jueves 28.05.2020

El Gobierno de CLM confía en que la Ley de Desarrollo Rural esté operativa en el año 2021

Potenciar el modelo de cabeceras comarcales y los grupos de acción local, medidas de los expertos de la UCLM contra la despoblación
El comisionado para el reto demográfico del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Alique, durante su comparecencia en Comisión en el Parlamento regional
El comisionado para el reto demográfico del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Alique, durante su comparecencia en Comisión en el Parlamento regional

El Gobierno de Castilla-La Mancha está trabajando ya en la elaboración de la futura ley de Desarrollo Rural, Territorial y Contra el Despoblamiento, con la que se pretende garantizar la prestación de los servicios básicos y oportunidades en el medio rural, y ha confiado en que pueda estar operativa en 2021.

Así lo ha avanzado el comisionado para el reto demográfico de la Junta, Jesús Alique, a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa previa a su comparecencia en la Comisión de estudio para alcanzar un pacto sobre despoblación, que se ha celebrado este martes en las Cortes regionales.

Una norma cuya redacción ya ha comenzado, una vez finalizado el periodo de consulta pública, y que, como ha explicado Alique, se centra en tres objetivos: garantizar unos servicios básicos de calidad y el adecuado acceso a los mismos, generar actividad económica que dé empleo y mejorar la dotación de infraestructuras, especialmente relacionadas con la movilidad.

El comisionado para el reto demográfico ha destacado que la digitalización es "la gran oportunidad para innovar en el ámbito rural", por lo que ha defendido una conexión universal a Internet, así como la puesta en marcha medidas de simplificación administrativa y mecanismos de discriminación positiva y de carácter fiscal.

Alique ha señalado también que "en las próximas semanas" se va a proceder a la firma del Pacto contra la despoblación con los agentes económicos y sociales, la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) de Castilla-La Mancha y los grupos acción local, que tiene el fin de avanzar hacia una estrategia regional para frenar la pérdida de población en la comunidad autónoma.

Una estrategia que servirá también para paliar el envejecimiento y la dispersión territorial y cuya finalidad, ha matizado, "no es otra que hacer más atractivas económica y socialmente esas zonas despobladas", con un "trato preferente" a mujeres y jóvenes.

El comisionado para el reto demográfico ha detallado durante su intervención en la comisión que la población de Castilla-La Mancha ha crecido un 15,8 por ciento de 2001 a 2019, de manera que se ha incrementado en más de 277.000 habitantes en lo que va de siglo.

Pero ha agregado que no todos los territorios han experimentado ese crecimiento y que hay "problemas estructurales" que no son exclusivos de la región y que comparten muchas zonas de la España interior, de modo que ha abogado por un Pacto de Estado "que aborde la solidaridad y la financiación" para hacer frente a este problema.

Ha hecho hincapié en que no solo es una cuestión de despoblamiento, sino también de dispersión territorial y de envejecimiento, por lo que ha demandado una "reforma urgente" del modelo de financiación autonómica para incluir el coste efectivo de los servicios.

Alique ha opinado que "no hay una causa específica ni una medida estrella" para hacer frente a este fenómeno y ha añadido que solo es posible combatirlo con una planificación "a medio y largo plazo, que va a traspasar una legislatura" y para la que se necesita "el mayor consenso social y político".

También han intervenido en esta comisión los profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Francisco Ruiz González, Ángel Ruiz Pulpón y Juan José Rubio Guerrero, quienes han hecho hincapié en que "nadie tiene una varita mágica" para hacer frente a este fenómeno, pero han aportado algunas propuestas para intentar "suavizar" el problema.

Entre ellas, han apostado por "optimizar la relación urbano-rural", potenciando "modelos de cabeceras comarcales" que garanticen que nadie esté a más de media hora de un servicio básico, así como por mejorar la percepción del medio rural con la creación, por ejemplo, de un "día del orgullo rural" para reivindicar que vivir en un municipio pequeño da "mucha calidad de vida".

También han abogado por poner en marcha una estrategia estatal contra la despoblación, diversificar la economía rural, poner en funcionamiento planes provinciales de cobertura de los servicios básicos, crear bolsas de vivienda provinciales, garantizar la conexión a Internet y favorecer el desarrollo de actividades culturales y de ocio.

Por su parte, los tres grupos parlamentarios -PSOE, PP y Ciudadanos- han coincidido en la necesidad de buscar soluciones a este problema y, en este sentido, han agradecido sus aportaciones a los expertos.

La siguiente reunión de la Comisión de estudio para alcanzar un pacto sobre despoblación se ha fijado para el martes, 18 de febrero, a las 9:30 horas y contará con la participación de la Red Castellano-manchega de Desarrollo Rural (Recamder), la Red de Áreas Despobladas, la Confederación regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam) y el profesor de la Universidad de Alcalá de Henares José Carlos Díez.

Comisión no Permanente de Estudio para alcanzar un Pacto contra la Despoblación en Castilla-La Mancha.

Más información en vídeos 
Comentarios