lunes 8/3/21

Sánchez cree que los ciudadanos se han relajado y dice que preocupa la evolución en Madrid

- Afirma que "los niveles de rastreo y las capacidades estratégicas de algunas comunidades autónomas tienen que mejorar".

- Dice a los padres que sus hijos están más seguros en clase aunque "el riesgo cero no existe".

- Se muestra "moderadamente optimista" sobre la recuperación, dice que se necesitan los PGE para consolidarla.

- Dice que Podemos asume que no puede excluirse a ningún grupo de la negociación de los PGE.

- Habla de "prácticas no ejemplares" del rey emérito mientras insiste en el compromiso del PSOE con la monarquía.

- Se muestra dispuesto a reunir en septiembre la mesa de diálogo con Cataluña.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un momento de la entrevista con la Cadena Ser
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un momento de la entrevista con la Cadena Ser

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado que el aumento de los casos de coronavirus este verano está relacionados con un "relajamiento por parte de la ciudadanía de los niveles de protección y emergencia sanitaria" y también ha afirmado que "preocupa el estado de la salud pública y de la evolución de la epidemia en Madrid".

En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Sánchez se ha remitido a "lo obvio", que los seres humanos son los que actúan "como muros o como vectores de la propagación del virus" y que en las primera semanas después del estado de alarma hubo casos entre los trabajadores del campo (el colectivo de temporeros) y el ocio nocturno.

"Ha habido una serie de relajamientos por parte de la ciudadanía en cuanto a los niveles de protección y de emergencia sanitaria que ha permitido una mayor circulación", ha dicho.

En segundo lugar, también ha afirmado que aunque la coordinación ha mejorado, "los niveles de rastreo y las capacidades estratégicas de algunas comunidades autónomas tienen que mejorar". Sánchez ha dicho que no quería "juzgar" ni entrar en el debate de quién es responsable, pero que la evolución de la epidemia no es igual en todos los territorios.

Después de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acusase el lunes al Gobierno de "enseñamiento" con la región por incidir en su volumen de casos, Sánchez ha replicado que lo único que hizo el director del CCAES, Fernando Simón, fue trasladar que "preocupa el estado de salud publica y de la evolución de la epidemia en Madrid".

A su modo de ver, el Gobierno está haciendo lo que debe hacer con Madrid y con todas las comunidades autónomas. Así, ha emplazado de nuevo a todos los responsables políticos a "ejercer la unidad" y "desterrar de la gestión contra el virus la lucha partidista" para ir contra "el enemigo común" que es la pandemia.

En todo caso, ha negado que el Gobierno haya hecho una dejación de funciones y ha insistido en que está actuando y ofreciendo a las comunidades recursos humanos (rastreadores militares), tecnológicos (la aplicación radar Covid) y la posibilidad de un estado de alarma territorializado. "Estoy ofreciendo lo que a mí no me ofrecieron, los votos para apoyarlo en el Congreso", ha señalado.

Eso sí, ha vuelto a dejar claro que si los gobiernos autonómicos no piden la declaración del estado de alarma en su territorio él no se plantea que el Gobierno central lo haga de oficio. "Nosotros estamos actuando ya", ha dicho, ejerciendo "liderazgo y coordinación" con las comunidades autónomas para adoptar medidas sanitarias y poniendo a su disposición recursos económicos, 16.000 millones de euros extraordinarios.

DESCARTA UN ESTADO DE ALARMA EN TODO EL PAÍS

Tampoco se plantea la vuelta a un estado de alarma generalizado en toda España porque la evolución de la pandemia no es homogénea en todo el territorio así que no tendría justificación un estado de alarma homogéneo "con medidas igual de duras en todo el territorio".

Además, ha señalado que aunque los datos son parecidos a los del mes de marzo y la evolución de la epidemia es "preocupante", también "hay matices muy importantes". En concreto, ha destacado la mejora en la capacidad de detección, con casi medio millón de tests en una semana.

Y ha recordado que, coordinadamente con las comunidades autónomas, se logró atajar, este verano, los brotes que surgieron entre los temporeros y se trabajó para atajarlos en el ocio nocturno, las residencias de mayores y las reuniones familiares.

LOS NIÑOS MÁS SEGUROS EN CLASE

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha admitido que el "riesgo cero no existe" en relación al regreso de los alumnos a las aulas, pero se ha mostrado convencido de que la reapertura de los centros educativos "será segura y con todas las garantías".

"Los padres, madres y la comunidad educativa puede estar seguros de que sus hijos y los trabajadores van a estar mucho más seguros en el centro educativo que en otras partes", ha indicado Pedro Sánchez.

El jefe del Ejecutivo ha reiterado que el "riesgo de la epidemia no es cero", pero ha apelado a las familias, comunidad educativa, comunidades autónomas y al Gobierno de España a trabajar para "evitar el riesgo de la exclusión social por no volver al colegio".

En este sentido, ha calificado de "muy positivo" el trabajo con la comunidad educativa y las comunidades autónomas y ha recordado que el Ministerio de Educación ya acordó con los gobiernos autonómicos el 22 de junio una guía de recomendaciones "que fue reforzada la semana pasada" y en el caso de las universidades " se comenzó a trabajar el 10 de junio".

En cuanto a las ayudas para los padres que no puedan acudir al trabajo por tener que cuidar a sus hijos en situación de cuarentena, Sánchez ha recordado que existen bajas por incapacidad temporal regladas en la Seguridad Social a las que "se pueden acoger si tienen una eventualidad". Asimismo, ha mencionado el programa 'Me Cuida' vigente hasta el 22 de septiembre que permite "flexibililizar hasta el 100 por cien de la jornada laboral" .

Al ser preguntado por la opinión de los empresarios sobre las posibles bajas de trabajadores, Sánchez ha asegurado que "se está en negociación en el marco del diálogo social", pero ha insistido en que "ya la Seguridad Social reconoce este derecho por incapacidad temporal de esta eventualidad".

SE NECESITAN LOS PGE PARA LA RECUPERACIÓN

De otro lado, el presidente del Gobierno se ha mostrado "moderadamente optimista" sobre la recuperación de la economía española a tenor de los datos adelantados que se están conociendo, pero ha insistido en que, para afianzarla, se necesitan unos nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE).

El jefe del Ejecutivo ha destacado que el PIB está registrando en el tercer trimestre un crecimiento trimestral superior al 10%, tal y como adelantó este lunes la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

Sánchez ha afirmado que la afiliación a la Seguridad Social del mes de agosto, cuyos datos se publicarán mañana, se ha comportado de manera "muy positiva", al tiempo que ha calificado de "francamente positiva" la reactivación de trabajadores acogidos a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de fuerza mayor.

Así, ha recordado que bajo el paraguas de estos ERTE llegaron a estar en los peores momentos de la pandemia cerca de 3,4 millones de trabajadores, mientras que actualmente quedan en ellos menos de 700.000 trabajadores.

"Estamos en una situación delicada, con muchísimas incertidumbres derivadas de la evolución de la pandemia, pero creo que la resiliencia y la flexibilidad que están mostrando las empresas y los trabajadores y la economía en su conjunto invitan a un moderado optimismo en cuanto a la recuperación en nuestro país", ha asegurado.

No obstante, ha advertido de que se debe hacer un esfuerzo colectivo para consolidar la recuperación, para lo que considera "imprescindible y urgente" contar con unos nuevos Presupuestos Generales del Estado.

Sánchez ha señalado además que los Presupuestos son necesarios para "vehicular" las ayudas europeas que recibirá España y no ver comprometida la absorción de dichos recursos.

PODEMOS ASUME QUE NO PUEDE EXCLUIRSE

Al respecto, el presidente del Gobierno ha afirmado que los dos socios de la coalición, PSOE y Unidas Podemos, son conscientes de que para aprobar los Presupuestos no se puede "excluir a ningún grupo político" de la negociación, porque el Ejecutivo no tiene mayoría parlamentaria y porque son unos presupuestos "urgentes e imprescindibles" para la recuperación de la economía lastrada por la pandemia de coronavirus.

Según Sánchez, "no ha habido veto" de Podemos a Ciudadanos. Eso sí, del mismo modo que Podemos asume que el Gobierno negociará con todos los partidos, ha adelantado a la oposición de que su proyecto será progresista y alineado con el acuerdo de Gobierno.

Así, ha señalado que "todos los interlocutores tienen que reconocer que somos un gobierno de coalición" y tienen que "ser conscientes de que hay elementos centrales de esta propuesta de presupuestos de país que hay que preservar".

Esos ejes son la emergencia social, la transición ecológica y digital, la cohesión territorial y social y la agenda feminista. "Haremos un esfuerzo de negociación y de acuerdo pero sin desnaturalizar los elementos centrales de un gobierno progresista de coalición", ha resumido.

Así ha dibujado la situación el mismo día en que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se reunirá con el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, de Podemos, para empezar a preparar los PGE.

Con esta reunión se escenifica el papel de la formación morada a la hora de elaborar el borrador de PGE de una manera más clara que si el Gobierno presentase directamente su proyecto de Presupuestos que, por definición, es de todo el Ejecutivo. La reunión con Álvarez es la víspera de que Sánchez reciba en la Moncloa al presidente del PP, Pablo Casado, y a la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

"SOCIOS ESTRATÉGICOS"

El jefe del Ejecutivo ha defendido que para aprobar los Presupuestos será necesario "hablar con los socios estratégicos de para la estabilidad del Gobierno", y se ha referido en concreto al "PNV y a otros muchos". Preguntado entonces si ya no confía en ERC, ha asegurado que sí, y que el Gobierno está dispuesto a reunir en septiembre la mesa de diálogo con Cataluña.

En todo caso, ha incidido en que él no va a vetar a ningún partido porque precisamente lo que les está pidiendo a todos es unidad y no enfrentamiento.

Sánchez se ha dirigido especialmente a Pablo Casado para decirle que "ser líder de la oposición no solo ser el que tiene más escaños sino es liderar el discurso de la oposición". Así, ha criticado que diga "que no a todo porque es la alternativa" ya que, a su juicio, en esta situación de emergencia "ser alternativa es arrimar el hombro".

Del PP, el Gobierno quiere no solo negociación presupuestaria sino también una renovación de los órganos constitucionales pendientes. Por eso, le ha pedido que asuma el resultado electoral y facilite la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Consejo de RTVE y el Consejo de la Transparencia.

"MAL FUNCIONAMIENTO DE LA DEMOCRACIA" AL NO RENOVAR EL CGPJ

El CGPJ, ha recordado, tiene un mandato de cuatro años, y ya lleva seis, excediendo lo que establece la Constitución, y se ha preguntado qué pasaría si cualquiera de los otros dos poderes, el Ejecutivo o el Legislativo, decidiesen alargar su mandato. La situación, actual, a su juicio, implica "un mal funcionamiento de la democracia".

En este contexto, ha asegurado al PP que él está dispuesto a reconocer errores pero que "dos no bailan si uno no quiere". A su juicio, es la "forma natural que tiene el PP de ejercer la oposición", como ya demostró bloqueando la renovación del CGPJ durante una legislatura entera de José Luis Rodríguez Zapatero, pero en este momento los ciudadanos lo que piden es "unidad".

Con todo, ha insistido en que "unidad no es unanimidad" y ha dado por hecho que hay grupos que "se van a excluir" y "han planteado una moción de censura", en alusión a Vox. Sin embargo, Sánchez cree que en la situación actual hay razones para negociar unos presupuestos que "trasciendan la aritmética parlamentaria clásica".

UN GOBIERNO DE COALICIÓN "HABLANDO MUCHO"

Sánchez ha aprovechado para insistir en que está "muy satisfecho del funcionamiento del Gobierno de coalición" y en que todos tienen su confianza, su respeto y su lealtad absoluta.

Sobre los roces que se han producido, ha afirmado que él no oyó ninguna crítica del vicepresidente Pablo Iglesias a la ministra de Educación, Isabel Celaá, pero ha reconocido que se produjeron en los medios. Este asunto, como otros, se gestiona "hablando mucho", ha afirmado. Así, tal como hizo el lunes ante los grandes empresarios, ha subrayado que "la estabilidad del Gobierno está garantizada" para 40 meses de legislatura.

"PRÁCTICAS NO EJEMPLARES" DEL REY EMÉRITO

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha afirmado que el PSOE está comprometido con el pacto constitucional que incluye la monarquía parlamentaria, si bien ha recordado que la situación del Rey emérito le parece "perturbadora e inquietante" por sus "supuestas prácticas no ejemplares".

Sánchez ha evitado precisar si intentó que el Rey Juan Carlos no se marchase a Emiratos Árabes Unidos. "No fueron esos los términos de la conversación", ha dicho, antes de remitirse a la confidencialidad de sus despachos con Felipe VI.

Ha incidido en que la Jefatura del Estado y el Gobierno son instituciones distintos y que él respetó la decisión de la Casa del Rey. Eso sí, preguntado si podría conocerse lo que cuesta al erario público la estancia de Juan Carlos I en el extranjero ha afirmado que "cualquier esfuerzo que se pueda hacer de ejemplaridad y transparencia será bienvenido".

También ha reconocido "la labor del jefe del Estado y de la Casa Real" para hacer un "ejercicio de ejemplaridad y esfuerzo por separarse de las supuestas prácticas no ejemplares del anterior jefe de Estado".

El presidente sí ha afirmado que, en una situación de emergencia sanitaria, económica y social, "es primordial la estabilidad institucional" y que el PSOE fue un arquitecto de la Constitución y como tal defiende un pacto constitucional que "no se trocea" y que incluye la monarquía parlamentaria.

"El pacto constitucional es un todo y ahí se compromete la perdurabilidad de la monarquía parlamentaria", ha añadido, tras recordar que así lo defendió en una carta a los militantes del PSOE.

Sánchez tampoco ha detallado sus conversaciones sobre la monarquía con los miembros del Gobierno que pertencen a Unidas Podemos, más allá de reconocer que ambas formaciones tienen "una cultura política distinta".

MESA DE DIÁLOGO CON CATALUÑA

Por último, el presidente del Gobierno ha afirmado que está dispuesto a reunir este mismo mes de septiembre la mesa de diálogo con el Ejecutivo catalán.

Sánchez se ha expresado así al ser preguntado si ya no considera a ERC un socio estratégico del Gobierno y no confía en este partido, después de que él mismo haya dicho que quiere negociar los Presupuestos con "los socios estratégicos para la estabilidad del Gobierno" pero solo ha mencionado al PNV antes de decir "y a otros muchos".

El jefe del Ejecutivo ha dejado claro que mantiene su confianza en ERC. "En muchas ocasiones escucho que si no queremos dialogar pero ahí está la mesa de diálogo, estamos dispuestos a reunirnos en septiembre cuando quiera el Govern", ha dicho.

Ya después de la finalización del estado de alarma, Sánchez se mostró dispuesto a convocar una nueva reunión de la mesa de diálogo pero al mismo tiempo afirmando que veía un contexto difícil en Cataluña por la situación preelectoral.

Comentarios