El nuevo Estatuto apunta a ser simultaneo a un cambio de Reglamento de las Cortes

- El presidente del Parlamento estima que la nueva horquilla estatutaria mantendrá el suelo de 25 diputados y un techo que rondaría "los cincuenta y muchos".

- Bellido sobre una hipotética sucesión de García-Page: "No hay debate, es insustituible, es lo más claro en política en este momento"

- La mudanza de las Cortes, a la espera de recibir su primera dotación económica para echar a andar y redactar el proyecto.

- Bellido quiere ensalzar el pasado castellano y español de Castilla-La Mancha para estrechar lazos y ensanchar la identidad regional.

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido
photo_camera El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, ha intuido que toda vez que el nuevo Estatuto de Autonomía que se está fraguando de manera discreta entre Partido Popular y PSOE llevará aparejada una obligatoria reforma del Reglamento del Parlamento, así como la adaptación de decenas de textos legislativos para adaptarse al nuevo paraguas estatutario.

En entrevista con Europa Press, ha explicado como ejemplo que con el nuevo Estatuto, que "otorgará al Gobierno la capacidad de dictar decretos que luego tienen que convalidarse" en sede parlamentaria, por lo que se hace obligatorio un cambio de texto en las normas que rigen la Cámara.

Unas nuevas instrucciones en las Cortes que, además, tendrán que reflejar las nuevas sesiones de control al Gobierno que mandatará el nuevo Estatuto.

Con ese punto de partida, también habrán de cambiar "muchas leyes". "El Estatuto va a obligar a ajustes legislativos en no pocas leyes, pero es algo natural, y esperemos que sea con el máximo consenso. Solo tendrá sentido como pueda angular de nuestro sistema legislativo si la acordamos entre todos y estamos muy cerca de ver el resultado", ha dicho.

En cuanto a los tiempos, la intención es rematar en la primera mitad de legislatura el Estatuto, para que la segunda pueda centrarse en los cambios legislativss, ya que habrá "bastantes retoques" además de "reformas más sensibles". En el primero de los casos, podrán irse a leyes ómnibus. "Esto cambiará el cuerpo legislativo trascendental".

DE 25 A "CINCUENTA Y MUCHOS"

A tenor del previsible número máximo de diputados, --"cincuenta y muchos"--, no será necesario ampliar el número de integrantes de las comisiones ni de la Mesa de las Cortes.

Lo que sí ha precisado es que la actual horquilla, establecida entre 25 y 35 parlamentarios, mantendrá en la nueva fórmula el suelo actual, y alargará el techo hasta esos "cincuenta y muchos".

Quedará pendiente, en todo caso, "la reforma de la ley electoral", que implicará en su génesis la necesidad de ser aprobada con voto reforzado para que en ningún escenario pueda volver a ser alterada de forma unilateral, como pasó con la mayoría del PP en la legislatura 2011-2015.

Sobre mantener en 25 el número mínimo de escaños en las Cortes, ha dicho que lo "más prudente" es "dejar abierta" la horquilla para que sea "más flexible" y pueda adaptarse a cualquier evolución que pudiera llegar en el futuro.

"Habrá cambios en el futuro que hacen prudente dejar muy abierto y muy flexible la composición de las Cortes. Yo no estoy de acuerdo con que sean 25, pero tampoco puedo saber lo que pasará en 2060.

CADA CÁMARA CON SU COMPETENCIA

Pablo Bellido ha hecho alusión a las críticas de la oposición por el hecho de que la mayoría socialista en las Cortes regionales rechace sistemáticamente debates extra autonómicos, indicando que en todo caso comprende que "el interés de Vox o del PP puede ser igunorar los asuntos que son competencia de la Cámara de la Comunidad Autónoma y centrarse en otros".

Dirigiéndose a estos dos grupos ha dicho que "cuando uno quiere defender la Constitución y el sistema legal "hay que entender que parte de esa defensa es repsetar que cada nivel de la administración tiene unos deberes".

Así, señala que Congreso y Senado ya se encargan de debatir "permanentemente" asuntos nacionales que ahora "se empeñan a traer otros grupos" a Castilla-La Mancha.

Abrir la puerta a debates más allá de los que conciernen a Castilla-La Mancha podría provocar, según el presidente de las Cortes, "llevar a discutir cualquier asunto municipal de cualquier pedanía", o incluso "plantear tertulias del corazón".

"PP y Vox tienen representación en las Cortes generales y ya tienen ese escaparate. Si consideran que las Cortes de Castilla-La Mancha son tan poco importantes que solo tienen sentido como prolongación del Parlamento nacional, hacen dejación de sus obligaciones con los ciudadanos, y yo no quiero contribuir a eso", ha rematado.

SUCESIÓN DE GARCÍA-PAGE

En otro orden, el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha y también secretario general del PSOE de Guadalajara se ha pronunciado ante la situación del líder regional del partido, Emiliano García-Page, asegurando que no hay ningún debate en torno a una posible sucesión.

Bellido ha defendido que "quien gana con mayoría absoluta en un tiempo en el que casi nadie gana, se convierte en una referencia insustituible hasta que él quiera".

"No hay debate, nadie está pensando en otro contexto que no sea reforzar la imagen de quien es capaz de ganar con mayoría absoluta en una tierra conservadora y con el viento soplando de cara", ha asegurado.

Con todo, entiende  Bellido, que hoy por hoy el liderazgo de García-Page "parece lo más claro que hay en política en este momento". "Será líder mientras él quiera".

MUDANZA DE LAS CORTES

Por otra parte, el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha ha avanzado que la iniciativa de mudar el edificio del Parlamento del actual convento de San Gil hasta el Quixote Crea está a la espera de recibir su primera inyección presupuestaria para sufragar el proyecto, el primer paso para avanzar en la estrategia.

Bellido ha señalado que una vez se inicie el proyecto se podrán calcular mejor los plazos de ejecución y los costes de la obra.

En todo caso y aunque crea que una vez se plantea el proyecto "hay que ir a por ello", si ha apuntado que "hay cosas más urgentes" en estos momentos.

Bellido, que tras más de cinco años presidiendo la Cámara castellanomanchega ha encadenado diferentes iniciativas para acercar la institución a la ciudadanía, ha propuesto establecer sinergias con otros parlamentos europeos.

La intención es que a través de la CALRE se compartan propuestas que sirvan para enriquecerse a las Cortes de otros estados para avanzar en materias como accesibilidad, tanto física como virtual; o compartir "información" para establecer "cooperaciones interesantes".

A esto ha sumado la posibilidad de mejorar en materia de trabajo de los funcionarios o para mejorar la "permeabilidad de las iniciativas ciudadanas".

ENSALZAR EL PASADO CASTELLANO

De otro lado, el presidente de las Cortes regionales ha sugerido la posibilidad de, desde el Parlamento autonómico, impulsar una estrategia encaminada a ensanchar la identidad castellanomanchega entre sus ciudadanos, una hoja de ruta planteada desde el punto de partida de ensalzar el pasado castellano de la Comunidad Autónoma incluso antes de su creación, poniendo en valor su historia como reclamo para hacer más grande el sentimiento de pertenencia a la región.

"Me hace ilusión trabajar en la creación y aportación de elementos históricos de Castilla-La Mancha que faciliten entender su identidad como región, incluso antes de 1983. No somos menos que nadie", ha señalado.

Según ha insistido, la intención es que los castellanomanchegos "se sientan orgullosos del lugar donde han nacido conociendo su historia", para así "mirar al futuro con más optimismo e ilusión" y desde la premisa de que ser castellanomanchego "no es incompatible con ser español, sino que es complementario".

Por ello, plantea esta estrategia de exaltar la identidad castellanomanchega como región singular "en un momento histórico en el que es difícil buscar nuevos acuerdos".

"Me gustaría que conociésemos más de nuestra historia, ya que una parte de ella ha sido borrada porque se ha impuesto otro relato", ha dicho, añadiendo que en nuestro caso se trata de "una historia común que une todo el sur de Castilla, toda esa parte de Castilla que linda entre Despeñaperros y Castilla y León y que recorre las cinco provincias", sin dejar de lado la Comunidad de Madrid, con quien Castilla-La Mancha "comparte visiones, proyectos y muchas cuestiones civilizatorias".

Y todo ello en un contexto en el que "otros territorios hablan de su historia singular para distinguirse, diferenciarse y conseguir más recursos o más prestigio", momento en el que ve "conveniente" explorar la forma de "aportar a la sociedad elementos para que se sepa que Castilla-La Mancha no ha sido menos".

Así, enfatiza que "todos los pueblos tienen su pasado" y Castilla-La Mancha "no es un producto de construcciones artificiales".

Su planteamiento nace, ha defendido, de "un ánimo constructivo y sano" y sin dejar de lado que los ciudadanos de Castilla-La Mancha "son los que más orgullosos se sienten de ser españoles".

Confía que con su plan "la evolución es que progresivamente" los castellanomanchegos "vayan comprendiendo esta región, aceptándola y trabajando para que los lazos de convivencia sean más importantes". "Nos va mucho en ello. Creo que esto lo haremos mejor si sabemos que hay muchas cosas del pasado que nos unen y no solo 40 años positivos de convivencia", ha rematado.

Comentarios