viernes 29.05.2020

García-Page apoya al Gobierno y dice que los pactos basados en la extorsión no son válidos

El presidente de Castilla-La Mancha urge a la reconstrucción del diálogo social porque “España necesita grandes acuerdos” y “no caben medidas unilaterales”
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su intervención este viernes en un acto en Cuenca
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su intervención este viernes en un acto en Cuenca

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha manifestado este viernes su apoyo al Gobierno de España, sobre todo a la vicepresidenta Nadia Calviño, y ha afirmado que rechaza el pacto entre el PSOE y EHBildu para derogar la reforma laboral porque entiende que los actos que se consiguen en base a la "extorsión política o la tortura política" no tienen validez.

En un acto celebrado este viernes en Cuenca, García-Page se ha referido al acuerdo suscrito por el PSOE con Bildu para derogar la reforma laboral a cambio del apoyo en la prórroga del estado de alarma.

García-Page ha señalado que el mejor instrumento para salvar vidas durante la pandemia de coronavirus es el estado de alarma, por lo que ha manifestado que rechaza y da "por no hecho" cualquier pacto que se base en "la extorsión política o la tortura política".

Si el Gobierno va a ser responsable de todas las decisiones, todos los partidos tendrían que estar obligados a permitirle tomar decisiones, ha dicho el presidente socialista, quien ha añadido que "no es el momento de que se pueda plantear una crisis de autoridad" porque hay que tomar decisiones aunque "algunas puedan ser erróneas".

"Hay que reconstruir los puentes y consensos en el diálogo social y mirando con luz larga", ha indicado el presidente regional, a quien le gustaría que los principales partidos de la oposición "tomaran ejemplo de Ciudadanos", que ha ayudado al país "sin extorsionar, desde la perspectiva del interés general" y con generosidad. 

Ha dicho que para él, “los que han despreciado la vida y la han atacado, o han defendido políticamente el ataque a la vida, han sido una línea no roja, sino muy negra y lo van a seguir siendo, por lo que ha pedido que se reconstruya la autoridad del gobierno, la confianza en las instituciones sanitarias y todo el mundo se ponga en el único objetivo de acabar con el virus.

Para García-Page, si la inmensa mayoría del país sabe que el estado de alarma es para salvar vidas, "lo extraño es que cuando esas decisiones llegan al Congreso, el Gobierno se vea sometido al chantaje".

Ha opinado que cuando se tiene a un Gobierno "al borde del precipicio, pudiendo ser responsable de las muertes y al mismo tiempo maniatado" por un parlamento que es el más diverso del planeta, el Gobierno necesita que se le apoye incondicionalmente, y está bien pedir y negociar cosas pero tienen que ser relacionadas con la pandemia y su repercusión económica.

El presidente de Castilla-La Mancha ha apelado a trabajar para reconstruir el diálogo social, porque España necesita grandes acuerdos, "no cabe tomar medidas aisladas ni unilaterales", sino transversales y duraderas.

Cuando España "salga del virus" tendrá que afrontar una ruina económica y social, por lo que ha pedido a todo el mundo que trabaje para que se reconstruya el diálogo social con sindicatos y empresarios, y que los partidos sigan el ejemplo de Ciudadanos anteponiendo el interés general.

DÍA DE CASTILLA-LA MANCHA

Además, el presidente de Castilla-La Mancha ha avanzado que el próximo día 31 de mayo, Día de la Región, será un acto institucional "de enorme simbolismo" en el que se prescindirá de la tradicional entrega de premios y distinciones.

García-Page ha pedido durante su comparecencia que este acto institucional sirva además para "subir" el autoestima de la Comunidad Autónoma.

"Los premios los daremos cuando pase la pandemia, de momento no quiero que nadie quiera pensar que estamos relajados", ha subrayado.

OPTIMISMO ANTE PASO A LA FASE 2

Por su parte, el consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, se ha mostrado este viernes optimista ante el paso a la fase 2 de la desescalada en las provincias de Cuenca y Guadalajara.

Durante una rueda de prensa tras la visita a las instalaciones del Centro Operativo Provincial (COP) de prevención de incendios de la provincia de Cuenca, Fernández Sanz ha señalado que la región va "dando pasos contra la maldita pandemia" y ha recordado que este martes ha presentado la documentación para que Cuenca y Guadalajara pasen a fase 2, ha informado la Consejería de Sanidad en nota de prensa.

En este sentido, ha destacado que "los datos en general siguen siendo esperanzadores" al tiempo que ha aseverado que hace tres semanas era "impensable" y que los propios trabajadores de la empresa de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (Geacam), que desarrollan tareas de desinfección durante la crisis del coronavirus, han sido "testigos de cómo estábamos y de cómo empezamos a estar un poco más aliviados".

Respecto a la situación actual de la provincia de Cuenca respecto a la pandemia de la COVID-19, Fernández Sanz ha dicho que los últimos datos disponibles este jueves han sido cinco nuevos casos confirmados por contagio y ningún fallecido.

A este respecto, ha resaltado que la respuesta que ha obtenido el sistema sanitario ante este virus, ha tenido en Cuenca una "posición muy ventajosa” porque desde muy pronto se puso en marcha el plan de contingencia que llegó a disponer de más de cien camas adicionales a las existentes en el hospital de la capital conquense.

En cuanto a la realización de pruebas diagnósticas, Fernández Sanz ha apuntado que en el inicio de la pandemia el PP realizaba críticas por la falta de test en Cuenca, pero ha asegurado que se han realizado más de 14.000 PCR y que en la actualidad se está haciendo un rastreo de casos sospechosos desde Atención Primaria junto con los servicios epidemiológicos que hace realizar más PCR.

“Estar en la nueva normalidad nos exige mucho más hoy que hace unas semanas y nos exige extremar los cuidados y la distancia entre personas, uno de los motivos más importantes de la prevención del contagio”, ha enfatizado el consejero de Sanidad.

Por ello, ha pedido "ser más responsables que nunca" para recuperar la actividad social, las emociones y la situación socioeconómica de la región.

De su lado, el presidente regional ha destacado que Cuenca y Guadalajara aspiran a pasar a fase 2 y con ello se preparará el camino para que el resto de provincias puedan dar este paso.

"Estoy satisfecho con el comportamiento d la ciudadanía", ha ensalzado García-Page, que ha mencionado las "excepciones" de las que se ocupará la Delegación del Gobierno, pero ha remarcado que en su conjunto, la sociedad está teniendo un comportamiento "ejemplar".

Por ello, ha apelado a "tener una cosa en la cabeza", y es que "el verano no es un paréntesis" entre este virus y el rebrote de otoño, ni un "momento de relax" frente al mismo y "luego esperar a ver si vuelve", sino que ha reivindicado que esta estación "útil e indispensable para seguir manteniendo prudencia para evitar que rebrote el otoño".

Este planteamiento, a juicio del jefe del Ejecutivo autonómico, "nos tiene que llevar a poder disfrutar del verano en condiciones muy distintas a lo realizado hasta la fecha", pero "es lo que nos ha tocado y lo que hay que hacer si queremos ser responsables".

Visita al COP de prevención de incendios de la provincia de Cuenca

Más información en vídeos 
Comentarios