sábado 6/3/21

Lluvia de críticas a Illa, incluido Unidas Podemos, por despedirse sin comparecer

- Sánchez despide a Illa destacando su "humildad" y define su salto a Cataluña como "muy necesario" para España.

- Podemos y la oposición se unen para exigir que Illa comparezca en el Congreso antes de ser relevado.

- El Congreso obliga a comparecer esta semana al ministro de Sanidad, pese a la oposición de PSOE y Podemos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), ha presidido la reunión del Comité de Seguimiento del Coronavirus acompañado por los ministros Salvador Illa (i) y Carolina Darias (d)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), ha presidido la reunión del Comité de Seguimiento del Coronavirus acompañado por los ministros Salvador Illa (i) y Carolina Darias (d)

Salvador Illa ha afrontado su último día como ministro de Sanidad para ser candidato del PSC a las catalanas, en medio de duras críticas por simultanear ambas responsabilidades y marcharse sin comparecer en el Congreso, a las que se ha sumado Podemos, en el peor momento de la tercera ola de la pandemia.

Todos los grupos políticos, salvo el PSOE, que han coincidido este lunes en la Diputación Permanente del Congreso, han echado en cara al ministro que se marche sin dar explicaciones de la pandemia cuando el índice de incidencia supera los 800 contagios por cada cien mil habitantes y la cifra de fallecidas supera los 400.

Moncloa ha sido quien ha anunciado que Illa deja este martes su cargo para dedicarse de pleno a las elecciones catalanas, cuya campaña arrancará a las 00:00 horas del próximo viernes con la incógnita de si finalmente se votará el 14 de febrero, pues el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña se ha dado hasta 8 de febrero para resolver los recursos contra el aplazamiento impulsado por el Govern-.

Una vez hecho público, hasta el socio de gobierno del PSOE, Unidas Podemos, ha censurado al ministro por despedirse sin acudir a la Cámara, como ha señalado el portavoz parlamentario de Unidas Podemos-En Comù Podem, Jaume Asens, quien le ha pedido que no deje el cargo hasta el próximo jueves, día en el que estaba previsto que compareciera para informar sobre la evolución de la pandemia y el plan de vacunación.

Asens ha llegado incluso a coincidir con otros portavoces en que el hecho de haber compaginado las dos funciones en estas últimas semanas pueda llevar a mucha gente a pensar que ha actuado "más condicionado por criterios partidistas electorales" que por los sanitarios.

En todo caso, al ministro le han llovido críticas desde todos los frentes parlamentarios, empezando por la portavoz del PP, Cuca Gamarra, que ha acusado a Illa de burlarse del Congreso por no acudir esta semana a dar cuenta, entre otras cosas, de cómo va el proceso de vacunación o por qué no acepta la petición de varias comunidades autónomas de endurecer las restricciones.

Al igual que el resto de fuerzas políticas también ha cargado contra el ministro por creer que ha utilizado el trampolín de su cargo para favorecer su candidatura.

De "tomadura de pelo" y "engaño" ha calificado el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, que el ministro deje su cargo justo antes de su comparecencia en el Congreso.

También ha sido contundente el portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal, quien ha tachado de "indignante" su comportamiento y dudado del verdadero objetivo de las  decisiones adoptadas por el ministro sobre la pandemia: "si se han hecho en clave electoral, no pensando en salvar vidas ni en salvar empleos, sino pensando en ganar votos".

Más reproches desde el PNV, cuyo portavoz en la diputación, Mikel Legarda, ha lamentado que se vaya sin haber rendido cuentas, y por parte del representante de EH Bildu, Oskar Matute al reprobar al ministro que haya decidido dejar el cargo antes de comparecer cuando se ha prodigado tanto durante estos meses.

"Parece que la razón de partido puede más que la razón de Estado", ha dicho al advertirle además que ese "efecto Illa que están buscando igual se queda en "efectillo".

Íñigo Errejón, de Más País, ha seguido en esta misma línea, lamentando que Illa haya evitado esta comparecencia en una situación "dramática" como la actual y en la que el Gobierno y las comunidades "se pasan la patata caliente".

Solo el PSOE ha salido al rescate del ministro y lo ha hecho contraatacando a la oposición, que lleva días solicitando su dimisión "y ahora que lo hace dicen que es una burla a la Cámara (en alusión al PP), quien los entienda que los compre", ha dicho el diputado socialista, Guillermo Meijón, que ha pedido un plazo de cortesía al sustituto de Illa para acudir al Congreso.

A pesar de la desaprobación generalizada, Salvador Illa no acudirá al Congreso y, en su lugar lo hará quien le sustituya al frente del ministerio, tal como ha aprobado la Diputación Permanente.

El nombre de su sustituto lo desvelará este martes el Ejecutivo aunque todas las quinielas señalan a la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, quien a su vez, podría ser sustituida por el exlíder del PSC Miquel Iceta.

Su nombre también suena en esta pequeña remodelación del Gobierno, que no afecta a Unidas Podemos, han asegurado porque es el PSOE el que decide sobre sus ministerios como el partido morada lo hace sobre los cinco que le corresponden. 

Comentarios