lunes 2/8/21

El Govern avala con el ICF las fianzas por el procés tras tensiones internas

Los ex cargos del Govern presentarán sus fianzas, cubiertas con el dinero del ICF, antes de que termine el plazo
El conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat, Jaume Giró, en el pleno del Parlament
El conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat, Jaume Giró, en el pleno del Parlament

El Govern ha rectificado este miércoles, tras un episodio de tensiones entre los dos socios independentistas, su anuncio del día anterior y ha decidido activar el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) para avalar las fianzas que reclama el Tribunal de Cuentas a 34 ex altos cargos de la Generalitat.

Veinticuatro horas después de descartar en rueda de prensa la posibilidad de involucrar al ICF en la operación, el conseller de Economía y Hacienda, Jaume Giró, ha anunciado desde el Parlament este cambio de criterio, el mismo día en que vence el plazo para abonar las fianzas del Tribunal de Cuentas.

El 6 de julio, el Govern aprobó por decreto la creación de un fondo con dotación inicial de 10 millones de euros para ayudar a los 34 ex altos cargos a quienes el Tribunal de Cuentas reclama fianzas por valor de 5,4 millones por haber promocionado con dinero público el procés en el extranjero, pero ayer Giró reconoció que no han encontrado ningún banco que avale las fianzas y descartó recurrir al ICF como plan B, para no poner en riesgo a sus profesionales.

Inicialmente, el fondo iba a funcionar con un mecanismo similar al de un seguro privado: una entidad bancaria avalaría las fianzas, con un contraaval de la Generalitat a través del ICF; pero, al quedar ayer descartado el ICF, partidos y entidades independentistas activaron otras vías para reunir donativos para abonar las fianzas.

Sin embargo, tras reunirse en la mañana de este miércoles con el presidente catalán, Pere Aragonès, en el Parlament, el conseller ha anunciado un giro en su decisión: "He recibido llamadas estas horas de gente del ICF que ha pedido por favor que intentemos usar esta disposición adicional como está previsto en el decreto ley. Esto es lo que haremos".

En las últimas horas, este episodio ha generado tensión entre los dos socios del Govern, con el conseller Giró en el ojo del huracán.

Fuentes de JxCat han explicado a Efe que a finales de la semana pasada, el consejero delegado del ICF, Víctor Guardiola, expresó sus reservas sobre la posibilidad de involucrar al ICF.

Según JxCat, también el presidente de la Junta de Gobierno del ICF, Albert Castellanos, que fue secretario general del departamento de la Vicepresidencia y Economía con Aragonès, mostró dudas sobre la operación, si bien fuentes de ERC niegan que Castellanos rechazara firmar el aval y puntualizan que lo que hizo fue pedir "cobertura" y solicitar la información más actualizada posible sobre este asunto.

En la noche de este martes, según fuentes consultadas por Efe, Aragonès trasladó a Giró que finalmente el Govern sí activaría el ICF para hacer frente a las fianzas del Tribunal de Cuentas y que así lo anunciaría el propio president este miércoles en el pleno del Parlament.

En JxCat, la idea de que Aragonès saliera a corregir el anuncio de Giró fue interpretada como una maniobra "partidista", en un tema que consideraban una "línea roja".

Tanto el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, como el vicepresidente del Govern y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, cabeza visible de Junts en el Govern, contactaron con Aragonès para trasladarles su postura.

Si había que rectificar porque se había encontrado una fórmula para que el ICF asumiese, como prevé el decreto ley, las fianzas, Giró quería ser el primero en explicarlo, y no dejar el anuncio en manos de Aragonès.

En la mañana de este miércoles, antes del pleno, Giró se ha reunido con Aragonès en el despacho del president y han certificado que el anuncio lo haría el conseller, que ha aprovechado la sesión de control al Govern para aclarar que finalmente el ICF sí se hará cargo de las fianzas, y Aragonès le ha expresado su "agradecimiento".

Desde Girona, Jordi Sànchez ha afirmado que gracias a la intervención de Giró los miembros del ICF han tenido "un cambio de actitud" y han "entendido que ellos no pueden ser un obstáculo".

Por su parte, los encausados se han acogido de nuevo al fondo del Govern para abonar los 5,4 millones de euros que se les reclaman, aunque con temor a que el Tribunal de Cuentas rechace el aval del ICF y tengan que hacerlo con su patrimonio.

Mientras tanto, Ciudadanos pedirá a la Fiscalía del Tribunal de Cuentas que no acepte el aval que pueda presentar el ICF, según ha anunciado el líder de la formación naranja en el Parlament, Carlos Carrizosa.

Comentarios