martes 10.12.2019

El Gobierno de España defiende la presencia de los Municipios Ribereños en la Comisión del trasvase

La Mancomunidad de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía estará lista este mes como requisito para entrar en Comisión de Explotación del trasvase
El secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Hugo Morán, durante la visita que ha realizado a los embalses de la cabecera del río Tajo
El secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Hugo Morán, durante la visita que ha realizado a los embalses de la cabecera del río Tajo

El secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Hugo Morán, considera que es "de justicia" que los Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía estén en los órganos de gestión del trasvase, como ya lo está la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, y cree que esta presencia tendría que "satisfacer" al Gobierno de Murcia y a la Diputación de Alicante y no debe suponer "ningún trauma".

De esta manera se ha pronunciado Morán en la localidad ribereña de Sacedón (Guadalajara), a preguntas de los periodistas, después de que este lunes el Gobierno murciano y la Diputación de Alicante avisaran de que no permitirán que se recorte ni un solo litro de agua del trasvase, que buscarán alianzas y que no entienden que los ribereños estén en los órganos de gestión.

"Lo que se hace es que igual que la cuenca demandante tiene su representación, que la tenga la cedente. No creo que eso deba suponer ningún trauma ni a un territorio ni a otro", ha insistido Morán.

"Creo que más que preocuparles, les tendría que satisfacer, porque van a tener la posibilidad de que se conozca de la mano de los representantes del propio territorio los criterios de acuerdo a los cuales se maneja la gestión de una infraestructura que la ley nos obliga a gestionar", ha precisado el secretario de Estado, acompañado en su visita de los alcaldes de los municipios ribereños y del vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro.

En una visita sobre el terreno a la comarca ribereña, tal y como se había comprometido con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y acompañado, entre otros, de una representación de los pueblos afectados por el trasvase, Morán ha señalado que "utilizar lenguaje bélico" no parece ser lo más adecuado, en referencia a la batalla final anunciada desde Murcia por el tema del agua y del trasvase.

Ha realizado estas declaraciones minutos antes de visitar la zona y alguno se los municipios ribereños que ahora requieren del abastecimiento de agua mediante cisternas de la Diputación de Guadalajara, donde ha señalado que espera que las obras demandadas por estos pueblos para garantizar su abastecimiento estén en "definitivamente resueltas en no muchos meses". "Esto es un derecho y hay que atenderlo", ha aseverado.

En declaraciones a los periodistas, el secretario de Estado de Medio Ambiente ha incidido también en que se va a tener que asumir la realidad de que las decisiones climáticas no pueden estar condicionadas por las decisiones políticas tras insistir en que él es más partidario de adecuar las respuestas políticas a las realidades físicas "y no al revés".

A su juicio, es dentro de este marco donde se debe encontrar la fórmula para que los territorios que vayan adecuando a las nuevas realidades.

"OBLIGADOS A REPENSAR"

El secretario de Estado ha reconocido que, de una u otra manera, la necesidad de garantizar un caudal ecológico por encima del que hoy atiende las necesidades del Tajo "obliga a repensar" los mecanismos de las reglas de desembalse, y por lo tanto, afectará al sistema en su conjunto.

En cuanto a los plazos, ha apuntado que la planificación viene tasada por normativa marco europea, y ha explicado que, en este caso en concreto, el proceso de consultas públicas se abrirá probablemente en la segunda quincena del mes de septiembre, y a partir de ahí se iniciaría un periodo de participación ciudadana de seis meses, y acto seguido tocaría ya la puesta en marcha de la elaboración del plan en su primer borrador.

Morán ha recordado que todos los planes de cuenca tienen que estar aprobados a finales de 2021. Y en cuanto a si ese cambio DE normativa en el horizonte de varios años va a implicar que el Memorándum del Tajo cambie, ha dicho que el informe que se va a solicitar al CEDEX pretende buscar una fórmula para conseguir que en los embalses de cabecera haya una lámina de agua razonable que ponga fin al estrés hídrico actual.

En este sentido ha apuntado igualmente que dicho informe debe tener en cuenta las previsiones de futuro y así establecer un mecanismo que garanticen una capacidad de retención suficiente de agua.

CINCO SENTENCIAS A FALTA DE CUMPLIR

En cuanto a la vertiente de judicialización que hay en estos momentos en torno a los caudales de agua, ha explicado que hay que cumplir aún con cinco sentencias que determinan la obligación de dotar al Tajo del caudal ecológico y que ello conlleva una revisión de toda la normativa de la infraestructura.

En este sentido, ha indicado también que dichas sentencias determinarán "con claridad" que el mecanismo de gestión y planificación con el cual se mantenían los niveles de caudales ecológicos del Tajo en el ciclo de planificación vigente no atendían a las exigencias de la directiva marco del agua y que, por lo tanto, deberían ajustarse a las mismas, que según ha puntualizado, es lo que se está haciendo ahora.

Morán ha querido compartir con los alcaldes de la zona un "diagnóstico de situación" de los embalses coincidiendo con el planteamiento de una nueva derivación, y trasladarles a ellos y al Gobierno de Castilla-La Mancha cual es la planificación sobre la cual trabaja el Ministerio para resolver algunas de las carencias históricas de estos pueblos.

Sobre cuando podrían estar los caudales del Tajo incorporados al Plan de Cuenca ha dicho que es de aquí a finales de 2021, y en este sentido ha dicho que hay un corto y medio plazo para resolver cada una de estas cuestiones, no ha hablado de largos plazos.

Por último, ha señalado que su visita a esta zona ya era un compromiso anterior al planteamiento de este nuevo trasvase.

MANCOMUNIDAD DE MUNICIPIOS RIBEREÑOS

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha ha anunciado que este mismo mes de agosto quedará constituida la Mancomunidad de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, esperando que para septiembre pueda asistir ya uno de sus representantes a la próxima Comisión de Explotación del trasvase Tajo-Segura.

Guijarro ha agradecido la presencia del secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones a la zona, tal y como se comprometió con los pueblos ribereños para conocer la realidad sobre el propio terreno, y ha señalado que para el Gobierno regional es algo "de justicia histórica" que "por primera vez" haya un representante de este territorio en dicha comisión.

"Aquí se sufren las consecuencias del trasvase y tienen derecho a dar a conocer el sentir de esta zona", ha subrayado tras precisar que la próxima semana estará autorizada la creación de esta mancomunidad por parte del Gobierno regional.

A preguntas de los medios de comunicación sobre si van a recurrir el nuevo trasvase, el vicepresidente ha señalado que ya han dado orden a los servicios jurídicos para estudiarlo y "si hay el mínimo resquicio legal, se recurrirá".

En cuanto a las afirmaciones del PP y del Gobierno de Murcia sobre que el Gobierno de Pedro Sánchez apostaría por el fin del trasvase Tajo-Segura, ha dicho que el cambio de dirección del presidente en funciones "beneficia al Levante" porque va a suponer, a largo plazo, garantizarles agua con otros sistemas distintos al trasvase Tajo-Segura.

Se ha limitado a señalar también que, en la comunidad murciana y en Valencia, el PP debe entender que hay otros recursos alternativos porque "el desarrollo del Levante no se puede basar en una hipoteca sobre otro territorio que está a cientos de kilómetros".

En cuanto a la lámina de agua para mantener el caudal ecológico, Guijarro ha precisado que las normas deberán dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Supremo, lo que pasa por el incremento de los caudales previstos y un cambio en las reglas de explotación del trasvase, y "ese el planteamiento a defender en el proceso", garantizando "siempre" el abastecimiento.

SITUACIÓN DE PROVISIONALIDAD

Ha reconocido que la situación política actual de provisionalidad afecta a todo esto pero ha precisado que la planificación hidrológica viene marcada por la Unión Europea y "eso es posible que lo pueda hacer el actual Gobierno", y en ella se tiene que dar cumplimiento a las sentencias, ha incidido.

"Definitivamente se tendrá que aprobar a finales de 2021 y creo que a finales de 2021 tiene que haber un Gobierno estable en este país, espero", ha apostillado.

Guijarro ha estado con alcaldes y con Morán en la zona ribereña donde también ha querido dar cuenta de la paradoja de que, mientras se quiere aprobar un nuevo trasvase de 20 hectómetros cúbicos al Levante, hay pueblos de la zona que tienen que ser abastecidos mediante cisternas porque "desde la Administración General del Estado llevan decenas de años incumpliendo el compromiso de construir un sistema de abastecimiento".

Para vicepresidente, conocer que el Ministerio se ha comprometido a que las obras de Morillejo estarán listas en un plazo razonable es positivo. "Estamos deseando que eso ocurra y poder asumir la gestión de ese abastecimiento para que los ciudadanos que viven en esta comarca tengan la tranquilidad de que el agua potable va a llegar a cada uno de sus municipios", ha concluido.

"SITUACIÓN LÍMITE"

De su lado, los Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía han dicho que "no se casan con nadie" y han pedido el compromiso del secretario de Estado de Medio Ambiente, ante una cabecera del río Tajo que "está en una situación límite" y que "no aguanta más".

Así se ha expresado el vicepresidente de los Ribereños y alcalde de Alcocer, Borja Castro, ante el secretario de Estado, al que ha mostrado la lista de la veintena de municipios que se han abastecido con cisternas desde la Diputación alcarreña, para llenar sus depósitos.

Castro ha dicho que ya no es momento de reivindicar láminas de agua de un 40 por ciento sino que sus aspiraciones ya son otras, que pasan por pedir al Levante que ponga ya en marcha las desaladoras.

"Representamos de forma transversal todas las ideas y a todos los partidos políticos, no nos casamos con nadie porque lo que queremos es riqueza para nuestros pueblos", ha dicho el vicepresidente de la asociación convencido de que la solución de trasvasar agua debe tener fecha de caducidad, algo que pasa por poner los medios y el dinero.

Sobre el compromiso de dar soluciones a corto plazo en cuanto a infraestructuras y la revisión de la norma a medio y largo plazo, el también alcalde de Alcocer ha señalado que están "hartos de promesas" porque sus pueblos y que los pueblos ya no se alimentan de eso y pide que "lo que se dice por parte de los políticos se vea en los pueblos".

Según el vicepresidente de los Ribereños, no se puede sostener que mientras unos se llevan el agua, en la comarca Ribereña haya embalses vacíos, pueblos abastecidos con cisternas y que, además, los "políticos en el PP de Murcia saquen pecho" diciendo que los pueblos de la cabecera del Tajo no tienen que estar representados en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura.

Los Ribereños quieren que Morán se comprometa con los compromisos establecidos tanto con la Junta de Castilla-La Mancha como con los pueblos de esta comarca. "Nuestra gente está en una situación límite". "Hemos sido muy maltratados a lo largo de la historia y esto tiene que tener ya un fin", ha concluido justo unas horas después de que se haya solicitado un nuevo trasvases y de dar cuenta de que hay muchos municipios que aún son abastecidos con cisternas de la Diputación en la provincia.

Imagen

Más información en vídeos 
Comentarios