lunes 21/6/21

La Eurocámara condena a Marruecos por la avalancha migratoria sobre Ceuta

- El Parlamento Europeo se alinea con la posición de Naciones Unidas sobre el Sáhara Occidental.

- España pide a Bruselas 10,2 millones de euros para sufragar los gastos generados por la crisis de Ceuta.

- España baraja incluir a Ceuta y Melilla en Schengen y exigir visado para entrar a todos los marroquíes.

Ceuta recupera su ritmo habitual con la atención puesta en 850 menores, migrante, inmigrantes, menas, menores, ejército, militar
La Eurocámara condena a Marruecos por la avalancha migratoria sobre Ceuta

El Parlamento Europeo ha cargado este jueves contra Marruecos por la escalada migratoria registrada en Ceuta, en particular por usar a menores para presionar políticamente a España por desavenencias en política exterior, y ha reclamado fondos de emergencia para asistir a la ciudad autónoma en la acogida de los menores.

En una moción aprobada por 397 votos a favor, con 85 en contra y 196 abstenciones, los eurodiputados ponen de manifiesto el rechazo a la estrategia de Rabat y afean que pusiera en riesgo las vidas de miles de menores para responder al gesto de España de atender al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

La moción conjunta de populares, socialistas, liberales y verdes lamenta el empeoramiento de la crisis diplomática y política que "socava la estrategia multidimensional y las relaciones de vecindad privilegiadas entre Marruecos, la Unión Europea y sus Estados miembros".

El texto ha recibido el apoyo de los eurodiputados de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, mientras que Vox, que se ha desmarcado de la iniciativa al entender que respalda el "relato" del Gobierno español y promover "la separación de los menores de sus familias", ha optado por abstenerse.

Los eurodiputados defienden la vía diplomática para abordar las desavenencias entre Madrid y Rabat y piden rebajar las tensiones, así como retomar el diálogo constructivo en el seno de la asociación UE-Marruecos.

La resolución insiste en el mensaje de que Ceuta es una frontera exterior de la UE, cuya protección y seguridad concierne al conjunto de la Unión, por lo que expresa su solidaridad con los ciudadanos de Ceuta y con las fuerzas de seguridad españolas. Además, agradece la reacción de la agencia Frontex ofreciendo apoyo a las autoridades españolas para gestionar el reto migratorio y demanda a la Comisión Europea financiación adicional para acoger a los menores no acompañados.

No todo son críticas a Rabat, los eurodiputados también valoran positivamente el anuncio del reino alauí de facilitar la vuelta de todos los menores no acompañados identificados que hayan cruzado a territorio europeo de forma ilegal. En este sentido, demandan cooperación a España y Marruecos para lograr la repatriación de los niños y devolverlos a sus familias, siguiendo los estándares internacionales en beneficio de los menores.

Eso sí, con respecto al conflicto del Sáhara Occidental, detonante de la crisis entre Marruecos y España, el Parlamento Europeo reitera la posición "consolidada" de la UE, recalcando que está en línea con el Derecho Internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. Y pone el foco en que solo un proceso político liderado por Naciones Unidas puede lograr una solución duradera, pacífica y mutuamente aceptable al problema.

10,2 MILLONES PARA SUFRAGAR GASTOS

Por otra parte, el Gobierno ha pedido a la Comisión Europea ayudas por valor de 10,2 millones de euros para financiar los gastos del país durante la crisis migratoria de Ceuta, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Las mismas fuentes han explicado que se ha trasladado al órgano europeo un documento de necesidades preliminares, que recoge las estimaciones que ha hecho España en relación al gasto en estos sucesos. Se trata, indican, de un paso previo a la formalización de estas ayudas de emergencia.

El Ejecutivo estima que, de estos 10,2 millones, casi ocho irán para la ciudad de Ceuta, para la atención de menores y adultos que allí se encuentran; mientras que 1.350.000 de euros se destinarán también a la ciudad autónoma, pero exclusivamente para cubrir los gastos que han tenido, hasta ahora, con los menores migrantes.

Del resto, unos 200.000 euros irían para Defensa, para subsanar los gastos que supuso el despliegue del Ejército de Tierra en Ceuta durante los días que se registró la crisis.

Además, se han pedido 800.000 euros para el propio Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Para mejorar su capacidad y material logístico de emergencia.

La Comisión Europea, según han informado fuentes del órgano a Europa Press, tomará una decisión cuando evalúe la petición formal de España.

Según explican, las autoridades españolas han tenido ya conversaciones con los servicios comunitarios para trasladar la intención de solicitar estos fondos de emergencia por valor de más de 10 millones, aunque indican que Bruselas no evaluará la petición hasta recibir los detalles de la misma.

Los principales instrumentos de Bruselas para responder a las necesidades de los Estados miembro en materia de migración son el Fondo de Asilo, Migración e Integración (AMIF) y el Fondo de Seguridad Interior (ISF), por lo que necesita primero recibir una petición del país para decidir sobre los recursos.

La Comisión no tiene unos plazos cerrados para evaluar y decidir sobre este tipo de peticiones, pero las fuentes consultadas aseguran que son procesos que pueden tramitarse "rápidamente" a partir de la formalización de la solicitud para que España aclare las necesidades concretas.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha adelantado este jueves en una entrevista en Antena 3 que confía en que Bruselas desbloquee fondos para Ceuta "en los próximos meses", después de que la víspera se hubiera remitido a las autoridades comunitarias las estimaciones de la comunidad autónoma sobre los recursos que necesita.

CEUTA Y MELILLA EN ESPACIO SCHENGEN

En otro orden, el secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba, ha asegurado este jueves en Ceuta que el Gobierno "está considerando" la posibilidad de "que se suprima el régimen especial que para las ciudades autónomas se dispuso cuando España ingresó en Schengen", una excepcionalidad que permite a los residentes en las provincias marroquíes de Tetuán y Nador acceder sin visado a Ceuta y Melilla, respectivamente.

"De esa forma el control fronterizo pasaría a estar en el paso con Marruecos" y no en el puerto, ha explicado en declaraciones a los medios González-Barba, quien ha advertido de que se trata de "un asunto de enorme calado que precisa del máximo consenso tanto en la ciudad como entre las fuerzas políticas nacionales".

Tal y como ha detallado, los "gravísimos" acontecimientos registrados a mediados de mayo, cuando Marruecos consintió la entrada irregular en la ciudad autónoma de alrededor de 12.000 personas durante 48 horas, son los que han llevado al Ejecutivo central a plantearse dar ese "paso".

González-Barba ha sometido a la concreción de "cuál es el nuevo modelo económico que se quiere para Ceuta" la posibilidad de solicitar a la UE la entrada de la ciudad autónoma en la Unión Aduanera europea y las condiciones de actualización y reforma de su Régimen Económico y Fiscal (REF) especial.

No obstante, el secretario de Estado ha querido dejar claro que "esto no quiere decir que España renuncie a que la prosperidad de Ceuta pueda ir ligada a la del territorio marroquí más próximo, la 'wilaya' de Tetuán, como se quiere hacer con Gibraltar y su entorno".

El secretario de Estado para la UE y su homólogo de Política Territorial, Víctor Francos, se han reunido durante su visita a Ceuta con el presidente de la Ciudad, Juan Vivas (PP), que hace más de un año planteó formalmente la necesidad de apostar por "un futuro más estable y seguro" con una receta basada en el principio de "más España y más Europa".

Entre sus propuestas concretas en esa línea ya planteó la conveniencia de "revisar" la actual excepción al Tratado de Schengen para "reducir la presión migratoria y su impacto sobre determinados servicios y ámbitos (área de Menores, Sanidad, Educación, Puerto); mejorar la eficacia en la contención de dicha inmigración; y lograr que sean las autoridades españolas y no las marroquíes las que decidan quién entra en Ceuta".

En un comunicado posterior, el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha explicado que González-Barba y Francos han viajado a Ceuta "para reiterar el compromiso del Gobierno" con la ciudad autónoma y "explorar las opciones que brinda el marco europeo para impulsar el desarrollo local postpandemia".

Asimismo, ambos han expresado a Vivas la "disponibilidad" del Ejecutivo "para colaborar con la máxima lealtad institucional para asegurar una atención preferencial de la Administración General del Estado (AGE) a la ciudad autónoma y buscar una amplia participación de Ceuta en las políticas europeas".

"El Gobierno de España reconoce que la reciente crisis ha tensionado la prestación de servicios públicos y se compromete a reforzar el papel del Estado en la ciudad autónoma", ha puntualizado Exteriores.

Por su parte, según el comunicado, Francos ha subrayado la implicación del Ministerio de Política Territorial y Función Pública en un impulso a la coordinación de las actuaciones de la Administración General del Estado en la ciudad, y un refuerzo específico de una asesoría que ya trabaja al máximo nivel ministerial para desarrollar esta importante tarea.

Comentarios