viernes 7/8/20

García-Page exige abrir el debate sobre la financiación autonómica para blindar servicios

“El concepto de despoblación no es una moda”, ha señalado García-Page, y “este planteamiento de participación en el debate nacional, de las autonomías va a ser recurrente”, ha advertido
Emiliano García-Page exige abrir el debate sobre la financiación autonómica para blindar servicios
Emiliano García-Page exige abrir el debate sobre la financiación autonómica para blindar servicios

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha exigido este viernes al Gobierno de España que abra un debate "en serio" sobre la financiación autonómica para, al menos, "blindar en términos financieros y separar del ruido político permanente financiaciones tan exclusivas y básicas como la sanidad, la educación y las prestaciones sociales".

Así lo ha manifestado García-Page en una rueda de prensa en Soria tras un encuentro con los presidentes regionales de Aragón, Javier Lambán, y de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, para alcanzar acuerdos conjuntos en materia de despoblación.

El presidente castellano-manchego ha señalado que, en materia de financiación económica, "las cuentas terminan siendo muy claras y es un problema de igualdad", al tiempo que ha dicho que los ciudadanos tienen "derecho absoluto y constitucional" a tener un trato "proporcional y justo" en servicios tan básicos como la sanidad y la educación y que esto tiene que ver de manera directa con "el sitio en el que se aplica".

Es más, ha reiterado una vez más que no descarta "la posibilidad de utilizar los mecanismos de recurso al Tribunal Constitucional si se toman decisiones en Madrid que vulneren claramente el principio de igualdad".

García-Page ha puesto como ejemplo la provincia de Cuenca, en la que ha indicado que para gestionar la sanidad en la primera línea se necesitan 50 centros de salud y hospitalarios, mientras que para la misma población de la provincia conquense en Fuenlabrada (Madrid ) solo es necesario un centro.

"Cuentos ninguno, cuentas", ha reclamado y ha apostillado que en Castilla-La Mancha tienen esas cuentas "muy echadas y claras" y que la finalidad en el debate de la financiación autonómica debe ser "perimetrar y objetivar los más posible la prestación de servicios" porque "no se puede tolerar que un ciudadano de Sabadell o Sevilla tenga a 15 minutos un hospital y otros, que pagan los mismos impuestos si no más, lo tengan a una hora".

No obstante, a preguntas de los periodistas, ha confiado en que la negociación de las autonomías con el Gobierno de España sobre la financiación vaya por este camino y ha expresado un "voto de confianza" al Ejecutivo central si bien ha apuntado que los antecedentes de la negociación de los fondos COVID le hacen tener "alguna sospecha de que sin saber ni cómo ni por qué, se terminan diciendo cosas que no compartimos al cien por cien".

García-Page ha manifestado que en España, en muy pocos años, "se ha pasado de un modelo de latifundio político con dos grandes bloques a un modelo de minifundio político" en el que llegar a acuerdos resulta "casi una tortura", lo cual a su modo de ver explica que se hayan celebrado numerosas elecciones y que haya una "permanente sensación de interinidad".

Sin embargo, ha subrayado que el Gobierno de coalición actual acaba de empezar y se ha encontrado con la crisis del coronavirus, al tiempo que ha expresado que cree que ha decidido tener una "interlocución directa" con las regiones para empezar a desarrollar estrategias de medio y largo plazo, a través de la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera.

Con todo, ha opinado que en España, en el ámbito territorial, "hay que avanzar más deprisa porque llevamos desde el 2014 mareando la perdiz con el tema de la financiación autonómica y se ha generado una deuda tremenda", ha concluido.

Encuentro sobre despoblación con los presidentes de Castilla y León y Aragón

Más información en vídeos 
Comentarios