jueves 04.06.2020

El Gobierno admite que Ábalos evitó que la Policía rechazase en frontera a Delcy Rodríguez

- Marlaska dice que la Policía y Guardia Civil actuó con Delcy Rodríguez como procede en estos supuestos.

- El PP pide al Gobierno las grabaciones del aeropuerto para conocer la secuencia de movimientos de Delcy Rodríguez.

- Exteriores tuvo confirmación del viaje de Rodríguez cuatro horas antes del aterrizaje y avisó a Interior.

El Gobierno admite que Ábalos evitó que la Policía rechazase en frontera a Delcy Rodríguez
El Gobierno admite que Ábalos evitó que la Policía rechazase en frontera a Delcy Rodríguez

El Gobierno ha admitido este martes que la gestión diplomática desplegada por el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en relación con el paso por el aeropuerto de Madrid Barajas de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, consistió en evitar que la 'número dos' del régimen de Nicolás Maduro fuera rechazada en frontera por la Policía.

"Si Ábalos no hubiese intervenido, la policía de frontera la habría rechazado" por tener esta persona prohibida la entrada y el tránsito por territorio comunitario en virtud de las sanciones diplomáticas de la UE contra una serie de dirigentes venezolanos, han admitido fuentes del Ejecutivo.

Que la Policía española iba a actuar en este sentido también era conocido por la vicepresidenta venezolana antes de tener oportunidad de conversar con el ministro Ábalos una vez que el aparato tomó tierra en la zona privada del aeropuerto de Barajas, han reconocido las mismas fuentes.

El Ejecutivo, tal y como ha reiterado en varias ocasiones la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, sostiene que con su actuación dio cumplimiento "a rajatabla" a las sanciones europeas porque impidió que Rodríguez entrase en España manteniéndola siempre en la zona considerada de frontera hasta que, nueve horas después de su llegada, tomó un vuelo comercial con destino a Doha.

"Se consiguió que esa crisis diplomática pudiera con éxito resolverse sin que hubiera habido ninguna consecuencia añadida ni ningún efecto secundario" como habría ocurrido si Rodríguez hubiese llegado a pisar suelo español, ha remarcado Montero.

La portavoz también ha confirmado que el Ministerio español de Exteriores tuvo "conocimiento fehaciente" de que Rodríguez se disponía a hacer escala en Madrid cuando su vuelo ya estaba rumbo a Barajas. "En el momento en que se conoció que esta persona viajaba en ese avión las autoridades tomaron las medidas correspondientes para impedir su entrada en suelo español", ha añadido.

Fuentes del Gobierno precisan que fue en ese momento también cuando el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, tuvo conocimiento de este asunto.

Montero ha dicho desconocer cuáles eran los planes iniciales de la vicepresidenta Rodríguez al hacer escala en Madrid y ha justificado que no se le negase autorización al aparato para aterrizar en Barajas por la normativa sobre el descanso de las tripulaciones cada ciertas horas.

Las personas que acompañaban a la vicepresidenta de Venezuela podían pernoctar en Madrid sin problemas, al no pesar sobre ellas ninguna sanción. Pero ése no era el caso de Rodríguez, que en ningún caso podía entrar en España y pasar la noche en un hotel de la ciudad, extremo que el Gobierno no ha llegado a confirmar que fuera la intención inicial de la vicepresidenta, pero que lo ha insinuado la portavoz al sostener que "la gestión de Ábalos evitó que esta persona entrara dentro" de España.

Delcy Rodríguez, ha incidido Montero, "nunca atravesó el control de fronteras y estuvo en todo momento en suelo internacional, pero en ningún caso en suelo español". "A ninguno se nos escapa que si se hubiera producido esa circunstancia se habría planteado una crisis importante dentro de Venezuela y con nuestros socios europeos", ha reconocido antes de defender que ésa es la función de la diplomacia, "prevenir" conflictos.

Que fuera Ábalos quien hiciera la gestión responde al hecho, según las explicaciones de Montero, de que el ministro de Transportes tenía previsto desplazarse al aeropuerto para recibir al titular de Turismo que viajaba con la vicepresidenta, Félix Plasencia.

En su conversación con la vicepresidenta en el avión, Ábalos le reiteró que "no podía entrar en territorio español, ni siquiera para pernoctar".

Desde el Gobierno no tienen conocimiento alguno de que Rodríguez tuviese intención de entrevistarse con el vicepresidente Pablo Iglesias, como han apuntado algunos medios de comunicación venezolanos. Es más, las fuentes consultadas aseguran que cada vez que se le ha preguntado por este tema el líder de Podemos niega cualquier relación con Rodríguez.

Y aseguran que nadie en la UE ha considerado que España haya incumplido las sanciones, por lo que no han pedido explicaciones adicionales al Gobierno sobre lo sucedido.

Así las cosas, el Ejecutivo de Pedro Sánchez no prevé quejarse formalmente al régimen de Maduro por haber forzado hasta tal límite la situación con la escala de Rodríguez porque, sostienen, "no hay caso".

"NO HA PISADO TERRITORIO ESPAÑOL"

Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha destacado este martes en Baleares "el trabajo exquisito de Policía Nacional y Guardia Civil" en el caso de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, subrayando que "la Policía se enfrenta a cuestiones de este tipo --refiriéndose a órdenes de prohibición como la que tiene la política venezolana-- a diario y en este caso han actuado como procede en el resto de los supuestos".

Según ha explicado Grande-Marlaska en su visita a la base naval de Sóller (Mallorca), "lo único de lo que tiene constancia es que Rodríguez tiene la prohibición de la Unión Europea de pisar territorio de la Unión Europea y por tal motivo no ha pisado territorio español".

Por otro lado, preguntado por las intenciones de la oposición de pedir su comparecencia y la del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha asegurado que "es un deber y una obligación comparecer si la mesa del Parlamento, el órgano o la comisión competente del Congreso o del Senado así lo determinan".

Finalmente, ha afirmado "desconocer quien fue la primera persona u órgano del Gobierno que tuvo conocimiento de la presencia de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez".

"El Ministerio de Asuntos Exteriores fue quién informó a Interior de este hecho y se actuó como procede en este tipo de casos", ha vuelto a decir para concluir.

EL PP PIDE LAS GRABACIONES DEL AEROPUERTO

De su lado, la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha anunciado que su grupo parlamentario ha solicitado que se le envíen las grabaciones registradas por las cámaras del aeropuerto de Barajas durante la estancia en el mismo de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, para poder conocer "la secuencia de movimientos" de la mandataria.

Esta iniciativa se suma a las preguntas que el PP ya había registrado en los últimos días y a sus peticiones para que comparezcan en el Congreso los ministros de Transporte e Interior, así como la creación de una comisión de investigación registrada junto con Ciudadanos.

En declaraciones en el Congreso, Álvarez de Toledo ha detallado que su formación quiere tener acceso a las filmaciones de las Terminales 1 y 4 de Barajas que, ha denunciado, "Rodríguez pisó con toda impunidad".

"Queremos conocer su secuencia de movimientos en territorio español", ha enfatizado, incidiendo en que la 'número dos' del Gobierno de Nicolás Maduro tenía prohibido no sólo "pisar" sino también "sobrevolar" el territorio español, según una resolución del Consejo Europeo de junio de 2018 de la que ha leído unos párrafos.

Álvarez de Toledo ha criticado al Gobierno por la "cadena de mentiras" con la que, a su juicio, ha respondido desde que se supo que el ministro de Transportes se había reunido en Barajas con Rodríguez y ha dejado claro que la intención del PP es "llegar hasta el final de este asunto sórdido e ilegal".

"Se ha dado protección y complicidad a una torturadora corrupta según las instancias internacionales", ha denunciado, contrastando esta actitud con el "desamparo" en el que el Ejecutivo del PSOE y Podemos ha dejado "a un demócrata" como el autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Al respecto, el líder del PP, Pablo Casado, considera que el régimen de Nicolás Maduro tiene "agarrado por la solapa a parte del Gobierno" de Pedro Sánchez por "mucho que se tape", ya que, según ha recalcado, el partido morado debe su "financiación y su existencia" a ese "régimen dictatorial" venezolano.

En un coloquio junto al expresidente José María Aznar bajo el título, 'España ante un cambio de régimen' organizado por el Instituto Atlántico de Gobierno y la Universidad Francisco de Vitoria, Casado ha criticado duramente que el "régimen dictatorial" de Maduro "reciba los parabienes" del Ejecutivo de coalición y lo ha achacado a la posición de Podemos sobre Venezuela.

"El partido que ha dado el Gobierno al PSOE, Podemos, debe su fundación, su financiación y su existencia al régimen dictatorial de Chaves y Maduro. Es así de claro. Por mucho que se tape y manden a Ábalos al aeropuerto para que no vaya Iglesias, siempre el régimen narcodictarorial de Venezuela tendrá agarrado de la solapa a parte del Gobierno de España", ha enfatizado.

Además, Casado ha aludido a la "colaboración" del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y sus "cuarenta viajes a Venezuela". "Ya nos explicará con qué beneficio para Venezuela o para sí mismo", ha dicho, para añadir que este hecho hace que también "parte del PSOE depende de un régimen dictatorial".

El líder del PP ha afirmado que esto es "gravísimo" porque "jamás había habido un Gobierno en España que dependiera de un régimen dictatorial como el venezolano". Ha dicho que el Partido Popular no dejará de "investigar" estas cuestiones y por eso ha registrado una petición para que se cree una comisión de investigación.

Según ha explicado, el objetivo de esa comisión de investigación debe ser investigar la "kafkiana" reunión del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en el aeropuerto de Barajas con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, así como los "vínculos de financiación que puedan tener integrantes del Gobierno de Pedro Sánchez".

CONFIRMACIÓN ANTES DEL ATERRIZAJE

Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación español tuvo confirmación del viaje de la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, el domingo 19 de enero sobre las 20 horas, es decir, unas cuatro horas antes de que Rodríguez aterrizase en Madrid, han informado a Europa Press fuentes de la Oficina de Información Diplomática (OID).

La información llegó de la Embajada venezolana en Madrid a Protocolo de Exteriores y la respuesta del Ministerio fue avisar de que la vicepresidenta debía finalizar su escala en Barajas en cuanto fuera posible.

Rodríguez es uno de los dirigentes venezolanos que tienen prohibida la entrada y el tránsito en la UE como consecuencia de las sanciones adoptadas por los Gobiernos a los considerados responsables de la represión de Derechos Humanos en el país.

Según las mismas fuentes, Exteriores informó al Ministerio de Interior "en cuanto se tuvo la sospecha de que Rodríguez podía venir en un avión con rumbo a España, en la tarde del domingo 19", y éste desplegó un dispositivo preventivo en el aeropuerto.

Sin embargo, el Departamento que dirige Arancha González no informó a las instituciones europeas "porque no era necesario", ya que la aplicación de las sanciones es una competencia nacional, de cada Estado miembro.

Así, las fuentes señalan que ninguna institución u organismo europeo responsable en materia de sanciones ha pedido explicaciones a España por el suceso. Este lunes, tanto la Comisión Europea como el Consejo insistieron también en que el asunto es una responsabilidad nacional y no hubo petición de explicaciones alguna.

No obstante, sí que se han "interesado" por el suceso diplomáticos de Estados Unidos y también de otros países, dada la repercusión mediática del suceso, argumentan en Exteriores.

El pasado viernes, dos altos responsables del Departamento de Estado norteamericano mostraron públicamente su malestar tras conocerse que el ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE se había visto con Delcy Rodríguez a bordo de su avión.

Sin embargo, Ábalos fue poco después respaldado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que subrayó que había evitado una crisis diplomática.

Según explica Exteriores, Ábalos evitó una crisis con el actual gobierno en el poder en Venezuela, dado que España desconocía el plan de viaje de Delcy Rodríguez, "al asegurarse de que no tenía intención de entrar en el país y advertirle personalmente" que no podía ingresar en España "aunque fuese por motivos de escala".

El Departamento recuerda que España tiene múltiples intereses en Venezuela, empezando por los cerca de 200.000 españoles que viven allí.

Más información en vídeos 
Comentarios