miércoles 20.11.2019

García-Page propone la armonización fiscal de las CCAA y promete no subir los impuestos en CLM

- El presidente de Castilla-La Mancha plantea proteger el agua del río Tajo en el Estatuto de Autonomía si Murcia blinda el Trasvase.

- García-Page se propone ganar las próximas elecciones autonómicas del día 26 de mayo "por el máximo posible".

- Destaca tras conocerse que el paro baja en abril que Castilla-La Mancha es la región que crea más empleo en el último año.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante el desayuno informativo que ha protagonizado en la ciudad de Toledo
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante el desayuno informativo que ha protagonizado en la ciudad de Toledo

El presidente de Castilla-La Mancha y candidato a la reelección, Emiliano García-Page, ha avanzado que en la primera reunión que mantenga tras las elecciones con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le planteará una armonización fiscal de todas las comunidades autónomas para poner fin al 'dumping fiscal', al tiempo que se ha comprometido a no subir impuestos en la próxima legislatura.

En un desayuno informativo organizado en Toledo, al que han acudido varios centenares de personas, el presidente castellano-manchego ha señalado que, en Castilla-La Mancha, más que subir impuestos podría plantear a empresarios y sindicatos una bajada de impuestos en la próxima legislatura, sobre todo teniendo en cuenta que la región ha cumplido con el déficit, el objetivo de deuda y la regla de gasto y después de que se haya sustanciado el debate de la financiación autonómica.

En cualquier caso, ha descartado que se pueda producir una subida impositiva en la próxima legislatura. 

García-Page ha explicado que su propuesta de armonización fiscal se la planteará al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, quien previsiblemente se mantendrá en La Moncloa, y dando por hecho que él mismo repetirá como presidente de la Junta de Comunidades, tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo, en la primera reunión que mantengan ambos dirigentes tras las sucesivas citas con las urnas. 

También ha avanzado que lo planteará en una Conferencia de presidentes autonómicos, para que el "Estado en su conjunto plantee una racionalización y una convergencia fiscal de impuestos". 

Para García-Page, la competencia fiscal entre comunidades autónomas "no solo es injusto", sino que además es contrario al espíritu del Estado de las Autonomías, que nacieron "no para agrandar las brechas de renta, sino todo lo contrario". 

Incluso ha opinado que aquellas comunidades autónomas que plantean rebajas fiscales "están incapacitadas" para ir a la Conferencia de Presidentes o a la Moncloa a "pedir más dinero", porque "las comunidades que están que lo tiran en términos económicos, en gastos o en ingresos, tendrían que ser consultadas en último momento" en cuanto a la financiación autonómica por un "principio de responsabilidad". 

En conjunto, el presidente castellano-manchego ha desgranado una serie objetivos del país de cara a la legislatura que comienza, uno de ellos la cohesión territorial y social y, en este sentido, ha subrayado que es "necesario reclamar un nuevo marco de financiación". 

Incluso ha afirmado que le gustaría que Sánchez lo planteara en su discurso de investidura y recogiera el "debate que ya ha calado en España" para que tuviera en cuenta que la prestación de los servicios públicos cuesta de manera distinta en función de la dispersión de la población. 

"Este debate se tiene que abrir en no tardando", ha expuesto García-Page. 

Otro de los objetivos de la legislatura es, a juicio del presidente castellano-manchego, el problema del independentismo catalán, un tema sobre el que "no hay margen para la autodeterminación" y ha propuesto "ayudar a los independentistas a sacar la pata", una tarea en la que ha pedido que colaboren el resto de instituciones. 

También ha propuesto que todos los partidos y el Gobierno central alcanzaran un compromiso para defender ante la UE el mantenimiento del presupuesto de la PAC y que se firme un nuevo Pacto de Toledo por la estabilidad de las pensiones.

TRASVASE TAJO-SEGURA

En otro orden de asuntos, el presidente de Castilla-La Mancha y candidato a la reelección ha adelantado que si Murcia modifica su Estatuto de Autonomía para blindar el trasvase Tajo-Segura, él propondrá también un cambio del Estatuto castellano-manchego para que se blinde el agua del río en la cuenca natural del Tajo.

García-Page ha reaccionado así a la aprobación de la reforma integral del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia que considera el trasvase Tajo-Segura una infraestructura fundamental para el desarrollo económico y social de Murcia, por lo que los poderes públicos promoverán el mantenimiento de su seguridad jurídica, así como la desalación.

Ha advertido de que si esta propuesta finalmente sale adelante -ya que aún tiene que ser validada en las Cortes generales y aprobada en referéndum-, propondrá también un nuevo Estatuto de Autonomía para Castilla-La Mancha "con la intención contraria", es decir, "que el único blindaje sea para la cuenca natural del propio Tajo".

El presidente castellano-manchego ha recordado que hay varias sentencias del Tribunal Supremo contra el Plan Hidrológico del Tajo por la falta de caudales ecológicos en el río y también sobre las tarifas que se paga por el agua del trasvase, que están consideradas como insuficientes.

Sin embargo, ha advertido de que Castilla-la Mancha "no quiere dinero, quiere agua", y por ello ha abogado por ir hacia un aumento de la desalación del agua en Levante, hasta duplicarla en 2021 "como prometió el Gobierno" central o incluso llevar el compromiso al 2022, pero con el objetivo de ir reduciendo el agua que se deriva al trasvase.

"El cambio no se va a producir de manera brusca, ni nadie lo busca", ha afirmado el presidente castellanomanchego, que ha sostenido que Castilla-la Mancha no desea que el Levante "se quede sin agua", ni hacer daño a ningún territorio, solo busca que "haya una alternativa que ya existe".

PRÓXIMAS ELECCIONES Y BALANCE

Por otra parte, el presidente de Castilla-La Mancha y candidato a la reelección ha aseverado que su objetivo no es "simplemente" ganar las elecciones autonómicas del 26 de mayo, sino que se propone "ganar siempre por el máximo posible" y para ello, presentará "el programa electoral más contundente y ambicioso de todos". 

Durante su intervención ha planteado la importancia de luchar contra "varios factores ambientales", uno de ellos es que "todo el mundo da por hecho que ganará el PSOE", una sensación que a su modo de ver es mala y, para justificarlo, ha puesto el ejemplo de las elecciones andaluzas de diciembre, que ganó el PSOE pero no con la mayoría suficiente como para gobernar. 

A su modo de ver, dar por hecha la victoria en las urnas y la continuidad el frente del Gobierno regional es "un error de bulto" y aunque ha admitido que "es una sensación general", ha subrayado que luchará para que no se dé por hecha la victoria electoral. 

"Yo no quiero ganar simplemente, sino ganar siempre por el máximo posible", ha declarado García-Page que se ha mostrado reacio a hacer una previsión de resultados en las urnas, y ha afirmado que la ley electoral vigente en Castilla-La Mancha es "tramposa, perversa" y además, hace que la estabilidad política sea "difícil" en la región".

Sin embargo, ha subrayado que para lograr el máximo apoyo posible presentará "el programa más contundente y más ambicioso de todos" con el aval de que se ha elaborado "con todos los datos en la mano y con mucha ambición".

Sobre la posible composición del futuro gobierno regional, si se mantiene como jefe del Ejecutivo, o quién será el presidente de las Cortes -toda vez que el actual presidente del parlamento regional, Jesús Fernández Vaquero, no seguirá en política tras las elecciones- ha afirmado que no se ha planteado nada y que el PSOE "tiene una cantera tremenda". 

En cuanto a su gestión, ha defendido que el actual Ejecutivo ha promovido el diálogo social, ha fomentado la creación de riqueza y empleo, ha mejorado en sanidad y en educación, al tiempo que ha denunciado que el anterior Ejecutivo dejó informes "para plantear el cierre de colegios públicos y convertirlos" en concertados". 

También ha reprochado que "existieron informes para sacar a la venta en lote residencias de mayores" de titularidad pública, como el Hospitalito del Rey en Toledo. 

Sin embargo, ha defendido que, con la gestión del actual Gobierno castellano-manchego "la región está yendo muy bien, por encima de la media nacional".

Además, ha lanzado un mensaje de que las elecciones autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo "no son una segunda vuelta" de las generales del 28 de abril y ha alertado de que quien haga esa lectura se equivocará. 

García-Page ha resaltado que el 28 de abril se ha resuelto la "incógnita nacional" y ha valorado que "se respira un ambiente de razonable tranquilidad" que ha confiado en que dure toda la legislatura, con "una perspectiva constructiva, teniendo claros los límites". 

"Creo que hay un triunfo del PSOE muy meritorio del presidente del Gobierno, que despeja muchas incógnitas, aunque seguramente las abre para muchos partidos políticos que creen que lo pueden arreglar todo de un día para otro", ha señalado García-Page, que ha afirmado que aspira a que, a nivel nacional, haya "un ambiente más tranquilo y sereno". 

También ha analizado la ronda de contactos que este lunes ha comenzado el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con los principales partidos y lo ha saludado como "una iniciativa saludable" con el objetivo de alcanza acuerdos de Estado y "evitar una dinámica de bloques en España". 

LA REGIÓN QUE MÁS EMPLEO CREA

Por último y de otro lado, el presidente de Castilla-La Mancha ha valorado los datos de empleo conocidos este lunes, pues ha subrayado que sitúan a la región como la comunidad autónoma que creó más empleo en el último año y la segunda con mayor reducción del desempleo.

Durante su intervención ha comentado los datos publicados este lunes por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, que indican que el paro bajó en la región en Castilla-La Mancha en 1.687 personas en abril (-0,98 %) en relación con marzo, mientras que en términos interanuales el paro ha descendido un 8,03 %.

García-Page ha señalado que, hace cuatro años, el mayor problema en la región era la destrucción de empleo, mientras que, por contra, la actual Legislatura ha finalizado con "el mayor récord de generación de riqueza de toda la andadura económica" y se han recuperado los niveles de renta anteriores a la crisis.

Asimismo, ha subrayado que Castilla-La Mancha es la primera comunidad autónoma en creación de empleo y la segunda en reducción del paro en el último año, por lo que se ha preguntado "¿qué más puede esperar un presidente que está a las puertas de las urnas?".

Con todo, se ha comprometido a que si resulta reelegido presidente de Castilla-La Mancha el 26 de mayo, reeditará el pacto que cerró al inicio de la actual legislatura con empresarios y sindicatos para avanzar, de forma consensuada, en el crecimiento económico y social, y se ha marcado el objetivo de que se creen 100.000 puestos de trabajo en la región en los próximos cuatro años.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, por su parte, también ha destacado, en declaraciones a los periodistas, que en abril se han registrado 1.687 parados menos en la región y que donde más ha bajado es en mujeres con un descenso del 64 %, en menores de 25 años y en el sector servicios y de personas sin empleo anterior.

Con respecto a los datos interanuales, ha señalado que el paro bajó en casi 15.000 desempleados, un 8 % de bajada, tres puntos más que la media nacional, lo que para Franco es "un positivo balance interanual", puesto que Castilla-La Mancha se convierte en "la primera comunidad autónoma en creación de empleo y la segunda en bajada de desempleo en el último año", ha dicho.

La consejera ha añadido que, en relación con junio de 2015, en la región se han registrado 45.000 desempleados menos (- 21 %), aún así, ha añadido, todavía hay más de 170.000 parados en Castilla-La Mancha "que necesitan de un gobierno que siga trabajando por las políticas de empleo y de impulso económico".

También ha subrayado que es "la primera comunidad autónoma en dinamismo empresarial y en confianza empresarial" y ha apuntado que el Gobierno regional quiere "seguir garantizando la estabilidad cuatro años más" y seguir insistiendo en reducir la cifra de empleos precarios y estacionales.

En ese sentido, ha mencionado que la contratación indefinida solo ha crecido en términos interanuales en dos comunidades, Baleares y Castilla-La Mancha, con un 2 %, por lo que ha abogado por "seguir con políticas que estimulan la contratación indefinida" y en un clima de estabilidad y diálogo social, factores por los que, según la consejera, la región "está a la cabeza en creación de empleo, bajada de desempleo y contratación indefinida".

Más información en vídeos 
Comentarios