El tirón de Yolanda Díaz y las tensiones en el Gobierno aúpan a Unidas Podemos

- El nuevo barómetro del CIS otorga un fuerte repunte a Unidas Podemos y a Vox en detrimento del PSOE y el PP.

- El PSOE baja pero sigue en cabeza porque el PP cae más en el primer barómetro tras la brecha con Díaz Ayuso.

Pedro Sánchez y Pablo Casado juntos en Yuste este jueves tras el pacto para renovar algunos órganos - EFE/Ballesteros
photo_camera Pedro Sánchez y Pablo Casado se saludan en una imagen de archivo

El tirón electoral de la vicepresidenta Yolanda Díaz a la izquierda del PSOE y las tensiones en el Gobierno de coalición vividas en las últimas semanas parecen haber disparado a Unidas Podemos en detrimento del PSOE según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que también concede una subida a Vox a costa del PP.

La encuesta del CIS, elaborada entre el 2 y el 11 de noviembre, otorga un fuerte repunte a Unidas Podemos, que sube casi dos puntos en un mes hasta el 13,6 por ciento en estimación de voto.

El barómetro mantiene al PSOE de Pedro Sánchez como primera fuerza política con un 27,6 por ciento, pero con una caída de nueve décimas con respecto a octubre.

Mayor descenso aún experimenta el PP, que cae hasta el 20,9 por ciento frente al 22,1 de hace solo un mes.

De este modo, Pablo Casado ve como aumenta la ventaja del PSOE hasta los 6,7 puntos, en un tiempo en el que los tiras y aflojas con Isabel Díaz Ayuso por el liderazgo del PP en Madrid han tensionado a su partido.

De la caída del PP se beneficia Vox, que se mantiene como tercera fuerza política, con una subida de 1,1 puntos y que escala hasta el 14,3 por ciento.

Ciudadanos sigue dejándose apoyos mes a mes, recorta tres décimas y se quedaría en el 5,7 por ciento en estimación de voto, seguido de Más País-Compromís, con un 3,1 por ciento.

ERC perdería algo de fuerza -cinco décimas en un mes- y obtendría el 2,6 por ciento, por delante de JxCat, con el 1,5, y el PNV, con el 1,4 por ciento de los apoyos.

La subida de Unidas Podemos tiene también su reflejo en la nota que los ciudadanos ponen a los líderes políticos.

Yolanda Díaz conserva su puesto como la política más valorada del país, con una nota media de 4,76 puntos sobre 10 que, sin embargo, no le permite llegar al aprobado.

Le sigue el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con 4,45 puntos; el líder de Más País, Íñigo Errejón, que obtiene una nota de 4,13, y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrrimadas, con 3,61.

En los últimos puestos figuran los líderes del PP, Pablo Casado (3,41), y de Vox, Santiago Abascal (2,79).

El barómetro de noviembre recoge unas puntuaciones similares a las que lograron todos ellos en el muestreo de octubre ya que las variaciones son muy ligeras, con caídas mínimas para todos salvo Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, que prácticamente repiten nota.

El CIS vuelve a preguntar a los ciudadanos quién prefiere que sea presidente del Gobierno, y en esta tabla, encabezada por el líder socialista, la ministra de Trabajo y Economía Social vuelve a situarse en segundo lugar, mejorando porcentaje por encima de Pablo Casado, que experimenta un retroceso.

El 21,1 por ciento apuesta por Sánchez (era el 19,8 en octubre); el 15,8 por ciento da su confianza a Yolanda Díaz (el 14,8 en el barómetro anterior); y un 10,7 por ciento prefiere a Casado, cuando en la anterior encuesta estaba avalado por el 12,6 por ciento.

Como todos los meses, el CIS pregunta también por los problemas del país. El desempleo sigue siendo la máxima preocupación de los españoles, citado por el 41,3 por ciento, en un encuesta que por primera vez refleja la inquietud por la subida de la factura de la luz, que se sitúa en noveno puesto.

De hecho, el 69,3 por ciento de los españoles considera conveniente una "intervención pública" del precio de la energía frente a un 14,1 por ciento que opina que esa intervención del Estado tendría "efectos negativos sobre el sector eléctrico".

Más de la mitad de los encuestados -50,7 por ciento- califica de "totalmente incorrecto" el actual sistema de fijación de precios y un 32,5 "bastante incorrecto", frente a solo un 0,5 por ciento que lo ve "totalmente correcto".

Además del precio de la luz, los ciudadanos citan a la crisis económica, la sanidad, los problemas políticos y todo lo relacionado con la pandemia como algunos de los principales problemas del país.

En este ámbito, casi la mitad de los españoles -un 46,2 por ciento- cree que habría que obligar a todo el mundo a vacunarse aunque no quieran hacerlo frente a un 22,9 que piensa que no y un 27 por ciento que opina que dependerá de los casos concretos.

No obstante, de ese porcentaje que no cree que la vacunación deba ser obligatoria para todo el mundo o que tiene dudas, un 67,3 por ciento sí piensa que se debería obligar a inmunizarse al personal sanitario, que trabaja en residencias de mayores y en atención directa al público.

Comentarios