sábado 6/3/21

Illa dice que dejará el ministerio de Sanidad cuando comience la campaña calatana

En su primer acto de precampaña como candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, Illa ha asegurado: "Estoy aquí para trabajar por el reencuentro de los catalanes"
Salvador Illa dice que dejará el ministerio de Sanidad cuando comience la campaña calatana
Illa dice que dejará el ministerio de Sanidad cuando comience la campaña calatana

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, designado en esta semana por el PSC candidato a la presidencia de la Generalitat, asegura que dejará su cartera gubernamental cuando comience formalmente la campaña electoral y no antes, y que "en 15 días" explicitará su oferta electoral.

Illa, en una entrevista que publica este domingo el diario La Vanguardia, reconoce que abandona el ministerio cuando la pandemia por el coronavirus no ha acabado, pero recuerda que "se ha iniciado la vacunación", lo que supone que "estamos en el principio del fin", y que lo hace para asumir "un nuevo reto", alcanzar la presidencia de la Generalitat.

"Dejaré de ser ministro cuando empiece la campaña electoral -adelanta Illa-. Hasta entonces voy a ocuparme de mis tareas como ministro. En 15 días de campaña hay tiempo para explicar nuestra propuesta a los catalanes".

El ministro, preguntado por si utilizará su cargo para hacer campaña, asegura: "Voy a desempeñar el cargo como he hecho hasta ahora. Haré campaña cuando llegue el momento".

Illa reconoce que habló de su candidatura en las elecciones catalanas en noviembre, pero asegura que "la decisión no se tomó hasta el último momento", por lo que el hecho de que negara esa eventualidad durante semanas no le resta credibilidad como político. "El día antes de hacerlo público yo no lo comuniqué, pero entiendo que le correspondía a Iceta y dependía de él", puntualiza.

La renuncia de Iceta a encabezar el cartel del PSC es, para Illa, "un acto de generosidad poco habitual en política" y explica que le convenció para ser cabeza de lista el objetivo de los socialistas de no afrontar las elecciones "como unas más", porque "hay que romper la dinámica de resignación".

Argumenta Illa que ese cambio no implica priorizar a su partido frente a la labor de un ministerio, pues cree que "contribuir a ofrecer un gobierno que trabaje para el reencuentro en Cataluña, para mejorar la convivencia, no es un acto partidista sino de servicio público".

El ministro adelanta también que, a pesar de que su gestión de la pandemia desde Sanidad ha sido duramente criticada por la Generalitat, él, como candidato, no va a entrar en la polémica y cuestionar el trabajo del Govern catalán ante la COVID-19.

El ministro pronostica que en verano un 70 por ciento de la población española estará inmunizada "y se podrá pensar en otros escenarios", como dejar de usar la mascarilla, aunque objeta que "también habrá que ver si no debe permanecer en algunos ámbitos".

Illa indica que incluir en una lista a las personas que no se quieran vacunar es necesario para que conste en el historial clínico, pero sostiene, al tiempo, que "la vacunación no puede ser un requisito sin más para acceder a un puesto de trabajo", aunque "sí puede plantearse en determinados ámbitos".

Respecto a la concesión de indultos a los políticos condenados por el "procés", Illa afirma que "todo el mundo tiene derecho a que se planteen y el Gobierno tiene la obligación de tramitarlos". "Abrir una década fructífera para Cataluña y para España -prosigue- requiere aliviar tensiones, favorecer el diálogo y mirar hacia el futuro, siempre con respeto a la ley".

En su calidad de candidato, reitera su rechazo a gobernar con ERC porque "defiende la independencia", mientras que los socialistas creen "que ese no es el horizonte que necesita Cataluña". "No hay posibilidad de formar gobierno con ERC, pero eso no significa que no se pueda llegar a pactos", matiza.

Por ello, no dice "no" a facilitar la investidura del candidato republicano Pere Aragonès, aunque él aspira "a liderar el reencuentro". "No va a haber un gobierno del PSC con ERC ni apoyo a ningún gobierno liderado por nadie que defienda la independencia", subraya.

"TRABAJAR POR EL REENCUENTRO DE LOS CATALANES"

Por otra parte, el candidato del PSC a la Generalitat ha defendido una Cataluña "sin bandos ni bloques" que supere el "fanatismo intolerante", ponga fin a la "crisis de convivencia" y recupere su "fuerza" y "unidad": "Estoy aquí para trabajar por el reencuentro de los catalanes y las catalanas".

Así lo ha señalado este domingo en su primer acto de precampaña como candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, en el que también ha participado el líder del PSC, Miquel Iceta, y en el que ha reivindicado que su formación "está en forma" para ganar los comicios.

"Todo el mundo sabe, aunque muchos no puedan decirlo, que la única solución para Cataluña pasa por tener un presidente socialista en Moncloa y otro en el Palau de la Generalitat", ha aseverado.

En un discurso en el que ha intercalado el castellano y el catalán, Illa ha reclamado poner "punto final" a la "intransigencia" y la "sinrazón" del 'procés' porque, ha dicho, "la mitad de Cataluña necesita a la otra mitad, aunque no piense como ella o vote como ella", por lo que, si llega a presidente, ha prometido que "pase lo que pase" hablará "de todo y con todos".

Ha advertido así de la "parálisis" a la que, a su juicio, ha llevado la "unilateralidad" del independentismo y ha retado a los catalanes a escoger el 14F entre "seguir enrocados en una lucha de trincheras" o "pasar página".

"Yo no voy a pedir a nadie ninguna credencial (...), no preguntaré a nadie qué es o qué se siente porque ya tenemos suficientes proyectos excluyentes en Cataluña", ha resaltado durante el mitin, en el que no ha hecho alusiones ni a los líderes independentistas encarcelados ni a la posibilidad de una amnistía o indulto.

"Queremos una nueva etapa de reencuentro sin bandas ni bloques para dejar atrás esta década perdida de desencuentros dolorosos y quejas inútiles", ha agregado.

Illa ha reivindicado un PSC "unido, cohesionado y vivo" y ha asegurado que su partido "no es rehén de nada ni de nadie": "Tenemos proyecto para transformar Cataluña, tenemos equipo y experiencia", ha destacado tras denunciar "ataques" a sus sedes y "presiones muy fuertes" a los concejales socialistas por el 'procés'.

Lejos de cualquier fanatismo intolerante y dogmatismo irracional, el PSC está dispuesto a asumir la responsabilidad de construir un Govern dialogante", ha enfatizado para matizar que el objetivo de su hoja de ruta" es "devolver" Cataluña "a su lugar en España y Europa".

Y ha insistido: "Yo lo tengo claro: me opongo frontalmente a los extremos porque me desespera la polarización y rechazo los nacionalismos excluyentes porque es absurdo querer una sociedad cerrada".

También ha resaltado el "compromiso inequívoco" del Gobierno con Cataluña y ha celebrado sus "convicciones democráticas": "El respeto a la ley es la base de la convivencia".

Comentarios