viernes 19.07.2019

IU acusa a García-Page de querer "privatizar" los servicios sociales con empresa semi-pública

La formación de izquierdas ha recordado que es la Administración regional la competente y la responsable de las políticas que deban hacerse para los mayores, dependientes y grupos de población en riesgo de exclusión social

El coordinador regional de IU en Castilla-La Mancha, Juan Ramón Crespo, en una imagen de archivo en rueda de prensa
El coordinador regional de IU en Castilla-La Mancha, Juan Ramón Crespo, en una imagen de archivo en rueda de prensa

Izquierda Unida de Castilla-La Mancha ha alertado de la posible privatización de la gestión de los servicios sociales después de que el presidente regional, Emiliano García-Page, avanzara este lunes la creación de una empresa semi-pública para la gestión de todo lo referido a mayores, dependientes o grupos de población en riesgo de exclusión social.

En nota de prensa, el partido de izquierdas ha indicado que las entidades del Tercer Sector son un apoyo fundamental para que las familias vulnerables tengan una ayuda esencial para mejorar sus condiciones de vida.

Sin embargo, ha subrayado que la Junta es la Administración "competente y responsable" de las políticas que deben hacerse para esos grupos vulnerables, por lo que si cede su competencia a empresas público-privadas, "¿qué va a gestionar la Junta", se ha preguntado.

Al respecto, IU ha expresado que no le "gusta" la decisión del Gobierno regional de externalizar la responsabilidad sobre los más vulnerables de la región y ha lamentado que desde el anuncio de García-Page haya muchas empresas que estén preparando la oferta económica para hacerse con estos servicios.

"Se hará con ellos la oferta más barata, donde pierden los trabajadores y la calidad del servicio", ha augurado la formación liderada por José Ramón Crespo en la región, quien ha asegurado que, pese a que el Gobierno de García-Page ha dicho durante mucho tiempo que cree en los servicios públicos, "IU piensa que no es exactamente así".

De hecho, ha indicado que quiso hacer un hospital de referencia en Castilla-La Mancha y utilizó la fórmula de la privatización a cambio de la concesión de 1.500 millones de euros para las tres empresas que conforman la Unión Temporal de Empresas (UTE).

De igual forma, ha criticado que el Ejecutivo autonómico se gastara más de 240 millones de euros en privatizar el transporte sanitario terrestre para entregárselo a empresas que "han demostrado su falta de sensibilidad en materia laboral, hasta el punto de llevar a la huelga a sus trabajadores".

Además, ha lamentado la externalización del servicio que presta el Centro de la Mujer de Bargas (Toledo) y la no apertura del Hospitalito del Rey en Toledo como residencia para mayores y que la Administración intentara recurrir a la utilización de una entidad para su gestión. 

Más información en vídeos 
Comentarios