Viernes. 24.11.2017
El tiempo

ENTREVISTA

García Molina (Podemos): 'Me gustaría pensar que vamos a acabar la legislatura en el Gobierno'

El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y vicepresidente segundo del Gobierno regional, José García Molina, durante la entrevista - EFE/Ismael Herrero
El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y vicepresidente segundo del Gobierno regional, José García Molina, durante la entrevista - EFE/Ismael Herrero
García Molina (Podemos): 'Me gustaría pensar que vamos a acabar la legislatura en el Gobierno'

El vicepresidente segundo del Gobierno de Castilla-La Mancha y líder regional de Podemos, José García Molina, asegura que le "gustaría pensar" que van "a acabar la legislatura" formando parte del Ejecutivo, si bien avisa de que "sería extraño estar en un lugar donde no puedes hacer lo que has venido a hacer".

García Molina se pronuncia así en una entrevista con la Agencia Efe, en la que rechaza las "absolutas barbaridades" que, a su juicio, se han dicho sobre el coste que ha supuesto la entrada de la formación morada en el Ejecutivo autonómico y defiende que tienen "el equipo mínimo que está por normativa".

"De todas maneras, estoy convencido de que valdrá más de lo que cuesta", añade el dirigente de Podemos, quien hace alrededor de un mes entró a formar parte del Gobierno regional junto a una de sus compañeras, tras el acuerdo alcanzado con el presidente autonómico, Emiliano García-Page, para desbloquear el presupuesto de 2017.

García Molina reconoce que aún están "aterrizando con los equipos", aunque adelanta que sus competencias se enmarcan en la participación y en las relaciones con Europa y, en este sentido, explica que están estudiando las normativas sobre participación "más avanzadas" que hay en España para aplicarlas en Castilla-La Mancha.

"Y en el tema de Europa se pueden introducir dinámicas un poco diferentes", dice y, para ilustrarlo, explica que su objetivo es que "lo mejor de este país y de Europa esté también en Castilla-La Mancha".

Así, expone que van "a fijarse en temas que tengan que ver con los servicios públicos, sobre todo, en materia de educación, en bienestar, en la propia participación y ver qué experiencias de éxito pueden servir de orientación y modelo para traerlas a la región".

García Molina apuesta por lograr "la fórmula" que permita a Podemos y al PSOE "poner por delante más" lo que les une que lo que les separa, y reconoce que "va a haber momentos con más tensión y con menos".

No obstante, insiste en que le "gustaría pensar" que sí van a terminar la legislatura, aunque advierte: "Si uno entiende que viene a hacer algo y no se le permite, se le impide, se le ponen palos en las ruedas y la relación, en vez de ser de confianza y establecer garantías, se vuelve muy tensa, sería extraño estar en un lugar donde no puedes hacer lo que has venido a hacer".

Preguntado por su relación con García-Page, responde que es la misma de "siempre", de modo que cuando tienen "que hablar de temas importantes" lo hacen.

"Que en lo que estamos de acuerdo vayamos hacia adelante y que en lo que estamos de acuerdo con matices, sepamos negociar y en lo que no estemos para nada de acuerdo, podamos dejarlo en un segundo plano", apuesta.

Con ello, admite que el hecho de que no aplaudiera cuando se aprobó el presupuesto de 2017 -lo que sí hicieron el resto de miembros del Gobierno y las bancadas del PSOE y de Podemos-, "puede dar lugar a muchas interpretaciones", pero explica que no es "mucho de aplaudir".

No obstante, asegura que estaba "contento" por la aprobación de las cuentas generales de la comunidad y bromea: "Si creéis que es importante, la próxima vez aplaudo".

Respecto a los presupuestos de 2018, que comenzarán a tramitarse próximamente, el vicepresidente segundo de la Junta asegura que serán "exigentes" como "siempre" lo han sido y aboga por "seguir mejorando la educación, la sanidad, seguir con el tema de las ratios, recuperando la calidad del sistema".

Además, asegura que no han renunciado a luchar para que se convoque en las Cortes de Castilla-La Mancha la comisión de investigación sobre el incendio en el vertedero de ruedas de Seseña (Toledo).

"Nosotros no renunciamos a nada, el hecho de que estemos en un cogobierno no significa que seamos el Gobierno, los grupos son distintos y los partidos son distintos", subraya García Molina y destaca que su "gran objetivo compartido es que el PP no vuelva a gobernar".

En este sentido, admite que el pacto de gobierno alcanzado en Castilla-La Mancha entre el PSOE y Podemos "se va a tomar como una cierta referencia para explorar en cada comunidad, incluso en el Gobierno", aunque rechaza la calificación de "laboratorio de pruebas".

"Que nos observan, que nos miran, que puede servir de referente de pruebas, soy consciente de ello, pero no lo pienso como un laboratorio", considera y, en este sentido, desvela que el calificativo le "rechina un poco" porque es lo que decían "algunos de Cospedal, que era el laboratorio de pruebas de todos los recortes y de las políticas de austeridad".

Por otra parte, García Molina asegura que no se ha planteado hasta el momento ser de nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno de Castilla-La Mancha en 2019, al igual que la posibilidad de ir en coalición con IU a las elecciones autonómicas.

"Estoy más preocupado de lo que va a pasar en los próximos meses que en 2019", confiesa y, respecto a la intención del líder regional de IU, Juan Ramón Crespo, de reunirse con él, afirma que lo hará cuando le llame "sin problema", pero aún no lo ha hecho.

Con todo, dice que no cree que su partido haya perdido apoyos en Castilla-La Mancha, sino que "el voto se ha estabilizado bastante en los cuatro partidos que tienen mayoría en el arco parlamentario" español.

Más información en vídeos 
Comentarios