viernes 27/11/20

PP pide a García-Page que "reconozca el estado de emergencia social" en CLM

Por ora parte, Núñez insiste en pedir un Plan de rescate para familias y empresas de Castilla-La Mancha
La portavoz del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Parlamento regional
La portavoz del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Parlamento regional

El Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha ha pedido este viernes que el Gobierno regional, además de proclamar el estado de alarma, "reconozca el estado de emergencia social" que está comenzando a vivir la región y que “va a ser muy duro en los próximos meses”.

En una rueda de prensa telemática, la portavoz del PP en las Cortes Regionales, Lola Merino, ha asegurado que hay salvar el tejido empresarial, económico y social de Castilla-La Mancha y para ello se ha referido a la propuesta que está haciendo el líder regional del PP, Paco Núñez, de que el Gobierno regional y la oposición elaboren conjuntamente un plan de rescate a las familias y a las empresas y que sea incorporado a los Presupuestos Regionales para 2021.

Sin embargo, a juicio de la portavoz parlamentaria del PP, al presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, solo le importa imponer restricciones, limitaciones y prohibiciones, sin compensar a los sectores afectados por las mismas.

Merino se ha preguntado cómo es posible que, en plena pandemia, no se escuche a los sanitarios, a los hosteleros, a los agricultores, a los autónomos o al tejido empresarial, ya que “ahora más que nunca” hay que ir de la mano de la sociedad civil castellano-manchega y García-Page “debe saber escuchar y hacer suyas las propuestas” de los castellanomanchegos “para juntos, avanzar, y hacer frente a la pandemia”.

Por ello, la diputada 'popular' ha insistido en pedir al jefe del Ejecutivo regional que escuche a los sanitarios ante el agotamiento que están sufriendo y el colapso de los hospitales de la región y ha vuelto a demandar más personal, más recursos materiales y la apertura “urgente” del nuevo Hospital Universitario de Toledo.

Merino ha recordado que Castilla-La Mancha es la Comunidad Autónoma en la que más ha crecido la incidencia acumulada en los últimos 15 días, situándose en 480,85 por cada 100.000 habitantes, lo que sitúa a la región 12 puntos por encima de la media nacional.

Asimismo, ha lamentando que "la única solución" de García-Page es la presentación de un borrador de presupuestos donde suben los impuestos, y ha criticado que el presidente autonómico cuenta con un 80 % más de altos cargos, pasando de 76 en la anterior legislatura a los 254 actuales.

Es lo mismo que hace Sánchez a nivel nacional, subir los impuestos y subir el sueldo a sus ministros y a sus asesores”, por lo que en Castilla-La Mancha “tiene un buen alumno”, ha aseverado Merino.

Por último, ha instado al jefe del Ejecutivo regional a que, "si tiene que dirigir el destino de dos millones de castellanomanchegos, que lo haga en condiciones", y escuche a la sociedad civil, porque, según ha resaltado, "no todo es estado de alarma" y hay que ayudar a todos aquellos colectivos que generan empleo y riqueza para compensar las pérdidas y gastos. 

PLAN DE RESCATE PARA FAMILIAR Y EMPRESAS

Por su parte, el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha insistido este viernes en que resulta "fundamental" para el futuro de la región poner en marcha un Plan de rescate a familias y empresas con el objetivo de que las pérdidas económicas a consecuencia de las restricciones de movilidad puedan tener una compensación.

Así lo ha señalado Núñez antes de mantener una reunión con la Federación castellanomanchega de estaciones de servicio para analizar la situación del sector ante la reducción de la movilidad que ha supuesto "un perjuicio enorme" en estos negocios, ha resaltado, según ha informado el PP en nota de prensa.

El líder 'popular' ha subrayado que la situación sanitaria es "complicada", por lo que ha instado a tomar medidas para atajar la evolución de la pandemia, pero al mismo tiempo valorar la repercusión económica de las decisiones que se adoptan.

Con respecto a las estaciones de servicio, ha dicho que son negocios viables en un "contexto normalizado", ya que generan empleo y riqueza en sus zonas, por lo que ha indicado que "no podemos permitirnos que quiebren y desaparezcan como consecuencia de la pandemia".

Núñez ha apuntado que en Alemania se ha puesto en marcha un plan de rescate a autónomos, que va a financiar el 70 por ciento de la facturación del año anterior a los negocios que cierren como consecuencia de la pandemia, y que Francia financiará con hasta 10.000 euros a los autónomos afectados por la crisis sanitaria.

Esto, a su juicio, es lo que tiene que hacer España y Castilla-La Mancha, de manera que "los fondos europeos tienen que servir, entre otras cosas, para rescatar a la pequeña y mediana empresa, con ayudas económicas directas para salvar los empleos y los negocios que se ven afectados por el coronavirus".

Además, ha agregado que esto acaba siendo más económico para la administración, ya que "es más rentable evitar los cierres de los negocios con ayudas directas y subvenciones a fondo perdido que tener que pagar una serie de prestaciones por desempleo", ha concluido.

Más información en vídeos 
Comentarios