viernes 25/9/20

ERC valida el acuerdo alcanzado con el PSOE y despeja la investidura de Pedro Sánchez

- PSOE y ERC acuerdan una mesa negociadora entre gobiernos en 15 días desde que se forme el nuevo Ejecutivo.

- El partido de Revilla (PRC) votará no a la investidura de Sánchez porque el pacto con ERC es "inasumible".

- Nueva Canarias (NC) votará sí a investir a Sánchez porque comparte "el ADN" del acuerdo PSOE-Podemos.

- Casado (PP) denuncia que el pacto PSOE-ERC "liquida" la soberanía nacional, la igualdad y la legalidad.

El vicepresidente del Govern y coordinador de ERC, Pere Aragonès, y el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián, en el Consell Nacional de ERC
El vicepresidente del Govern y coordinador de ERC, Pere Aragonès, y el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián, en el Consell Nacional de ERC

El Consell Nacional de ERC ha aprobado este jueves al acuerdo con el PSOE que facilitará la investidura de Pedro Sánchez con la abstención de los 13 diputados republicanos y la formación de un gobierno de coalición entre los socialistas y Unidas Podemos.

El máximo órgano entre congresos de ERC ha aprobado con el 96,5 % de los votos (196 a favor, 3 en contra y 4 en blanco) un pacto que incluye la creación de una mesa de negociación entre gobiernos en un plazo máximo de 15 días tras la formación del nuevo Ejecutivo y que hoy mismo rechazó el presidente catalán, Quim Torra, que ha advertido de que el Govern no lo asume.

Según el acuerdo, que no cita expresamente la Constitución, la futura mesa de negociación actuará "sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático" y las medidas que consensúen ambas partes se someterán a consulta en Cataluña.

El texto consta solo de dos puntos, el primero con el "reconocimiento del conflicto político" y la "activación de la vía política para resolverlo" a través del diálogo, y el segundo para detallar cómo será la mesa de negociación.

La decisión de ERC permitirá que Pedro Sánchez sea reelegido como presidente en segunda votación, el 7 de enero, tras la primera, que tendrá lugar el domingo 5, en la víspera de Reyes, una vez que el candidato haya expuesto su programa y los grupo le den la réplica a partir de las 09:00 horas del sábado 4.

Después de la votación en el Consell Nacional, el vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, ha dicho que son conscientes de que, con este acuerdo, el partido "asume riesgos", pero que "abrir caminos para hacer política vale la pena".

Aragonès ha enfatizado que la abstención no implica "renunciar a nada", para defenderse de las críticas de JxCat y la CUP.

Antes del decisivo Consell Nacional, Torra ha convocado a primera hora de la mañana a Aragonès en el Palau de la Generalitat para pedirle explicaciones sobre el acuerdo con el PSOE, por todo lo que pueda afectar al Govern que comparten JxCat y ERC.

En una reunión de unos 45 minutos, Torra, según fuentes de Presidencia, ha recalcado a Aragonès que el Govern no asume como tal el pacto entre Esquerra y PSOE y le ha dejado claro que cualquier negociación futura con el Estado debe permitir una "votación clara sobre la independencia" en Cataluña.

Por su parte, Aragonès, según las fuentes de vicepresidencia de la Generalitat, ha propuesto a Torra defender juntos la autodeterminación en la mesa de negociación que ERC ha pactado con el PSOE y la posterior consulta a la ciudadanía.

En este contexto, la diputada de JxCat en el Congreso Laura Borràs no ha escondido que una "fractura" entre JxCat y ERC puede conllevar a un "escenario de elecciones anticipadas" en Cataluña, algo que ha admitido que también se podría producir por una inhabilitación de Torra, sobre el que este viernes está previsto que se pronuncie la Junta Electoral Central.

De momento, lo que está claro es que el próximo día 7 se repetirá la división de voto en el Congreso entre los dos socios del Govern: ERC se abstendrá, mientras que JxCat votará en contra (al igual que PP, Ciudadanos y Vox).

Pedro Sánchez se ha asegurado este jueves el voto favorable del único diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, tras cerrar un acuerdo por el que el Gobierno se compromete a que la reforma de la financiación autonómica sea "justa y constitucional" para los valencianos.

También Nueva Canarias ha avanzado que apoyará al candidato socialista porque percibe en el acuerdo que han suscrito PSOE y Podemos "el mismo ADN del pacto de progreso" que le une a ambos partidos al frente del Gobierno del archipiélago.

En contra votará finalmente el Partido Regionalista de Cantabria del presidente regional Miguel Ángel Revilla -que gobierna con el apoyo del PSOE- porque considera que el acuerdo con ERC es "inasumible" y entiende que cualquier modificación constitucional o medida para Cataluña debe ser votada por todos los españoles.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha afirmado que el pacto entre el PSOE y ERC "liquida" la soberanía nacional, la igualdad y la legalidad.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha apelado, para intear frenar el pacto, a los barones socialistas, que le han replicado casi mayoritariamente que evite que Pedro Sánchez dependa de ERC votando a favor del líder del PSOE.

EL ACUERDO COMPLETO ENTRE PSOE Y ERC

El PSOE ha acordado con Esquerra Republicana de Catalunya la creación de la prometida mesa de gobiernos para debatir la situación en Cataluña en un plazo máximo de quince días tras la formación del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Así consta en el pacto al que han llegado PSOE y ERC, por el que la formación independentista se abstendrá en la investidura de Sánchez, en el que ambos partidos se comprometen a someter a consulta en Cataluña los acuerdos a los que pueda llegar esta mesa.

El PSOE y Esquerra han hecho público este pacto nada más conocerse la decisión del Consell Nacional de ERC de facilitar la investidura de Pedro Sánchez.

Según el acuerdo, que no cita expresamente la Constitución, la futura mesa de negociación entre gobiernos actuará "sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático" y las medidas que consensúen ambas partes se someterán a consulta en Cataluña.

El texto del acuerdo comienza con una declaración conjunta de ambos partidos subrayando que se ha abierto la "oportunidad de desbloquear y encauzar el conflicto político sobre el futuro de Catalunya" y "establecer las bases para su resolución", porque "hay voluntad de diálogo para alcanzar un acuerdo que nos permita superar la situación actual".

El documento consta solo de dos puntos, el primero con el "reconocimiento del conflicto político" catalán y la "activación de la vía política para resolverlo" a través del diálogo, y el segundo para detallar cómo sería la mesa de negociación, principal condición de Esquerra a los socialistas para acceder a la abstención.

Según explica el acuerdo, sería una "Mesa de diálogo, negociación y acuerdo entre gobiernos", que partirá del "reconocimiento y legitimidad de todas las partes y propuestas" y que  actuará "sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático".

Ambos gobiernos establecerán sus respectivas delegaciones de forma paritaria y con los miembros "que ambas partes decidan".

PSOE y ERC se comprometen a que haya un "diálogo abierto sobre todas las propuestas presentadas" y "libertad de contenidos" en las que se hagan sobre el futuro de Cataluña.

También se emplazan a tener un "calendario transparente" empezando por la propia creación de la mesa, que quieren que sea en quince días desde la formación de Gobierno en España. Después, marcarán "plazos concretos" para sus reuniones y conclusiones.

La propia mesa establecerá mecanismos para garantizar el inicio y mantenimiento de su actividad y el cumplimiento de los acuerdos, para los que ambos partidos se comprometen a buscar aquellos "que cuenten con un apoyo amplio de la sociedad catalana". 

Es en ese momento del texto cuando PSOE y ERC aseguran que las medidas que contengan los acuerdos de esta mesa "serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya".

Además, añade que dicha consulta se haría "de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político".

Los socialistas y Esquerra no cierran la puerta a que siga habiendo otros espacios de diálogo, que "deberán potenciarse" y en concreto se refiere a la Comisión Bilateral Generalitat-Estado recogida en el Estatuto de Autonomía de Catalunya y la mesa de partidos existente en el Parlament.

Más información en vídeos 
Comentarios