 800.000 euros a través de la sociedad limitada Almaximo Profesionales de la Imagen, de la que era único accionista y administrador desde 2006 y que fue liquidada a finales de 2016.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha exigido la dimisión o destitución del ministro, si se ha acreditado que tuvo "voluntad de defraudar a Hacienda", y ha avisado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que sería "razonable" pedir su reprobación si no le cesa.

"Un ministro que ha defraudado a Hacienda no debe ser ministro y creo que sería enormemente triste que el Gobierno de Pedro Sánchez tuviera que convivir con ministros reprobados como los que tenía el PP", ha advertido Iglesias en declaraciones a los periodistas en el Congreso.

La portavoz nacional de Ciudadanos y líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, ha anunciado hoy que Cs pedirá la comparecencia ante el Congreso de Màxim Huerta para que "dé explicaciones", pero no ha aclarado si pedirán su dimisión.

"Lo más sensato es que dé explicaciones ante los representantes de los ciudadanos" y será a partir de entonces cuando decidirán "cómo actúan", ha dicho en una rueda de prensa en el Parlament.

El diputado de Nueva Canarias en el Congreso, Pedro Quevedo, que apoyó la moción de censura de Pedro Sánchez, ha animado a éste a "tomar una decisión" respecto a Huerta, en la línea de "prestigiar la vida pública" y la "actividad política".

La vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, ha pedido a Huerta que dé explicaciones acerca de su sanción por fraude fiscal, aunque ha restado importancia al asunto, mientras que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que le corresponde al titular de Cultura y Deporte o al presidente del Gobierno dar las explicaciones pertinentes.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha instado al ministro, en un tuit, a dar explicaciones o dimitir tras conocerse que defraudó a Hacienda.

"Con qué autoridad este Gobierno va a exigir a los españoles que paguen sus impuestos", ha escrito Maíllo.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha considerado que "un asunto tan grave" requiere de "explicaciones claras y urgentes en el Congreso".

Ese partido ha adelantado que va a registrar una pregunta oral en el Senado para la sesión de control del próximo martes pidiendo a Pedro Sánchez la destitución de Huerta.

El vicepresidente madrileño, consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno, Pedro Rollán, ha recordado que la expresidenta regional Cristina Cifuentes dimitió por un "escenario ajeno" a la política.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha emplazado a conocer detalles de lo sucedido con el ministro de Cultura para determinar supuestas responsabilidades, pero ha diferenciado entre discrepar con Hacienda y cometer un fraude fiscal de manera consciente. 

PEDRO SÁNCHEZ NO SE HA PLANTEADO EL CESE

Por otra parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no se ha planteado en ningún momento el cese de Màxim Huerta y está tranquilo tras las explicaciones que ha recibido por parte del ministro de Cultura porque cree que no ha cometido ninguna irregularidad, han asegurado hoy fuentes de la Moncloa.

Sánchez habló en la mañana de este miércoles con Huerta y éste le dio detalles de su litigio con Hacienda, que ha provocado que la oposición haya pedido la dimisión o el cese del ministro.

Las fuentes citadas recalcan que el Gobierno está tranquilo porque lo está el propio titular de Cultura al estar al corriente de todas sus obligaciones fiscales.

El Ejecutivo recalca que Huerta pagó y después recurrió, lo que propició que, al no darle la razón, finalmente tuviera que abonar también las costas correspondientes.

Pero hace hincapié en que todos los españoles tienen derecho a recurrir las decisiones que consideren oportunas y de ahí que avalen la decisión que en su día tomó el ministro.

Las fuentes de la Moncloa consideran que Huerta ha dado una respuesta inmediata y asumen que en un momento político como el actual la oposición puede intentar mantener la presión sobre el ministro.

No obstante, insisten en la tranquilidad con la que tanto Huerta como el presidente del Gobierno y todo el Ejecutivo afrontan esta situación.

Más información en vídeos 
Comentarios